AVISTAJE DE BALLENAS EN PENÍNSULA VALDÉS

En esta guía de viaje vamos a contar nuestro avistaje de ballenas en Península Valdés (Argentina), uno de los mejores lugares del continente para ver ballenas francas australes. ¡Nuestras amigas las ballenas se ven bien!

En esta guía en particular, vamos a contar con el máximo detalle, cómo fue nuestro avistamiento ballenero, con quién lo hicimos, y cómo nos pareció la experiencia.

También queremos decir antes de nada, que sabíamos que pocos avistamientos se pueden comparar a la suerte que tuvimos en nuestro avistamiento en Hermanus, en viaje a Sudáfrica, donde hasta los mismos  tripulantes del barco alucinaron con la experiencia.

Para los curiosos recomendamos leer el post que hicimos con la experiencia y sobre todo ver el vídeo de como las ballenas sudafricanas avistaron humanos y no al revés.

De este avistamiento en Península Valdés también intentamos hacer un vídeo, pero por diversos factores (y que más tarde explicaremos), no tenemos material de suficiente calidad así que tendremos que conformarnos con recordar el de Sudáfrica.

Avistamiento de ballenas en Sudáfrica (Hermanus)

http://www.elmundosevebien.com/avistamiento-de-ballenas/

BALLENAS EN PENÍNSULA VALDÉS

Pero como se suele decir, viajes pasados no mueven molinos, así que iremos directos a contar nuestra experiencia de ver ballenas en Península Valdés, más concretamente en Puerto Pirámides.

Lo primero que queremos decir es que somos unos amantes der lo animales, y lo que más nos encanta del mundo es verlos en su entorno natural. Por eso dentro de nuestro gran Viaje por Argentina, decidimos ir a Península Valdés para poder ver ballenas en su entorno natural. Nos dijeron que era el mejor sitio del continente para verlas.

AVISO PREVIO A NAVEGANTES

La ballenas, son sin duda, el rey de los mamífero marinos por excelencia. Antes de nada queremos mostrar nuestro apoyo incondicional a estos animales y a la repulsa total a cualquier tipo de caza o explotación humana.

Además y a pesar de que disfrutamos con la experiencia de bucear con tiburones blancos en Gaansbai, fuimos bastante críticos con la actividad, ya que era un tipo de avistamiento muy agresivo para los animales, condicionando con cebos que se acercaran al barco. Podéis leer más en esta guía:

Buceando con tiburones blancos en Sudáfrica

http://www.elmundosevebien.com/bucear-con-el-tiburon-blanco/

Por suerte y debido a nuestra experiencia previa en el avistamiento de ballenas en Monterey (California) y en Hermanus (Sudáfrica), consideramos esta actividad mucho menos agresiva que la de los tiburones, y eso nos hizo querer repetir.

Las ballenas además son animales muy sociables. Son animales sin apenas depredadores (excepto el humano salvaje) y por eso somos resposables de que sigan habitando este planeta. Son mamíferos (como nosotros), prehistóricos (algunos de nosotros también), y han sobrevivido muchos miles de años sin tener ningún tipo de problema, hasta que el ser humano y sus prácticas de suicida, han alterado su alimentación, y han modificando sus hábitos, haciendo disminuir la población a pasos agigantados.

Dejamos claro por tanto, que estamos en contra de toda actividad intrusiva de observación así como prácticas agresivas por muy viajeras que sena, para su comportamiento natural.

Cualquier tipo de actividad que veamos como viajeros, que pueda ejercer negativamente al animal deberá ser denunciada, y nosotros seremos los primeros en hacerlo.

Cabeza de ballena

Ballena pidiendo respeto

CUÁNDO VER BALLENAS EN PENÍNSULA VALDÉS (PUERTO PIRÁMIDES)

Pero dejando claro este aviso, iremos al grano. La temporada de observación de ballenas en Península Valdés se centra de mayo a octubre. Siendo junio, julio y agosto, los mejores meses para verlas.

Durante estas fechas y buscano mejores temperaturas, que son donde crece más el krill, las ballenas suben desde latitudes más bajas (desde la Antártida) hasta estas zonas más templadas.

Luego cuando acaba el invierno austral, bajan otra vez hacia el Polo Sur para reproducirse y continuar con el ciclo.

Su alimento principal es el krill, un pequeño crustáceo con forma de gamba que supone su dieta principal. Las ballenas filtran con sus barbas el agua donde se haya esté placton, expulsando el agua sobrante.

Como uno se puede imaginar una ballena come bastante. Un individuo adulto necesita casi 3,5 toneladas de krill al día, de hecho es función principal, nadan cerca de las orillas filtrando el krill.

