Guía de la COSTA BELGA

En esta guía de la Costa Belga de www.elmundosevebien.com vano a dar un recorrido por la preciosa costa belga, llena de historia, playas idílicas y  pequeños tesoros para el viajero. ¡La Costa Belga se ve bien! 

Bélgica tiene solo 66 kilómetros de costa, pero lo cierto es que están muy bien aprovechados. Casi toa la costa es de arena compacta y tiene una cosa realmente positiva: se ve atardecer, ya que el sol cae por todo el horizonte izquierdo de la costa.

Hay alguna zona de dunas, y como lugar destacado esta el parque natural de Het Zwin, una verdadera maravilla, donde la naturaleza se ha respetado bastante.

Por contra también casi toda la superficie de la costa está construida con gigantes edificios de hormigón, bastante sosos y con un turismo demasiado masificado, cosa que por otro lado es normal, debido a la gran población Belga y los pocos kilómetros de costa.

En esta entrada intentaremos hace un extenso resumen en dirección este a oeste de aquellos lugares de interés para el viajero. Es cierto que en cualquier ruta por Bélgica conviene pasa al menos un par de días para conocer un poco de todo lo que la Costa Belga nos ofrece.

Eso sí, antes de empezar con esta entrada, nos gustaría citar estas guías complementarias disponibles en este blog de Bélgica, que os ayudarán de decidir las posibles alternativas de viaje. ¡Bélgica se ve bien!

Gaviota sobre Ostende

Gaviota sobre Ostende

CONSEJOS PARA VIAJAR A LA COSTA BELGA

Una de las dificultades que tuvimos a la hora de planificar nuestro viaje por Bélgica, fue que como fuimos durante el mes de agosto, hubo algunos lugares que nos costó encontrar alojamiento a un precio razonable.

En concreto nosotros pasamos unos días en De Haan, ya que desde allí era sencillo moverse para conocer todos lo pueblos de alrededor. Nosotros no queríamos grandes lujos, y solo buscábamos un sitio cómodo y bien situado donde dormir, pero no fue sencillo. La primera recomendación es que vis queréis visitar la costa en época de buen tiempo, reservéis con antelación.

El segundo consejo es que os dejéis llevar por el espíritu de la costa. Menos Ostende que es una ciudad con más cosas interesantes que visitar, las demás ciudades no encontraremos mucho que ver, ya que en parte las Costa Belga fue arrasada en la II Guerra Mundial.

Con esto queremos decir que casi todo el turismo que viene a la costa, lo hace para pasar unos días tranquilos, con buen tiempo y a ser posible con suficiente calor para bañarse. Tampoco vienen a conocer todos los pueblos de la costa, ya que muchos son prácticamente idénticos.

El tercer consejo es que hay un tranvía que comunica de este a oeste todos las ciudades de la costa. Los tranvías se llaman De Kusttram y salen cada 15. tardan como unas 2 horas en cruzar la costa, y hay pases de 1, 3 y 5 días. Esto es ideal para ahorrarse parking (en casi todos las ciudades hay que pagar para aparcar y encima hay un límite máximo de horas).

Desde las paradas de tranvía, es posible ir a casi todos los sitios más típicos andando.

 

Muelle de Blankenberge

Muelle de Blankenberge

LUGARES DE INTERÉS

En esta entrada no tratamos de ser una enciclopedia absoluta con todos los lugares de interés de la costa. Estamos seguros que nos dejaremos muchos en el tintero, pero de lo que sí estamos seguros, es que valdrá como una toma de contacto para los viajeros que deseen pasar unos días por esta zona norte de Bélgica. Trataremos de dar nuestra opinión, y colgar las fotos más representativas.

Empezaremos la ruta desde el este, hacia el oeste. Ya que lo más normal que es lleguemos a la Costa desde Brujas o Bruselas y luego vayamos hacia el oeste, hasta donde nos apetezca, o según los días de estancia.

Las carreteras son muy buenas, es posible ir por la misma costa, respetando las velocidades máximas, o desviarnos al interior para tomar la autopista, que en menos de 1 hora nos llevará de este a oeste y viceversa.

