CAMINAR POR EL PUENTE DE BROOKLYN

En esta entrada de www.elmundosevebien.com vamos a hablar de otra de las experiencias viajeras imprescindibles que hay que hacer en Nueva York: caminar por el puente de Brooklyn. Es gratis y encima haces hambre. ¡El Puente de Brooklyn se ve bien!

Ya sea a pie o en bicicleta, este paseo es sin duda uno de los más recomendables, no solo por las vistas que tendremos una vez lleguemos a Brooklyn, sino porque durante el paseo en sí vamos a poder disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad.

En este post vamos contar nuestra sincera experiencia, y daremos algunos consejos que incluso os salvarán la vida. Bueno, es un decir. Let´s Go!

Eso sí, antes de nada nos gustaría citar todos los artículos que hemos hecho de la ciudad de Nueva York. Muchos son complementarios a esta guía con lo que será interesante leerlos para no perder nada de información. también recomendamos ver los vídeos que hemos hecho de algunas actividades.

Puente de Brooklyn

Puente de Brooklyn

HISTORIA DEL PUENTE DE BROOKLYN

De todos es sabido que Manhattan es una isla, esto puede parecer muy idílico, pero cuando vives allí no lo es tanto. Ya desde los años 50, la población se fue desplazando hacia barrios periféricos mucho más económicos. De hecho se dice que pocos neoyorquinos viven en Nueva York.

Esto hizo que fuera vital crear una buena comunicación entre los distritos de Brooklyn y Queens que están situados al este de NYC. Había ferrys, de hecho aún siguen siendo uno de los principales medios de transporte entre distritos, pero los puentes resultaban prioritarios para el transporte privado.

La construcción del Puente de Brooklyn comenzó el 2 de enero de 1870, y concluyó trece años más tarde, el 24 de mayo de 1883. El primer día lo cruzaron un total de más de 1800 vehículos y 150.000 personas. En su construcción murieron 27 personas.

En el momento de su inauguración, fue el puente colgante más grande del mundo (mide 1825 metros de largo, y la distancia entre pilas es de 486,3 metros) el mayor en su época. También fue el primero suspendido mediante cables de acero.

Arquitectónicamente, el puente está construido con piedra caliza, granito y cemento. Su estilo es neogótico, con sus característicos arcos apuntados en las dos torres laterales.

En la actualidad, la isla de Manhattan se encuentra conectada en el sur al resto de distritos por túneles como el Holland y Lincoln que conectan con Nueva Jersey. Por el otro lado tenemos el túnel Hugh L Carey, el de Queens (más al norte) y puentes como el Manhattan, el Williamsburg, el Queensboro y por supuesto el más famosos de todos, el de Brooklyn. Este último aunque es el más antiguo, está en uso todavía.

Puente de Brooklyn

La simetría perfecta del Puente de Brooklyn

DE RUTA POR EL PUENTE DE BROOKLYN

Pero yendo a lo que nos importa, diremos que para cruzar el puente es posible hacerlo de dos formas. De hecho hay dos vías del puente, una superior y otra inferior.

La primera forma de cruzarlo es en coche, que la verdad no tiene mucha gracia, más que nada porque la vía para vehículos es la inferior y no ves más que hierros. La segunda, es por el carril superior, que está reservado para peatones y ciclistas.

El recorrido a pie es más o menos de 40 minutos ida, y otros tantos de vuelta. Nuestra recomendación es que hacerlo caminando y luego volver en metro desde Brooklyn, ya que realmente son las mismas vistas en la ida que en la vuelta.

En el paseo os encontaréis con miles de turistas, pero también neoyorquinos. Hay que tener mucho cuidado con lo caminar por el carril bici, ya que los ciclistas van bastante rápido. Este es el tipo de consejo de los que os hablamos antes que os salvarían la vida.

En cuanto al paseo, es bastante bonito todo el tiempo ya que vemos el skyline de Nueva York además de la impresionate estructura del puente.

Eso sí, lo que hay que tener en cuenta es que el atardecer desde Brooklyn es una pasada. Si os cuadran los días, no dudéis en reservar una tarde para cruzar el puente y ver atardecern en Brookyn. Para remate, se puede cenar en un Shake Shack que está justo bajo el puente en Brookly. Será la jornada perfecta.

El único problema, es que para una visita de una semana en Nueva York, al final uno se queda sin días para ver todos los atardeceres que molan de la ciudad: desde el Top of the Rock (imprescindible) desde el Empire State, (muy bueno), desde el Ferry a Staten Island (también imprescindible) o incluso desde Central Park. El caso es que al final tocará descartar alguno (y eso teniendo suerte que no os pillen días nublados).

