ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

En esta guía de www.elmundosevebien.com vamos a contar nuestra visita a al Abadía del Mont Saint Michel. Una de las abadías más famosas del mundo. ¡La abadía del Mont Saint Michel se ve bien!

Hablar del Mont Saint Michel es hablar de su abadía. Es una visita imprescindible para todo viajero y sin duda es el mayor atractivo de esta ciudadela, quizás después de la Torre Eiffel, el lugar más vistado de Francia.

En esta guía hablaremos de la abadía del Mont Saint  Michel, y contaremos cómo fue nuestra visita llena de historia y con un punto de magia que nos acompañará toda la visita.

Abadía del Mont Saint Michel

Abadía del Mont Saint Michel

LA ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

Visitar la abadía es algo imprescindible para todo viajero que llegue al Mont Saint Michel. En realidad lo más impresionante del Mont Saint Michel es el entorno, pero conocer la abadía nos hará conocer el corazón de Saint Michel, y es realmente interesante ver la evolución de la edificación a través de los años.

Nuestro consejo es que vayáis a las horas de menos afluencia turística, ya que si en algo pierde el encanto la abadía es cuando aparece una marabunta de turistas gritando y rompiendo la paz de la abadía.

En este apartado daremos una serie de informaciones previas a la visita.

DATOS PARA LA VISITA

Pero primero vamos a dar una serie de datos prácticos que nos podrán servir de apoyo en nuestra visita:

  • Localización: Abadía (enlace Google Maps)
  • Horario: En verano de 9:00 a 19:00 y en invierno de 9:30 a 18:00 (la admisión será una hora antes del cierre)
  • Precio Entrada: 10€ adultos (con descuentos para menores y jubilados)
  • Duración de la visita: de 2 a 3 horas
  • Visitas nocturnas: de mayo a septiembre hay visitas nocturnas con ambientación musical. La entrada cuesta algo más, pero si tenéis la oportunidad, hacerlo.
  • Webs oficiales: Página oficial en castellano y  Web de turismo Saint Michel
Noche en la abadía

Noche en la abadía

CÓMO LLEGAR A LA ABADÍA DE SAINT MICHEL

Para llegar a la Abadía del Mont Saint Michel , primero deberemos deja el coche mucho antes de llegar al Monte. Hay unos parking gigantes donde deberemos aparcar y de allí tomar un bus lanzadera gratuito hasta la entrada del Monte. El parking cuesta unos 6 euros por 2 horas y más de 2h, cuesta 12 euros. por la noche es gratis.

Si nos alojamos en alguno de los hoteles del complejo del parking (hay muchos hoteles) podremos ir también caminando por la pasarela de madera hasta la entrada a la ciudadela. El parking nos lo cobrarán con el precio del hotel.

Una vez entramos por la puerta de la ciudadela, hay que llegar a la Grand Rue y aunque parezca complicado solo tenemos que seguir el sentido de las calles de la pequeña ciudad. Suele haber además muchas indicaciones. Pero quizás el consejo más sencillo es que en caso de duda, siempre subir escaleras o tomar el camino de vuestra izquierda.

Camino a Saint Michel

Camino a Saint Michel

HISTORIA DE LA ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

La primera mención a la abadía del  Mont Saint Michel se encuentra en un escrito en latín del siglo IX. Se conocía como Mont Tombe. A mediados del siglo VI, el cristianismo se estableció en la bahía y Mont Tombe pasó a ser un lugar que ofrecía refugio a eremitas (monjes celtas).

En el año 710, Mont Tombe fue renombrado como «Mons Sancti Michaelis en periculo maris» cuando el obispo de Avranches Auberto construyó un oratorio dedicado a san Miguel Arcángel. De acuerdo con la leyenda, san Miguel se le apareció hasta por tres veces a Auberto en sueños, con el encargo de erigir un oratorio para él en el Mont Tombe.

Posteriormente en el año 709, tuvo lugar (supuestamente) un maremoto que inundó y abnegó el bosque de Scissy que rodeaba al monte, convirtiéndolo en una isla.

Durante la época carolingia se levantaron edificios alrededor de la isla. Además Carlomagno escogió al arcángel san Miguel como protector de su imperio en el siglo noveno y renombró el lugar como «Mont-Saint-Michel».

Con las las invasiones bárbaras y tras la muerte del emperador, acrecentado por la desunión existente entre sus hijos, se sucedieron redadas e incursiones vikingas en la zona y finalmente en 847 los monjes abandonaron el lugar.