Por otra parte, las partes más al este de la costa son los destinos más populares para el turismo holandés, mientras que la parte más al oeste se nota la influencia francesa, y aunque estemos en Flandes, casi todo el mundo nos hablarán en francés. En las fronteras (que ya no hay) hay una mezcla de nacionalidades.

Pero vayamos al grano, y comencemos el camino.

Camino Het Zwin

Camino Het Zwin

HET ZWIN

Uno de los lugares con más personalidad, donde se ha respetado el entorno natural de Mar del Norte y de la desembocadura del canal más grande de Bélgica.

Antiguamente este canal comunicaba a Brujas con el mar, pero tal y como contamos en la Guía de Brujas o en la guía de Amberes,  este canal se lleno de limo y cieno y bloqueó completamente la economía de Brujas desplazándola a su vecino Amberes.

Ahora estas marismas son una reserva natural de estanques, lagunas y fangales, llenos de lavanda de mar (zwinnebloem), de ahí su nombre.

 

Het Zwin

Conejo de Het Zwin

Este parque natural es una reserva de aves (cisnes, patos, gansos, búhos reales y cigüeñas), que hacen aquí una de sus paradas migratorias.

Estas lagunas son posibles verlas gratis, y conviene alquilar una bici para hacer el circuito circular de unos 3 kilómetros, y que llega hasta casi justo al extremo más al noroeste.

Luego de allí comienza el Het Zwin Nature Park, donde hay visitas guiadas. También es posible descargarse una audioguía en mp3, que escucharemos con nuestro móvil. Es conveniente también llevar calzado de agua, ya que muchas zonas están encharcadas.

 

Laguna de Het Zwin

Laguna de Het Zwin

A nosotros nos gustó mucho el paseo. lo hicimos andando y tardamos una hora y media aproximadamente. Hay parte que recorres una espesa vegetación, pero también ves costa, las lagunas y animales salvajes, como caballos y todo tipo de aves.

El icono de esta zona es un conejo, que tiene su propia estatua, hasta allí es posible ir a pie por el paseo marítimo y luego por el interior.

Nos cruzaremos eso sí, con muchos ciclistas, grandes y pequeños, ya que es una zona muy popular para pasear y hacer rutas. A muy pocos kilómetros está Knokke-Heist que es uno de los destinos más populares para gente de dinero en Bélgica y británicos. Muchos de los alojamientos son de lujo, aunqeu bastante anodinos.

Animales en Het Zwin

Animales en Het Zwin

ZEEBRUGGE

Esta ciudad es famosa por su inmenso puerto artificial construido entre 1895 y 1907. Este puerto es el punto más importante de la costa en cuanto al transporte marítimo se refiere. Aquí fue donde las tropas aliadas para tratar de frenar el avance alemán, hundieron barcos para hacelo impracticable durante la I Guerra Mundial.

Después en al II Guerra Mundial fue bombardeado, dejándolo inspirativo. En 1957 se reabrió y ahora es el punto de embarque de los ferrys con destino a Hull (inglaterra).

El atractivo principal de la ciudad es la zona del embarcadero. Hay un pequeño acuario y otras atracciones recreativas para niños. También se puede ver un submarino ruso atracado en el puerto. Por lo demás, Zeebrugge merece un paseo corto por este puerto, pero no encontraremos nada de especial importancia.

Submarino de Zeebrugge

Submarino de Zeebrugge

LISSEWEGE

Si vamos un poco al interior (unos 4 kilómetros de Zeebrugge) llegaremos a un encantador pueblecito, de casas residenciales y fachadas encaladas con una iglesia moderna de ladrillo.

Este pequeño pueblo es muy famoso por la calidad de sus restaurantes y sus tiendas y boutiques de lujo. Lissewege es el típico pueblo tranquilo residencial que aunque está lago separado del mar es un buen lugar para tener una segunda residencia, alejada del bullicio turístico de la costa.

En cuanto a la ciudad, tiene un parking gratuito a la entrada y en media hora de paseo lo recorreremos todo. La iglesia aunque moderna es acogedora, y es posible subir a la torre. Las esculturas de las manos del altar la verdad es que eran preciosas, no sabemos si se trata de una exposición temporal o están siempre allí.

 

Iglesia de Lissewege

Iglesia de Lissewege

BLANKENBERGE

Uno de los centros turísticos de costa de referencia de Bélgica. Es bastante grande y destaca por su particular muelle artificial que termina en una especie de nave espacial bastante chula.

Se llega al edificio caminando por una pasarela de madera de doble sentido. Allí aparte de un gran restaurante y alguna tienda, podemos visitar un popular simulador de tormentas. Nosotros no entramos, así que no podemos opinar, pero igual sí que puede ser una buena atracción si vais con niños.

También tienen un gran acuario llamado Sealife, el mayor de todo Bélgica. Cuesta unos 17€ para los adultos y 11€ para niños, aunque e posible encontrar ofertas de descuento. Mamíferos marinos y algunos toboganes, harán las delicias de los más pequeños.

 

Muelle de Blankenberge

Muelle de Blankenberge

Una cosa a tener en cuenta y que puede dar lugar confusión si leéis alguna guía antigua, es que en Blankenberge antiguamente había una exposición perenne de esculturas y castillos de arena, pero al menos cuando vinimos nosotros (verano de 2015) se la habían llevado a Ostende.

Por lo demás es una parada muy recomendable, al menos para ver el muelle, que es bastante representativo de la costa Belga, además hay muchísima oferta de restaurantes y alojamientos y también puede ser buena opción para hacer noche.

Un dato a tener en chante es que el agua está bastante fría, y a no ser que haga mucho calor, da respeto meterse. Es el auténtico Mar del Norte.

Blankenberge

Blankenberge

DE HAAN

Y otra de las ciudades costeras que nos encontramos si vamos desde Brujas es De Haan. Al igual que Blankenberge, es un sitio ideal para hacer base aquí y visitar todos los pueblos de la costa, ya que está basan bien situado y no es tan grande como Ostende.

Esto hace que pasear por la noche por el paseo se un verdadero reguero de paz. El paseo marítimo no es muy grande y en media hora lo recorreremos. A partir del final del paseo podemos seguir por un camino de arena en cualquiera de las dos direcciones este u oeste.

Nosotros hicimos noche aquí y nos pareció un lugar encantador. Los edificios están muy bien construidos, y no hay bloques de hormigón gigantes como en Ostende o en Blankenberge.

Casa de De Haan

Casa de De Haan

De Haan y en concreto toda esta zona de la costa Belga es muy popular para hacer surf y cualquiera de sus variedades. Las playas son inmensas, las olas son bastante grandes y nadie se molesta, ni bañistas ni surferos porque las zonas están muy bien delimitadas.

Otra de las cosas que nos encantó de De Haan, es que hay muchas actividades durante todo el verano. Nosotros asistimos a un par de conciertos en el parque de la ciudad y se veía mucha animación.

Además probamos unos de los mejores gofres del viaje en la franquicia de Australian. Eran recientes (los hacen al momento) y con el chocolate en su punto. El top 1 del viaje. De todas formas os recomendamos leer la guía gastronómica de Bélgica, donde contamos más detalle de este gofre perfecto.

 Guía gastronómica de Bélgica

Playa de De Haan

Playa de De Haan

OSTENDE

Sin duda, es el gran punto central de referencia de la Costa Belga. Ostente por situación y por ofertas, es una de la localidades preferidas para los viajeros para pasar allí sus vacaciones.

Además está salpicada de historia, lo que la hace interesante en los días que el clima no acompaña. Destaca su puerto, el Fuerte de Napoleón y el memorial de Leopoldo II.

Pero no solo eso, además tiene uno de los parques urbanos más bonitos de las ciudades de la costa y hasta un Casino, para tentar a la suerte.

Si queréis saber más de esta localidad, pinchad en este enlace para ver la Guía de Ostende anexa a este post.