Paseo por el puente

Paseo por el puente

PASEO POR BROOKLYN

También es cierto que es muy recomendable una vez que llegamos a Brooklyn dar un buen paseo por esta ciudad emergente. De hecho incluso puede ser una buena alternativa para pasar unos días viviendo el ambiente vivo de la ciudad. Mucha gente se ha venido a vivir a Brooklyn porque es mucho más barato y porque además tiene muy buen ambiente, gente joven, comercios, etc.

De hecho, son famosísimas las fábricas de cerveza artesana de Brooklyn que son toda una atracción para los neoyorquinos. Turísticamente, tiene bastantes puntos de interés como la plaza Cadman, el Columbus park, o la Catedral Basílica de san Jaime (St James), que no es muy grande pero está bastante bien conservada.

Puerta de iglesia de Brooklyn

Puerta de iglesia de Brooklyn

Aunque sin duda la parte más espectacular de la ciudad es el Parque del Puente de Brooklyn, que es una zona verde recuperada hace pocos años y que rodea toda la orilla del East River.

Este paseo merece mucho la pena, sobre todo y como hemos comentado antes para ver atardecer ya que se ve como cae el sol por todo el Skyline de Nueva York de fondo. Típico sitio para echar toda la tarde si vuestro tiempo lo permite.

Vistas de Nueva York

Vistas de Nueva York

CONSEJOS RÁPIDOS PARA CRUZAR EL PUENTE

Y ahora en plan padres, vamos a dar unos consejillos para esta actividad tan especial. Muchos están basados en errores que nosotros cometimos:

  1. El camino sale desde el City Hall de Manhattan. No penséis que el puente sale justo desde las orilla del east River o desde los pilares del puente.
  2. Mucho cuidado con los ciclistas, no os salgáis del camino para los peatones o aprenderéis todos los insultos en inglés.
  3. Mejor por la tarde, para ver atardecer desde Brooklyn.
  4. Para los fotógrafos es muy importante hacer la típica foto de los pilares del puente lo más centrada posible para no romper esa simetría. Parece fácil pero no lo es.
  5. También mola hacer fotos a lo que no es el puente. Siempre habrá en internet muchas mejores fotos del puente (las clásicas) que las que podamos hacer nosotros.
  6. Disfrutar simplemente del paseo.
  7. Dar una vuelta por Brooklyn, ya de paso.
  8. Cenar en el Shake Shack (hay más opciones) y de postre un helado en el Ice Cream Brooklyn Factory.
  9. Volver en metro desde High Street en Broklyn. hay unas escaleras desde Cadman Plaza con Prospect street.
Puente de Brooklyn desde Brooklyn

Puente de Brooklyn desde Brooklyn

CONCLUSIÓN

Muchas veces nos quejamos que viajar es caro, pero es cierto que a veces en los viajes, los mejores recuerdos son en lugares donde no se cobra entrada.

En Nueva York se paga por casi todo, pero al menos de momento uno de los placeres más maravillosos de los viajes a NuevaYork es cruzar el puente de Brooklyn, que además nos costará la despreciablecantidad de 0$.

Y si ya nos queremos darnos el lujo podemos volver en metro, o cenar en Brooklyn, pero el caso es que si llevamos bocata y agua, podríamos pasar una tarde espectacular casi gratis.

Aparte de este apunte económico y volviendo al protagonista de este post, diremos que el Puente de Brooklyn es un pedazo de historia de la ciudad. Y no hay que dejarse llevar por la primera impresión de ver un puente gris y acero oxidado, el secreto del puente está en cruzar al otro lado.

Descubriremos unas vistas de la ciudad única, nos sentiremos superiores a los coches que circulan bajo nuestros pies, y lo mejor de todo llegaremos al final del recorrido teniendo el mejor regalo de todos: uno de los mejores atardeceres de la ciudad.

Así fue como el Puente de Brooklyn nos enganchó, a pesar de su corazón gris y oxidado, sigue noqueándote en cuanto empiezas a caminar por él. Solo hacen falta pasar el primer pilar para saber que estás ante uno de los puentes más impresionantes del mundo.

Ojalá que siga habiendo rincones tan especiales como este, donde uno se olvida casi de la cámara, y lo único que hace es disfrutar del camino, y de estar en un entorno privilegiado lleno de historia y de futuro. Por todo ello podemos decir que: ¡El Puente de Brooklyn se ve bien!

 

 

Candados del Brooklyn Bridge

Candados del Brooklyn Bridge

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

3 Respuestas a CAMINAR POR EL PUENTE DE BROOKLYN

  1. Pingback: SUBIR AL ONE WORLD TRADE CENTER - EL MUNDO SE VE BIEN

  2. Pingback: Guía de NUEVA YORK (en una semana) - EL MUNDO SE VE BIEN

  3. Pingback: IR A UN PARTIDO DE LA NBA - www.elmundosevebien.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.