Guía de CABREIROÁ

En esta breve guía de Cabreiroá de www.elmundosevebien.com, vamos a hablar de un pequeño pueblo gallego que es mundialmente conocido por su manantial. Puede que nunca hayáis estado aquí, pero seguro que alguna vez habréis bebido su agua. Cabreiroá se ve bien.

En la pequeña localidad ourensana de Cabreiroá, se encuentra uno de los manantiales mineromedicinales más famosos de Galicia. Sus aguas fueron declaradas de utilidad pública en 1906.

En esta guía de Cabreiroá, vamos a hablar un poco del entorno de este particular pueblo y sobre todo, de la visita que hicimos al balneario de Cabreiroá dentro de nuestro camino a las Rias Baixas.

VERÍN

Primero hablaremos un poco de las localidades cercanas al balneario.

Realmente, la embotelladora de agua está en el mismo Cabreiroá, pero es Verín el núcleo de mayor población cercano, el cual tan solo dista a 3 kilómetros.

Verín es una población de unos 15.000 habitantes, que surgió a partir de una población romana. En la Edad media se convirtió en un importante bastión para las disputas fronterizas entre España y Portugal.

Una de los mayores atractivos es su castillo que se encuentra a las afueras de la población, aunque actualmente por desgracia no puede ser visitado ya que es de propiedad privada.

Castillo de Verin

Castillo de Verin

 CABREIROÁ

Por su parte Cabreiroá es una localidad mucho más pequeña que Verín, que ha vivido durante muchos años exclusivamente del manantial, ya fuera de su balneario, como de su fábrica embotelladora.

Desde finales del siglo XIX el manantial de Cabreiroá ya era conocido por sus propiedades curativas. Debido a su base de roca granítica y rica en sílice, el agua brota con alta pureza y transparencia y con gas como ingrediente de forma natural.

Era tan famosa la calidad de su agua, que se convirtió en un lugar de peregrinaje hasta que en 1906 los dueños decidieron construir una embotelladora de agua y un balneario. Científicos de nivel reconocido catalogaron este agua como unas de las más puras y especiales de la península.

Justo al comenzar la Guerra Civil, el balneario cerró sus puertas, a pesar que se había convertido en un lugar muy famoso para la burguesía europea. Se transformó en un hospital de campaña durante la guerra civil.

 

 

Guía de Cabreiroá

Guía de Cabreiroá

VISITA AL MANANTIAL

Actualmente uno de los mayores atractivos de Cabreiroá es que su manantial, puede ser visitado. Se trata de un complejo abierto al público, con parking y zona de merendero, en el cual podemos encontrar una fuente de agua (con gas), de la que podemos incluso beber.

La visita resulta bastante interesante, no solo por el entorno de paz, sino por la historia que lleva detrás. Cabreriroá fue mundialmente conocida a principios del siglo XX, y aunque en la actualidad solo ejerce como embotelladora, la visita nos resultó muy interesante y por eso la recomendamos.

Una vez que se llega al pueblo, está bastante bien indicado el manantial. Podemos aparcar justo en una zona habilitada para ello, luego a través de una vereda iniciamos un recorrido que rodea todo el complejo.

Lo primero que nos encontramos es el edificio del manatial, que es un recinto cerrado, en el cual encontramos una estructura bastante extraña, que vemos burbujear, y que más bien parece una máquina del un científico loco.

De esa máquina sale un grifo, se trata del manantial original y desde la cual se toma el agua para la embotelladora. Es posible beber pero el sabor es un poco extraño. Incluso puede resultar desagradable para alguno, ya que se se trata de un agua muy particular (con gas y algo caliente).

En la entrada del edificio hay una placa conmemorativa en la cual se explica que nuestro insigne Nóbel Santiago Ramon y Cajal declaró en el año 1907 este agua como Minero-Medicinal.

 

Cabreiroá

Cabreiroá

La visita prosigue rodeando al edificio del antiguo balneario, el cual está cerrado en la actualidad, pero en al que podemos pasear por la zona de sus jardines. De hacho hay un pinar con mesas de merendero donde se puede hacer un pic-nic.

El edificio tiene un toque decadente que le hace un escenario ideal para una película de Amenábar, si se nos permite la broma. Por lo demás el pequeño paseo por el pinar es bastante agradable y uno se imagina la actividad frenética a principios de siglo, donde la gente adinerada pasaba aquí sus dias de reposo y descanso.

De lo mejor de la visita, fue hablar con el jardinero de la finca, un hombre entrañable que nos contó mucho acerca de la historia de la finca, y de todas las buenas propiedades de este agua. Desde luego a constar por su aspecto y la edad que nos dijo, puede que más que un agua medicinal, Cabreiroá sea una fuente del elixir de la eterna juventud.

Nos fuimos con muy buen sabor de boca de este lugar. Durante el resto del viaje por Ourense y La Rías Baixas no compramos agua de otra marca. Encontrar lugares tan especiales como éste la verdad es que es una de las recompensas más agradables que tiene el viajero. Cabreiroá se ve y sabe bien.

 

Hotel de Cabreiroá

Hotel de Cabreiroá

 

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.