Guía de Ostende

http://www.elmundosevebien.com/guia-de-ostende

Faro de Ostende

Faro de Ostende

DOMEIN RAVERSJIDE

Y lo mismo decimos de este reducto intacto de la II Guerra Mundial. Todo un pedazo de historia, que fascinará al curioso viajero. Se trata de un Búnker defensivo utlizado por los nazis en la II Guerra Mundial, como batería antiaérea.

Se necesitan al menos una hora y media para rocorrerlo y ver todas las salas, en las que permanecen intactos uniformes, muebles, y armas de los alemanes.

Si queréis más info de este lugar, en la guía de Ostende del blog también hablamos de nuestra visita. La verdad, es que nos gustó bastante, fue muy entretenida.

Cañones Atlantikwall

Cañones Atlantikwall

NIEWPOORT

Actualamente Niewpoort es el principal puerto deportivo de la costa belga, pero hace años fue un lugar muy importante en la I Guerra Mundial.

Aquí los partisanos frenaron a las tropas alemanas abriendo la esclusa del canal de Noordvaart, inundando los campos donde estaba localizado el frente de guerra.

En cuanto a la ciudad, quedó prácticamente arrasada tras los bombardeos de 1920. El ayuntamiento que era de 1280, y la plaza mayor medieval se reconstruyeron. Se nota que son edificaciones nuevas pero no dejan de ser bonitas.

La catedral también se nota que es de construcción moderna pero tiene su encanto. Niewpoort es una ciudad muy tranquila y no tiene esa marea de turismo playero que tiene Ostende o De Haan.

Niewport

Niewpoort

Y slaiendo un poco de la ciudad, están las exclusas de las que hablamos. Se sitúan en el extremo noroeste de la ciudad, y cerca hay muchos monumentos dedicados a los soldados caídos en la I Guerra Mundial.

Se ven pocos turistas internacionales (menos franceses claro). Los belgas que veranean aquí, lo hacen por las actividades marítimas deportivas, y buscando un ambiente más tranquilo.

En el nuevo puerto se ofertan muchos cruceros que incluyen cena y con los que visitamos la desembocadora del río. Un romántico paseo, ideal para hacerlo al atardecer.

Iglesia de Niewport

Iglesia de Niewport

OOSTDUINKERKE

Es uno d elos pueblos de la costa belga, más típicos. Su estampa clásica es la de los pescadores de gambas que van (iban) en caballo por la playa, arrastrando sus redes trinagulares.

Actualmente los pescadores ya no pescan así, pero si lo representan para delicia d elos turistas, sobre todo en periodo estival, o durante su fiesta típica de la gamba (la garnaalfest.

También hay un museo de la pesca, donde es posible ver uan casa de pescadores de 1930. Por lo demás, la ciudad es muy parecida a De Haan u Ostende, edificios de apartamentos alto, muchas tiendas y muchos más restaurantes.

Oostduinkerke

Oostduinkerke

DE PANNE

De Panne es otro pueblecito costero de pescadores que después d ela II Guerra Mundial empezó a aflorar como destino turístico.

Históricamente tiene importancia porque fue aquí donde Leopoldo I pisó por primera vez territorio belga. Este hecho se conmemora con una estatua gigante enmarcada a las afueras de la ciudad.

También tuvo su importancia histórica, ya que por sus dunas huyeron gran parte del ejercito británico durante la guerra. Actualmente hay pocas zonas de dunas ya, y las que quedan sson ahora reservas de aves migratorias.

Atardecer en De Panne

Atardecer en De Panne

VEURNE

Y finalizando nuestro recorrido por la Costa Belga, llegamos a un pueblo de interior que aunque no tiene costa, es bastante recomendable de visitar. Los tejados de sus Grotte Markt y los capeiteles merecen la pena.

Tiene también un Belfort de 1628, no como el de Brujas o Gante pero que también es Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Por otro lado están las iglesias de St-Niklaaskerk con su torre del siglo XIII y la iglesia de St-Walburgakerk que es la principal de Veurne. Su estructura de contrafuertes y estrechos capiteles guarda las reliquias del cráneo de Santa Walburga y un fragmento de madera (no se puede ver) de la cruz de Jesús.