Actualmente la abadía está clasificada como monumento histórico desde el 1862, y desde 1979 el sitio figura en la lista del Patrimonio de la Humanidadde la Unesco como parte del Monte Saint-Michel y su bahía.

Mont Saint Michel de noche

Mont Saint Michel de noche

TODO SOBRE EL MONT SAINT MICHEL

En esta guía solo vamos a hablar de la visita a la Abadía del Mont Saint Michel. Nos parecía que solo la visita a la abadía ya era suficiente para hacer un post y luego hacer otra guía complementaria contando todo sobre el resto del interés viajero del Mont Saint Michel. Con info más detallada de hoteles, restaurantes, y la ciudadela.

Por eso y antes de entrar en faena, os recomendamos visitar esta guía del Mont Saint Michel para completar vuestra información viajera.

Guía del Mont Saint Michel

http://www.elmundosevebien.com/visita-al-mont-saint-michel/

 

Subiendo al Mont Saint Michel

Subiendo al Mont Saint Michel

 

CONSEJOS PARA VISITAR LA ABADÍA DE MONT SAINT MICHEL

Basado en hechos reales, vamos a dar una serie de «tips» para el viajero que llegue hasta la Abadía y quiera sacarle mejor partido a su visita.

  1. La abadía es un sitio mágico, por el entorno principalmente. Pero no esperéis la Notre Dame de París. Es una abadía como otra cualquiera, pero en un entorno espectacular, ese es su gran punto a favor.
  2. El punto negativo es que la saturación turística hace que pierda su encanto. Nuestro consejos es ir a primera y a última hora del día.
  3. Las visitas nocturnas son espectaculares. Si tenéis la oportunidad hacerla, sin dudarlo.
  4. El recorrido dura como unas dos horas conviene llevar una guía para conocer algo sobre la historia del sitio. No se trata de ser historiadores pero si de aprovechar mejor la visita.
  5. Hay mucho desnivel de escaleras y tramos. No se necesita estar en forma pero sí tener algo de movilidad.
  6. Para los fotógrafos la diversión será hacer fotos de la abadía sin que salga gente.
  7. Otro de los puntos a favor de la abadía son las vistas.
  8. Hay visitas guiadas en inglés y francés incluidas en el precio. la audioguía se paga aparte.
Cúpula de la abadía

Cúpula de la abadía

 

VÍDEO DE NUESTRA VISITA AL MONT SAINT MICHEL

Ya sabéis que nuestras dos pasiones son hacer música y viajar. Por eso nos encanta juntarlas y además que estas dos pasiones sirvan para guardar los mejores recuerdos de nuestros viajes. Por eso hacemos videos viajeros caseros en los que resumimos en menos de 2 minutos lo que fue nuestro viaje, en esta caso a Saint Michel.

La música que podéis oír en el vídeo del Mont Saint  Michel, también es casera (hecha en exclusiva para el vídeo). el tema se llama «NEO» y lo podéis descargar en el bandcamp de nuestro proyecto Musical No Mark!.

http://nomark.bandcamp.com

Y sin más dilación, y acordándonos mucho de nuestros amigos franceses, compartimos el vídeo del Mont Saint Michel, una visita mágica y única que hemos tratado de resumir en menos de 2 minutos.

Esperemos que os guste, ya sabéis que hay más vídeos en nuestro canal de Youtube

 

VISITA A LA ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

La visita a  la abadía se trata de un circuito lineal, por el que vamos pasando por una serie de salas en orden. En esta guía de visita a la abadía os contaremos más o menos el orden de las salas que vimos en nuestra visita.

ENTRADA

Lo primero que hacemos al llegar a la entrada de la Abadía es dirigirnos a comprar los billetes. Suele haber varios puestos y es posible pagar con tarjeta. De allí cruzamos unas salas hasta que salimos a un patio donde comenzará la visita de la abadía.

En una de estas salas hay que fijarse en unas miniaturas muy interesantes que cuentan cómo se ha ido transformando la Abadía a lo largo de los años. Como primero se empezaron a construir los niveles inferiores, pero que con las ampliaciones estos niveles se iban llenando de columnas para reforzar a los pisos superiores.

FACHADA Y VISTAS DE LA BAHÍA

Una de las cosas que primero vemos en la visita es la fachada de la abadía. Esta fachada clásica fue reconstruida en 1780, y actualmente la aguja cuando se hizo esta guía estaba es proceso de conservación. La aguja de campanario tiene estilo neogótico e incluye la estatua dorada de San Miguel.

