Guía de LAS HOCES DEL DURATÓN

El Parque Natural de las Hoces del Duratón en la provincia de Segovia, es un lugar ideal para hacer una escapada inolvidable. Nosotros habíamos oído hablar mucho de este sitio y teníamos muchas ganas de pasar unos días allí.

En esta guía de las Hoces del Duratón os vamos a contar nuestra experiencia y lo que hicimos por si acaso alguno se anima.

 

Las Hoces del Duratón

Las Hoces del Duratón

 

EL ENTORNO Y ALGUNOS DATOS

El Parque Natural de las Hoces del Río Duratón es un paraje protegido que comprende el entorno de las hoces que este río tiene en su tramo medio. Estas hoces han sido excavadas por el río en una zona de roca caliza entre las localidades de Sepúlveda y Burgomillodo (anejo de Carrascal del Río), al noroeste de la provincia de Segovia.

Este paraje, fue declarado Parque natural el 27 de junio de 1989, integrándose con los espacios protegidos de esa comunidad, declaración hecha en atención a la importancia de sus ecosistemas naturales y valores paisajísticos.

La colonia de buitres leonados establecida en el área protegida está considerada como la mayor de Europa, tanto por su número, como por su nivel reproductivo. Esta colonia se ha convertido en uno de los principales atractivos del parque. Wikipedia

Mapa de las hoces que he robado de la Wikipedia

Mapa de las hoces que he robado de la Wikipedia

RECOMENDACIONES GENERALES

Lo primero de todo y a no ser que ya se tenga claro lo que hacer, es ir a la Casa del Parque en Sepúlveda. Allí nos darán toda la información referente al parque, mapas, rutas y sobre todo los permisos necesarios para andar por el parque si nuestra visita es en época de cría (del 1 de enero al 31 de julio).

En segundo lugar es importante decir que nosotros solo hicimos una noche allí. Lo recomendable hubiera sido quedarnos dos noches, pero es lo que tiene la crisis. De todas formas haciendo una noche (con dos días) también se puede visitar muchas cosas.

Para dormir hay muchas opciones. Desde camping, hasta hoteles rurales, pasando por bungalows, para muchas personas. En internet podréis encontrar mucha información al respecto. No queremos condicionaros.

Nosotros utilizamos un Smart Box que nos regalaron hace tiempo, e hicimos noche en Posada del Duratón en Sebúlcor. Nuestra estancia fue correcta y de localización perfecta para lo que buscábamos. La habitación estaba muy bien decorada, aunque quizás para mi gusto algo recargada, pero el desayuno y el trato fueron muy buenos.

También cenamos allí, unos platos muy ricos y elaborados, con postre y buen vino ribera del Duero por unos 60 €.

Una nota aclaratoria pero que me apetece comentar es que vimos algo de diferencia entre el precio de la Smart Box y el de la noche en esa Posada. La verdad es que este tipo de regalos tan de moda últimamente son muy prácticos y socorridos, pero por lo que vimos sale mejor la reserva directa.

Otra cosa a tener muy en cuenta es la época del viaje. Como comentaremos más adelante, fuimos a finales de febrero y aunque hizo un fin de semana primaveral, quizás hubiera sido más recomendable visitar la zona a partir de la primavera, o cuando el tiempo fuera más cálido. Este pequeño detalle para las canoas de las que hablaremos después, es una cosa a tener muy en cuenta.

Invierno en las hoces del Duratón

Invierno en las hoces del Duratón

RUTAS PARA HACER

Una opción muy recomendable para hacer algo de deporte en este viaje son las rutas. No es necesario estar en un forma física increíble. Aquí es a gusto del consumidor, se anda lo que se quiera. Las hoces tienen muchas rutas y en su mayoría son de perfil medio-bajo, que discurren por la ribera del río o por algunos miradores.

Estas son las sendas más conocidas:

Roca Caliza conquense

Roca Caliza conquense

Senda de los Dos Ríos.

Es una senda circular que realiza un recorrido que permite ver el cañón del Duratón y buena parte del patrimonio de Sepúlveda. Tiene una dificultad calificada como de “fácil-media” y el tiempo de recorrido está estimado en 1:30 horas.

Los farallones del meandro abandonado

Los farallones del meandro abandonado

Senda del puente de Talcano al puente de Villaseca.

Esta senda es la que hicimos nosotros, y transita casi en su totalidad por el borde del río. Permite realizar un recorrido por la mitad oriental del cañón en el que se aprecia el paisaje, la fauna y la flora. Dada su ubicación dentro del área de especial protección se precisa un permiso para transitar por ella desde el 1 de enero al 31 de julio. Tiene una dificultad calificada como de “fácil-media” y el tiempo de recorrido de ida está estimado en 3 horas a pie. Se puede realizar también en bicicleta.

Nosotros la hicimos en unas 5 horas con parada para comer incluida. Sí es cierto que al ser la ruta de ida y vuelta, la segunda parte se hace menos vistosa y además como ya vas cansado se disfruta menos. Aun así fue un paseo muy divertido y agradable. Y para los amantes de la naturaleza es un gustazo.

Senda de los dos puentes, así 12 Km.

Senda de los dos puentes, así 12 Km.

Senda de la Molinilla.

Esta senda se adentra en el bosque de ribera por la orilla del río partiendo del puente de Villaseca por la orilla derecha. Su dificultad está calificada como de “muy fácil” y se estima un tiempo de recorrido medio de 45 minutos entre ida y vuelta.  Se pueden ver tres cuevas, la del Cura, la cueva del Santero y la de Cuarcimalo o la de la Parra, que han venido siendo utilizadas para guarecer los rebaños. El recorrido finaliza en la presa de la Molinilla.

La cueva de los siete altares esta justo en el puente de Villaseca, así que también se puede ver si se hace la ruta de los dos puentes.