Por lo demás Veurne fue el punto final de nuestro recorrido por la Costa Belga, una zona muy interesante, y que ofrece historia, monumentos y sobre todo descanso, playa  y atardeceres mágicos.

 

Iglesia de Veurne

Iglesia de Veurne

 

CONCLUSIÓN VIAJERA

Personalmente ya conocía Bélgica, hace años hicimos con unas amigos una ruta por las grandes perlas de Flandes. Fue un viaje muy divertido aunque era más turista que viajero por esa época, viajaba por estar con amigos, no atendía mucho al entorno.

Por eso me apetecía mucho conocer la costa, ya que por degracia vivo demasiado lejos del mar, y verlo de vez en cuando es casi una necesidad. Tampoco importa bañarse o no, simplemente con ver el horizonte ya uno sacia el mono.

Evidentemente Bélgica no es Sudáfrica o la Costa Oeste de USA, más que nada por la extensión, pero sí es cierto que tiene verdaderos paraísos costeros.

Además el turismo, digamos de sombrilla, está bastante localizado en las grandes poblaciones, mientras que en cuanto uno se aleja del epicentro fácilmente descubre verdaderos paraísos.

Y luego está el gran tesoro del parque Natural de Het Zwin, un reducto de aves migratorias, que tiene un agradable paseo por uno de los parajes más limpios y salvajes de Bélgica.

Suelo de Het Zween

Suelo de Het Zwin

Además la costa belga es el complemento ideal para el turismo de grandes ciudades como Gantes, Brujas, Amberes, que en momentos puede ser monótono, no por falta de belleza, sino por la repetición de los monumentos (Belfort, catedral, ayuntamiento, etc.)

Luego está lo que cada uno quiera. Para los deportes marítimos incluyendo surf, vela, kitesurf, etc. Bélgica es un verdadero paraíso, hay mucho nivel, mucho espacio y precios razonables, eso sí el agua está muy fría.

Y esta recomendación también vale para los bañistas, hay que ser muy valientes para meterse en el Mar del Norte.

También esta que el clima acompañe para la hora de meterse en el agua. Sino, siempre está la opción de pasear por los paseos marítimos, o caminar descalzos por la interminables playas de arena.

Y es que nunca menos de 70 kilómetros de costa dieron para tanto, playas gigantes de arena de calidad, hacen que sea el principal destino turístico para los belgas, franceses, holandeses y alemanes.

Nos quedamos de este viaje con el horizonte interminable de las playas, con las aves de Het Zwin y con esa marcha menos de velocidad que se pone automáticamente en cuanto uno ve por primera vez el mar en Bélgica.

Y también nos quedamos con esos pueblos que no son costeros pero que tienen ese encanto único de Flandes, que ha sabido sobrevivir a la destrucción más absoluta de la guerra, y que han logrado sacar de las cenizas sus cimientos.

Nos quedamos con los largos atardeceres y el oleaje agresivo de un mar que ha sido escenario de cientos de batallas. Ahora y como después de la tempestad llega la calma, los viajeros solo vemos paz y tranquilidad.

Una suerte haber pasado unos días allí conociendo esta zona y reviviendo en parte esas batallas para intentar ganar la guerra de nuestros errores como humanos. Poco queda ya de eso tiempo no tan lejanos, quizás por eso conviene más mantenerlo presente de vez en cuando.

Pero la vida sigue, y en concreto si hablamos de vida, la costa belga es un luggar lleno de monumentos, servicios y vida. Por eso podemos decir que la Costa Belga se ve bien.

Pájaro sobre la Costa Belga

Pájaro sobre la costa Belga

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

3 Respuestas a Guía de la COSTA BELGA

  1. Pingback: Guía de BÉLGICA (en una semana)

  2. Pingback: Guía de BRUSELAS - www.elmundosevebien.com

  3. Pingback: Guía de OSTENDE - www.elmundosevebien.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.