Pero no es solo interesante mirar a la fachada, también conviene ver el paisaje que vemos desde allí. Podemos apreciar una vista general sobre la bahía, desde el peñasco de Cancale, al oeste y en Bretaña, hasta los acantilados normandos del este.

También se puede divisar dos macizos, el Mont-Dol al sudoeste y el islote de Tombelaine situado al norte. A lo largo también se distingue el archipiélago de las islas Chausey (lugar de donde procedía el granito con que fue construida la abadía).

Abadía de Saint Michel

Abadía de Saint Michel

IGLESIA ABACIAL (ABBATIALE)

Entrado a la iglesia nos encontramos con una de las partes más espectaculares de la vista. La Iglesia Abacial. Esta iglesia fue construida en la punta rocosa del cono e la montaña. El crucero de la cruz descansa sobre roca sólida, mientras que la nave de la iglesia reposa sobre las salas que hay debajo.

La iglesia es famosa por mezclar distintos estilos arquitectónicos. Por ejemplo la nave y el crucero sur (que son del Siglo XI y XII) son románico normando, mientras que el coro  (que es de finales del siglo XV) pertenece al gótico flamígero.

En el año 1103 se derrumbaron tres tramos, por defectos de construcción y consolidación. Fueron reconstruidos por el abad Roger II entre 1115 y 1125. Tras un incendio en 1776, se decidió demoler los tres tramos occidentales de la nave y en 1780 se construyó la fachada clásica actual.

La nave presenta una elevación a tres niveles: arcadas, tribunas y ventanas altas. Actualmente en esta iglesia se celebran misas los domingos a mediodía.

Iglesia Abbatiale

Iglesia Abbatiale

MERVEILLE (CLAUSTRO)

La abadía se dividía en dos grandes partes. Una era la Iglesia abacial que acabamos de describir y otra es donde vivían los monjes, el conocido como Merveille (o claustro).

La Marvelle se encuentra subdividida en dos partes, la oriental y la occidental. La parte que da al este fue la primera en ser construida, entre 1211 y 1218. Esta parte se divide a su vez en tres salas: la capellanía, la Sala des Hôtes y el refectorio.

La zona oeste u occidental fue edificada 7 años más tarde y también a su vez alberga tres salas: la bodega, la Sala de los Caballeros y el claustro. A  continuación daremos algunos apuntes de estas partes del interior de la Abadía del Mont Saint Michel.

SALLE DES HÔTES

Es la sala de los huéspedes y data del 1213. Tiene grandes chimeneas y unos ventanales impresionantes. Es una sala grande a la que se accede bajando desde el nivel superior. Posee uno de los techos abovedados con aristas más antiguos de Europa.

REFECTORIO

El refectorio es de principio del siglo XIII  y recibe la luz por un muro de ventanales que difumina la luz que entra en la sala. Esta sala estaba destinada a las comidas de los monjes en los monasterios. Tiene, forma rectangular, y se halla situado en la galería opuesta a la iglesia.

Los monjes se instalaban según su rango de antigüedad. La mesa del prior, en uno de sus extremos, presidiendo a las demás. Las comidas se desarrollaban en silencio, mientras que se realizaban lecturas de la Biblia que realizaba uno de los monjes.

CLAUSTRO

El claustro es un patio rodeado por una fila doble de arcos tallados sobre pilas de granito. Es bastante espectacular.

Su función era puramente espiritual, la meditación de los monjes. Tres arcos dan al mar y al vacío, (aunque ahora han puesto un cristal, y están concebidos originalmente como la entrada de la sala capitular, pero que nunca fue construida.

Las columnas, dispuestas en quincunce, se construyeron con piedra caliza importada de Inglaterra aunque posteriormente fueron restauradas utilizando conglomerado de Lucerna.

En el centro alberga un jardín medieval recreado en 1966 por el monje benedictino Bruno de Senneville, interesado en la botánica. En la zona central una serie de bojs forman un recuadro rodeado por 13 rosas de Damasco. Plantas medicinales, hierbas aromáticas y flores, en parterres encuadrados por cinerarias marítimas, simbolizan las necesidades cotidianas de los monjes en la Edad Media.

 

Abadía Saint Michel

Abadía Saint Michel

CAPELLANÍA

Era la parte donde vivían los monjes. Un lugar muy sobrio en un entorno idílico. No se conoce con exactitud cuantos religiosos pudieron vivir en esta abadía, pero sí que llegó a ser una de las más importantes de la zona. La capellanía construida bajo la sala de Huéspedes en el nivel inferior y era el lugar donde los monjes acogían a los pobres y a los peregrinos.

BODEGA

La bodega no tiene más interés que el de ver una sala donde almacenaban todo lo necesario para la vida del los monjes. Como los monjes no eran tontos diseñaron un sistema para transportar el gran desnivel del Mont Saint Michel, sobre todo pensando en los alimentos y el los materiales de construcción de la abadía.

Los materiales para construir la abadía del Mont Saint Michel llegaron en barco y se subían directamente por las laderas del monte por medio de un sistema elevador muy curioso y que vemos en esta sala.

Se trata de una rueda de molino movida en el siglo XIX por prisioneros que subían las mercancías por una vía de raíles que desde abajo en la ladera llegaba hasta arriba del todo.

También servia para transporta los restos de los monjes fallecidos hasta el cementerio.

Engranaje Saint Michel

Engranaje Saint Michel

CRIPTA DE SAN MARTÍN

Esta cripta de San Martín está construida sobre el año 1000 para servir de cimientos al brazo sur del crucero (nave trasversal entre la nave y el coro de la iglesia) de la iglesia. Tiene una bóveda de un alcance impresionante de 9 metros.

CRIPTA DE SAN ESTEBAN

La Cripta de San Esteban, está situada entre la enfermería que se derrumbo a principios del siglo XIX y el osario de los monjes. Servía como una capilla dedicada a los muertos.

CAPILLA DE NÔTRE DAME SOUS TERRE

La capilla subterránea de Nôtre Dame de la Abadía del Mont Saint Michel es una de las primeras salas construidas. Fue la iglesia abacial original, y fue fundada en el año 966. Debido a sus múltiples ampliaciones fue cubierta completamente y cayó en el olvido durante muchos siglos.

En 1903 fue redescubierta durante el proceso de unas excavaciones, a finales del siglo XIX y principios del XX. Desde entonces ha sido restaurada y ofrece un magnífico ejemplo de la arquitectura prerrománica.

Capilla Nôtre Damme

Capilla Nôtre Dame

LA ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL SE VE BIEN

Dentro de nuestra visita a al Mont Saint Michel, dejamos para el final la visita a la abadía, un lugar que es sin duda el corazón de Saint Michel. Y precisamente ese el el único problema con el que tendremos que lidiar, todo el mundo que llega a Saint Michel viene a lo mismo.

Por eso si vais en verano habrá que tomarse las cosas con calma y que la visita a la abadía sea lo mejor posible. la nuestra lo fue porque llegamos pronto y supimos esquivar las visitas de los colegios y los viajes organizados y poder conseguir hasta algún momento de soledad viajera dentro de la Abadía.

Y es que uno se imagina lo que podía suponer vivir en la paz de una capellanía. así no era muy difícil reflexionar y centrarse en la oración. Pero no ha sido todo el tiempo así, la abadía también fue un presidio, un lugar muy complicado de escapar ya sea por las mareas o por el fondo de lodo que rodea a toda la isla.

Recomendamos si es posible, hacer la visita nocturna a la abadía, ya que descubriremos un lado mágico del Mont Saint Michel, más solitario y más encantador sin tantos turistas rompiendo la temporalidad.

Sin duda fue la visita a la abadía de Saint Michel una ocasión única de conocer las entrañas de este lugar, algo que desde afuera uno no consigue entender y que desde dentro lo ve como un laberinto de pasadizos, salas y columnas que se fueron construyendo a medida de las necesidades.

Recorrimos la abadía y fue la mejor manera de sentirnos parte de este entramado de construcciones. Un lugar donde parece que el tiempo se ha parado, aislado por el metrónomo preciso de las mareas que los inunda o lo deja al descubierto a partes iguales.

Ojalá que como viajeros seamos capaces de seguir viajando en el tiempo en lugares tan mágicos como esta abadía. Y que poco a poco continúen las obras de mejora y reconstrucción que se van haciendo cada año, y que hacen de la abadía del Mont Saint Michel un lugar realmente único.

Ojalá que el entorno se preserve de igual forma sin construcciones modernas y sin cualquier elemento que pueda romper esa paz atemporal. Por esa atemporalidad entre otras muchas cosas ¡La abadía del Mont Saint Michel se ve bien!

 

 

Vistas desde Saint Michel

Vistas desde Saint Michel

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos

Musico, viajero y entusiasta

Una Respuesta a ABADÍA DEL MONT SAINT MICHEL

  1. Pingback: Visita al MONT SAINT MICHEL - EL MUNDO SE VE BIEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.