La influencia humana viene por que debido a la contaminación los bancos de krill están disminuyendo a pasos agigantados, con lo que las ballenas comen menos, tienen menos reservas y pasan peor los inviernos.

Según aumentan las temperaturas el krill escasea y las ballenas comienzan a emigrar al sur, y por tanto tienen menos tiempo para jugar con los barcos. Por tanto según acaba la temporada hay menos avistajes buenos.

Fuera de esas fechas es casi imposible verlas.

DÓNDE Y CON QUIÉN HACER EL AVISTAJE

Puerto Pirámides y Puerto Madryn, son las capitales argentinas del avistaje de ballenas. En ambas ciudades hay decenas de empresas que se dedican a esto durante la temporada. Todas trabajan juntas y comparten las zonas de avistamiento (que suelen ser comunes).

Por tanto cada viajero tiene la opción de hacerlo desde Puerto Madryn o Puerto Pirámides, según organice su viaje.

Se avisan por radio diariamente de dónde están los grupos de animales cada día. Por tanto la experiencias de avistaje suelen ser muy parecidas con distintas compañías Botazzi, Southern Spirit, Hydrosport, Whales Argentina.

Nosotros lo hicimos con Tito Botazzi una empresa con sede en Puerto Pirámides y Puerto Madryn que nos trataron muy bien, y por eso la recomendamos.

www.titobottazzi.com.ar/

Ballena respirando

Ballena respirando

DATOS PRÁCTICOS DE LA ACTIVIDAD

Y sirviendo de resumen, vamos a dar una serie de datos prácticos sobre el avistamiento:

  • Como hemos dicho la temporada es de mayo a octubre, aunque varía según el año.
  • El precio varía, pero a nosotros nos costó unos 90€ cada uno. Es posible pagar con tarjeta de crédito.
  • El horario de las salidas es muy variable, ya que el viento condiciona la navegación.
  • El avistamiento dura una hora y media aproximadamente.
  • La actividad esta condicionada por el tiempo, no querráis salir en barco un día de mala mar.
  • Ningún avistamiento es igual, depende de la suerte del viajero tener uno decepcionante, o ser la mejor experiencia de tu vida
  • Aunque sea verano conviene llevar ropa de abrigo. El alta mar hace frío.
  • En cada barco siempre hay un guía que nos contará millones de cosas sobre las ballenas y nos ayudará a encontrarlas
  • Los guías suelen hablar en castellano y en inglés.

MÁS INFORMACIÓN DEL AVISTAJE

Y aunque hemos tratado de ser lo más detallados posibles, vamos a  poner algunos links que pueden completar esta información:

CÓMO FUE NUESTRO AVISTAJE DE BALLENAS

Y para finalizar esta guía vamos a contar las sensaciones que tuvimos en nuestro alistamiento. Lo primero que tenemos que decir es que el día de nuestro alistamiento no empezó del todo bien. Habíamos llegado a Puerto Pirámides por la noche, directamente de nuestro vuelo de Buenos Aires y por la mañana tuvimos problemas, ya que el único cajero de la ciudad no nos daba dinero (no por falta de fondos por una vez) sino porque no reconocía ninguna de nuestras tarjetas.

A la dueña del alojamiento (que no queremos recordar) la teníamos que pagar en efectivo, a pesar que la reserva se hizo desde Booking con nuestra tarjeta, y tuvimos que pagarla con el efectivo que nos quedaba y hasta con unos 50 pesos que teníamos en la cartera.

Hemos viajado por medio mundo, y es casi todos los sitios es posible pagar con tarjeta. Tener que pagar en efectivo nos hizo perder varias horas de nuestro día, y eso es algo que nunca perdonaremos. Un problema además, que hubiera sido muy fácil de solucionar. El caso es que estábamos sin dinero y lo peor sin saber cuando podríamos encontrar un cajero para sacar dinero.

Pero dejando a un lado los lamentos, decidimos que esa circunstancia no nos haría empañar el viaje. Con menos de 5 euros en el bolsillo fuimos a comprar algo de comida a una tienda de Puerto Pirámides. Compramos lo justo para un bocata y nos dirigimos a la playa para reservar la actividad.

Aunque hacía un día muy soleado, el viento ponía en peligro las salidas, ya que con viento de componente este (creo recordar) la dirección del puerto no deja zarpar a los barcos de avistamientos. De hecho cuando llegamos a las oficinas de Tito Bonezzi, nos dijeron que era muy posible que ese día no salieran expediciones.

El día había empezado mal, pero la suerte es cambiante como el viento, y hubo un cambio de tendencia. Nos anunciaros que habrá probabilidades de poder salir a media mañana. Cruzamos los dedos y decidimos esperar. Habíamos hecho milles de kilómetros desde casa y nos merecíamos que la suerte del viajero nos sonriera.

Y así fue, pudimos zarpar y pusimos rumbo a Punta Delgada, paralelos a la costa. Sabíamos que iba a ser difícil ver ballenas, porque en esa época del año, las ballenas comienzan a emigrar al sur para pasar el verano, y los pocos ejemplares que quedan tienen demasiada hambre para interaccionar con los barcos.

Gran parte del éxito en los avistamientos, no es solo ver los ejemplares de lejos. En ocasiones si las ballenas y sus crías se sienten cómodas con nuestra presencia, decidirán acercarse al barco y jugar, porque su curiosidad natural es bastante grande. Esto nos pasó en nuestro Viaje a Sudáfrica y es una de las experiencias más bonitas que hemos vivido.

Ballena de Puerto Pirámides

Ballena de Puerto Pirámides

Pero en este caso tendríamos suerte si al menos viéramos a algún ejemplar. Recorrimos bastantes kilómetros y cuando parecía que nos volveríamos a casa sin ver nada, el capitán vio a un ejemplar y su cría, que iban con rumbo sur. Probablemente eran de los últimos ejemplares que quedarían.

La madre siempre se colocaba entre el barco y la cría, y se pudo notar cierta desconfianza. A pesar de que el capitán puso el barco a la deriva, para que el motor no les asustara, no terminaron de acercarse al barco.

Eso sí como la ballena franca del sur vive casi siempre en la superficie, siempre tuvimos un contacto visual con ella. Pudimos ver su cola, y su lomo cuando respiraba. Resulta emocionante ver en su medio a estos bellos animales.

Sinceramente, no pudimos dejar de pensar en la suerte de haber podido ver en Sudáfrica aquella interacción especial, y la experiencia del alistamiento en Península Valdés siempre estuvo condicionado por eso. No salimos decepcionados, pero sí un poco tristes por no haber vivido otra vez aquello que vivimos.

De vuelta al puerto, nos dimos cuenta que a pesar de todo, ver una ballena a menos de 20 metros de distancia es un regalo del cielo, y que nos sentimos muy afortunados de a pesar de que estuviéramos fuera de temporada, hubiéramos podido ver algún ejemplar.

Las ballenas son unos mamíferos (como los humanos) en peligro de extinción, y nos sentimos felices de haberlas visto tan cerca. Verlas además nos hace ser conscientes de la necesidad que tenemos de defenderlas y protegerlas, ya que son parte de nuestro ecosistema y por tanto parte de nosotros mismos. 

Nuestro afán egoista de querer verlas aún más de cerca nos cegó unos segundos, pero luego vimos que tan solo el hecho de verlas de lejos y sentir que están ahí, ya fue motivo suficiente para haber hecho tantos kilómetros.

Seguíamos teniendo 50 pesos en el bolsillo, pero esta vez, nos sentíamos millonarios. Tuvimos suerte de poder zarpar, tuvimos suerte de verlas y sobre todo tuvimos suerte de saber que está ahí, unos animales milenarios que poco a poco y gracias al ser humano, llegará un día en el que ya no habiten nuestros mares.

Y con eso llegamos a puerto, aprendimos otra cosa en ese día de viaje, que había empezado tan mal pero acabó haciéndonos sentir terriblemente afortunados. Habíamos aprendido que más importante que nosotros mismos están ellas, las ballenas. Ellas estuvieron antes aún que los seres humanos y no puede ser que terminemos con ellas.

Por eso debemos luchar juntos para protegerlas, porque además protegiéndolas a ellas, nos protegeremos a nosotros mismos como especie. Nadie es tan osado como para pensar que todo lo que hagamos al medio ambiente no nos va a repercutir más pronto o más tarde.

Por eso, esta guía, va dedicadas a estos bellos animales. Ojalá que cada vez vuelva a haber más en nuestros mares, eso significará que el mundo se ve un poquito mejor,  

 

Ballenas en Península Valdés

Ballenas en Península Valdés

Tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

About Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

5 Responses to AVISTAJE DE BALLENAS EN PENÍNSULA VALDÉS

  1. Albert says:

    Realmente un buen intercambio de información y es un hermoso y sorprendentes fotografías capturadas

  2. Pingback: Guía de PENÍNSULA VALDÉS - www.elmundosevebien.com

  3. Alejandro says:

    Muy completa información!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *