Guía de BLOIS

En esta guía de Blois, vamos a dar una vuelta por esta ciudad del Valle del Loira, una ciudad perfecta para establecer de base para la visita de los muchas joyas del Loira. ¡Blois se ve bien!

Aunque Blois pertenece concretamente a la región de Loir y Cher, los dos ríos que la comprenden. Muchos viajeros llegan a Blois en sus rutas por el Loira, o al menos eso hicimos nosotros.

Además muchos amigos nos habían recomendado Blois como lugar donde hacer noche y visitar los Castillos de la zona. Blois tiene las comodidades de una cuidad grande pero con el encanto de una ciudad pequeña y llena de monumentos.

En esta guía vamos a hablar de nuestra visita a Blois, una visita corta pero que nos dio la oportunidad de ver uno de los atardeceres del viaje. On y vá!

Blois

Blois se ve bien

GUÍA DE BLOIS

En esta guía de Blois lo primero que vamos a resumir los principales atractivos de esta ciudad monumental de Francia. Diremos algún consejo práctico, que puede ser útil para algún viajero.

DATOS PRÁCTICOS DE INTERÉS

Lo primero que queremos decir es que pasamos por Blois solo unas horas, mejor dicho fue una tarde, con lo que esta guía de Blois  no trata de ser una guía para gente que vaya a pasar más de 2 o 3 días en Blois.

  • Como en toda ciudad francesa uno de los mayores inconvenientes para los viajeros que llegan en coche, es buscar aparcamiento. En el centro urbano muchas calles son peatonales y los parkings tienen un precio desorbitado. Nuestro bricoconsejo es que aparquéis al otro lado del río y crucéis andando a la otra parte de Blois, Esto tiene como regalo extra el ver de lejos la ciudad y las maravillosas vistas desde el río.
  • Blois es una ciudad para pasear, todos los monumentos están relativamente cerca y las calles, especialmente por el empedrado son un encanto.
  • De entre los monumentos visitantes destaca el Castillo que es uno d los más visitados de la zona, la catedral y la casa de la magia.
  • Hablar de Blois es hablar del mago Robert Houdini. Quizás por eso Blois tenga esa magia tan especial.
  • En Blois es muy buen sitio para alojarse y para comer. la oferta hotelera y de restaurantes es muy conocida y el nivel es muy bueno. Eso sí hay mucha rotación de locales por lo que es complicado recomendar uno en concreto.

HISTORIA DE BLOIS

Blois tiene un antiguo origen. Aparece mencionada por primera vez en el siglo VI por Gregorio de Tours pero no adquirió importancia hasta el siglo IX cuando se convirtió en sede del condado de Blois. En 1196 el Conde Luis, dio privilegios a los habitantes de la ciudad, fundando una población que sobrevivió sin grandes variaciones a lo largo de la Edad media.

Carlos de Valois, duque de Orleans, hizo de Blois su residencia tras su liberación del cautiverio que le impusieron los ingleses. En el palacio nació, en 1462, el hijo que llegaría a ser rey de Francia, con el nombre de Luis XII.

por otra parte, el tratado de Blois, es el que puso fin a las guerras con Italia, se firmó en dicho palacio en 1504-1505. A finales del siglo XVI Blois fue a menudo sede de la corte francesa. En 1512 se firmó en esta ciudad otro famoso tratado por el cual la monarquía francesa se comprometía a intentar la reconquista del Reino de Navarra si este caía en manos castellanas.

Desde esa época Blois siempre ha tenido gran importancia política , de hecho entre 1617 y 1619 María de Médicis, esposa del rey Enrique IV de Francia se exilió de la corte viviendo en el palacio, que había sido cedido por Luis XIII de Francia a su hermano Gastón, duque de Orleans, y habitó en Blois hasta su muerte en 1660

Años más tarde, en 1814 Blois fue el lugar elegido por María Luisa de Austria, esposa de Napoléon I, como sede para ejercer su regencia. Ahora es difícil pensar que París no fuera siempre la capital de Francia.

Durante la Segunda guerra mundial Blois fue ocupado por el ejército alemán el 18 de junio de 1940. La ciudad fue liberada por el ejército de Estados Unidos en las dos últimas semanas de agosto de 1944. En ambas ocasiones Blois hubo de resistir varios días de duros bombardeos de los que aún hay huellas en la ciudad.

Atardecer en Blois

Atardecer en Blois

QUÉ VER EN BLOIS

Pero yendo al interés viajero, Blois tiene mucho que ofrecer al viajero. En este apartado de la guía de Blois vamos a centrarnos en los puntos fuertes de la ciudad, al menos desde nuestro punto de vista, totalmente personal.

PUENTE SOBRE EL LOIRA

Para nosotros y sin subestimar el castillo o la casa de la magia, el puente sobre el Loira es donde reside la verdadera magia de Blois. Al atardecer el sol cae sobre la ciudad inundando de fuego todo Blois, es como un espectáculo de escapismo del mismísimo Houdini.

También llamado como puente Jacques Gabriel, es el último puente de arco sobre el Loira. Destacan sus arcos simétricos de piedra y sus pilares.

Por normativa y seguridad está prohibido bañarse en el Loira, aunque si es posible pescar. también se puede navegar y hay alguna empresa que ofrece los servicios para darse una vuelta por el Loira, a pesar de las dificultades de navegar por los puentes.

Puente de Blois

Puente de Blois

CASTILLO DE BLOIS

Llegamos el punto fuerte de la ciudad, el Castillo de Blois. Este castillo es de origen medieval y de los condes de Blois pasó a ser la residencia del rey Luis XII. A principios de los años 1500, el rey empezó una reconstrucción del castillo y la creación de un jardín renacentista que ya no existe.

La parte más antigua del palacio fue construida en el siglo XIII. En 1429 Juana de Arco hizo de Blois su base de operaciones para la batalla de Orleans.

Cuando Francisco I de Francia ascendió al trono, su mujer Claudia de Francia amuebló el castillo con la intención de dejar el castillo de Amboise e instalar la corte en Blois. Por eso, Francisco I inició la construcción de una nueva ala para convertirla en una de las más importantes bibliotecas de la época. Tras la muerte de su mujer en 1524, Francisco I abandonó el castillo de Blois para residir en el castillo de Fontainebleau.

Años más tarde, Enrique III huyó de París cuando empezaron las Guerras de religión, y se refugió en Blois en 1576 y 1588. Después el castillo fue ocupado por Enrique IV de Francia y, tras su fallecimiento, pasó a ser el lugar en el que estuvo exiliada María de Médicis.

En 1626, Luis XIII regaló el castillo de Blois a su hermano Gastón de Orleans como obsequio de matrimonio. En 1635 François Mansart recibió el encargo de ampliar el castillo con un ala nueva, pero en 1638 los problemas financieros provocaron la suspensión del proyecto y Gastón se vio obligado a ocupar el ala Franciso I. Tras la muerte de Gastón en 1660 el castillo fue abandonado.

Tras este abandono de casi 130 años, durante la Revolución francesa los revolucionarios se dedicaron a hacer desaparecer cualquier vestigio del castillo, se llevaron los muebles, las estatuas y otros accesorios. El edificio quedó en tan mal estado que estuvo a punto de ser demolido, pero su transformación en cuartel le salvó de su desaparición.

En 1841, bajo el reinado de Luis Felipe, el castillo se clasificó como monumento histórico. El castillo fue restaurado y transformado en museo. Las restauraciones continúan y el castillo es, actualmente, propiedad de la ciudad de Blois.

Destaca su famosa fachada con la escalera de caracol en el ala de Francisco I y su visita se divide en 4 partes diferenciadas. La entrada al castillo cuesta unos 7 € y al estar en el centro de la ciudad es uno de los más visitados de la zona.

Castillo de Blois

Castillo de Blois

CASA DE LA MAGIA

La Maison de la Magie o casa de la magia es otra de las grandes atracciones de la ciudad. Se encuentra situada justo enfrente del Castillo Real.

El edificio fue una gran mansión burguesa de 1856. Se trata de un museo dedicado a Robert Houdin y al arte de la magia, pudiendo encontrar en su interior todo tipo de utensilios utilizados en los espectáculos de magia, así como recreaciones de como se realizaban los trucos. Se ofrecen diariamente espectáculos de magia.

Fue inaugurada el 1 de junio de 1998, y se trata del único museo público de Europa que presenta, en un mismo lugar, colecciones de magia y un espectáculo en vivo permanente, diferente cada año. La entrada cuesta 8€ para adultos.

Por fuera destaca el dragón de seis cabezas que se asoma a las ventanas cada media hora. Una vez dentro, en sus más de 2.000 m² distribuidos en cinco plantas, hacen sumergir al viajero en el universo de la magia. Es un museo muy recomendable sobre todo si viajamos con los más pequeños.

ROBERT HOUDINI

Nacido en Blois en 1805, este relojero de formación no estaba destinado a volverse un mago famoso. Pero un buen día, al querer comprar una obra científica, un librero de Blois le vende por error el «Diccionario enciclopédico de los divertimentos de las ciencias matemáticas y físicas».