Camino a San Frutos.

Sin duda alguna, este es uno de los lugares más famosos del parque. Parte del aparcamiento de San Frutos y llega la ermita. Se recorre en escasos 15 minuto. Al aparcamiento se llega desde Villaseca por un camino de tierra muy bien indicado. Las vistas son relamente espectaculares, quizás las mejores de todo el parque.

Ermita de San Frutos, hermano de Santa Engracia

Ermita de San Frutos, hermano de Santa Engracia

Senda de la Vega.

Sendero que linda con el límite noroeste del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón. Es de dificultad “baja” y tiene una duración estimada de 4 horas a pie ida y vuelta. Discurre paralelo al río Duratón, entre la Presa de Burgomillodo y el Área Recreativa de Carrascal del Río. Durante la misma se puede observar una gran variedad de flora y fauna asociada al bosque de ribera y al pinar que se asienta sobre suelos arenosos.

 

Miradores

Entre medias de estas rutas, podremos encontrar muchos miradores. Los más conocidos a parte del de la Ermita de San Frutos son:

* Mirador de la Virgen de la Peña, en Sepúlveda, junto a la iglesia de la Virgen de la Peña.

* Mirador del Meandro abandonado, en la carretera al Villar de Sobrepeña.

* Mirador del Postigo de la Perejilera, cerca de la villa de Sepúlveda.

* Mirador del Portillo, con vistas al Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.

* Mirador del Paso de la Glorieta, cerca de Sepúlveda.

Marco incomparable de San Frutos

Marco incomparable de San Frutos

COSAS PARA HACER

Pero a parte del senderismo, hay otras  actividades con las que ganarse el buen yantar.

Rutas a caballo por las hoces.

Una muy típica es la de la ruta a caballo. Esta actividad tiene sus pros (no hay que remar) y sus contras (no conoces las hoces tan en profundidad). Nosotros no la hicimos aunque sí tenemos amigos que la han hecho.

Rutas en Piragua por las Hoces del Duratón.

Quizás esta actividad sea la más famosa y típica. Nosotros la recomendamos 100%, porque sin duda es así como se consiguen las mejores vistas de las hoces, a parte de convivir con las aves y la flora del lugar alejados de toda distracción.

Nosotros lo hicimos con Hoces del Duratón S.L, (teléfono 921 522 150). Ya sabéis que nosotros no nos casamos con nadie, pero recomendamos algo cuando lo creemos oportuno, y este es el caso salimos muy contentos del trato.

Canoas y piraguas con motor ecológico

Canoas y piraguas con motor ecológico

Tuvimos la suerte de hacerlo casi cuando empezaban a abrir la temporada (finales de febrero), esto como dijimos antes tuvo cosas buenas y malas.

Las malas que hacía frío y por momentos mucho viento (cuando salía el sol se estaba bien), y esto significó que nos cansamos más de la cuenta por remar con el viento en contra, a parte de las caras que pusimos cuando nos mojamos.

La buena es que vimos las hoces nosotros solos (con el guía) y eso no tiene precio. En verano eso debe ser peor que la puerta del Sol en Nochevieja, y aunque bañarse allí en verano debe ser un placer, seguro que pierde algo de encanto.

La actividad nos costó 35€ por unas tres horas en total, pero sin duda es muy recomendable hacerlo, merece la pena. Eso sí avisamos que las piraguas pueden provocar más de un divorcio. Afortunadamente nosotros sobrevivimos, aunque tuvimos momentos complicados de ir a la deriva hacia el irresistible abrazo de las rocas.

Cueva de lso 7 altares

Cueva de lso 7 altares

Ver buitres leonados.

Aunque esto se puede hacer siguendo las rutas o con cualquier otra actividad. Ver a los buitres buscando las corrientes térmicas, debe ser considerado como un espectáculo por sí mismo.

Con casi 600 parejas en un parque relativamente pequeño en extensión, las hoces son toda una reserva de los buitres leonados. Casi desde cualquier punto de la zona podréis ver el vuelo majestuoso de unos animales que hipnotizan.

No creo que haya que decir que en todo el Parque debe imponerse un respeto por toda la flora y fauna, y eso incluye evitar dar gritos, tirar basura, y en general cualquier típica cosa que tanto nos gusta hacer a los humanos cuando se nos saca de nuestro entorno.

El Buitre leonado posando a su manera

El Buitre leonado posando a su manera

Reponerse comiendo

Entre los platos típicos de la zona está el cordero. Dicen que la alimentación del animal a base de plantas aromáticas (tomillo, espliego, etc.) hacen que los corderos de la zona tengan un sabor único. En Sepúlveda encontraréis muchos asadores, que sirven este plato.

Nosotros recomendamos si tenéis oportunidad probar la “turma” o criadilla rosada (Rhizopogon roseolus). Es un hongo subterráneo parecido a la trufa y que se prepara normalmente en forma de revuelto. Delicioso.

Cruz de san Frutos

Cruz de san Frutos

CONCLUSIONES

Si queréis pasar un fin de semana de relax mezclado en su justa medida con una buena dosis de actividad física y gastronómica, no dudéis poner un círculo en el mapa de las hoces del Duratón.

Descubriréis en medio de la meseta castellana un oasis lleno de historia y belleza.  Donde la naturaleza a lo largo de los siglos ha esculpido en la tierra, un dibujo sinuoso de agua y luz, en el que aun se puede respirar el mismo aire que se respiraba en el paleolítico, en la edad de bronce y en la reconquista.

El mismo aire que respiran las nutrias, las águilas y los buitres leonados y que hace de este lugar un destino muy recomendable.

Las Hoces del Duratón desde arriba

Las Hoces del Duratón desde arriba

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

About Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.