Este libro que despertará su pasión por la magia y lo catapultará a una brillante carrera. Robert Houdin no sólo tiene talento de ilusionista, sino que inventa una gran cantidad de curiosos objetos, como un reloj despertador, una lámpara incandescente, un cuentakilómetros o un retinoscopio.

En 1845 Robert Houdini inaugura en París el «Teatro de las veladas fantásticas», dándole así gran visibilidad a sus trucos. Este teatro le dará fama mundial y reconocimiento. En 1852 abandona el candelero y regresa a la región de Blois, concretamente en Saint-Gervais-la-Fort, donde muere en junio de 1871.

Dato: No hay que confundir a Robert Houdini con el gran Houdini mago americano de quien este tomó el nombre.

A nuestro parecer, Blois tiene en sus calles esa magia de Houdini, tal vez por eso tiene algo que nos enamoró.

Calles de Blois

Calles de Blois

CASCO ANTIGUO

Pero Blois no es solo el palacio o la casa de la magia. El empedrado de las calles hace que Blois sea una ciudad para conocer recorriendo sus calles. Algunas son peatonales y todas están llenas de edificios más o menos decadentes que tienen un encanto especial.

De la Catedral al Palacio hay un paseo muy agradable sobre todo por la parte más alta de la ciudad, aunque por el margen del río también hay un paseo muy bonito.

El casco antiguo fue muy dañado en 1940 por los alemanes durante la II Guerra Mundial, y se caracteriza por sus empinadas y retorcidas calles empedradas.

Casco Antiguo de Blois

Casco Antiguo de Blois

CATEDRAL DE BLOIS

No es muy grande pero la Catedral de Blois, es todo un referente para la ciudad. También llamada como la Cathédrale Saint-Louis, es una catedral católica romana de estilo gótico tardío y es un monumento histórico nacional de Francia desde 1906. Actualmente es la sede del Obispado de Blois, establecido en 1697, pero, a excepción de las huellas en la cripta y en la base del campanario, no queda nada de la estructura original.

La construcción de la fachada que podemos ver ahora y el campanario se inició en 1544. La nave fue destruida en una tormenta de 1678 y la reconstrucción en estilo gótico ocurrió entre 1680 y 1700 bajo la dirección del arquitecto Arnoult-Séraphin Poictevin.

Para celebrar que empezaba a ser considerada como Catedral, allá por el 1697, el rey Luis XIV, obsequio su órgano en 1704.

Catedral de Blois

Catedral de Blois

ALREDEDORES DE BLOIS

Como hemos dicho al principio Blois es un buen sitio para tomas como base para conocer los Castillos del Loira. Desde aquí muchos castillos nos pillarán a menos de media hora. Estos son algunos aunque recomendamos leer la guía de los Castillos del Loira par más información:

  • Castillo de Chambord
  • Castillo de Cheverny
  • Castillo de Chaumont
  • Castillo de Beauregard
Camino a Chambord

Camino a Chambord

BLOIS SE VE BIEN

Dicen que todas las ciudades de Francia tiene su encanto. Es difícil encontrar un país con más historia y que mejor preserve su patrimonio y que además tenga ese grado de compromiso para que en caso de destrucción, se reconstruya respetando la estética original.

Y Blois es el mejor ejemplo para dar certeza a este hecho. Como contamos en esta guía de Blois, la ciudad fue arrasada durante la II Guerra Mundial, pero a día de hoy nadie se atrevería a decirlo. Blois tiene el encanto de una ciudad medieval moderna, llena de rincones y edificios mágicos.

A nosotros nos fascinó cruzar el puente sobre el Loira al atardecer, parecía que el fuego se apoderaba de la cuidad y convirtió el paseo por sus calle por toda una experiencia viajera. Nos encantó además ver esa luz reflejada en sus más conocidos edificios, como la Catedral, su palacio o la casa de la magia.

Y es que hablar de Blois es hablar de magia, la magia del mago Robert Houdini (el original) que nació y vivió en Blois y que hizo subir al espectáculo de la magia un escalón más convirtiéndolo en una forma de arte.

Cualquier viajero que pase por Blois afirmará que es una de las ciudades con más encanto de la zona y es ideal para hacer noche o comer bien, ya que su oferta viajera es muy grande.

Y con este recuerdo de Blois nos despedimos, con esa luz mágica del crepúsculo que inunda la ciudad de un color rojizo y que se refleja en el Loira en un espectáculo brutal. Tan solo por esta imagen mereció la pena venir aquí, así hoy podemos decir que Blois se ve bien!

Guía de Blois

Guía de Blois

About Marcos

Musico, viajero y entusiasta
Tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *