Guía de RUMANÍA

En esta Guía de Rumanía (en una semana) queremos contar lo que fue nuestro viaje por ese gran país durante la Semana Santa de 2013. ¡Rumanía se ve bien!

Como siempre y en este tipo de posts tan extensos y populares, no queremos (ni podemos) hacer que esto se convierta en una referencia universal para el viajero, así que simplemente este es el viaje por el que nosotros optamos después de consultar muchos foros, guías y muchos artículos de viajeros como este.

En principio deberíamos empezar por las razones de nuestro viaje y porqué elegimos este destino. Sinceramente nuestra idea de Rumanía antes del viaje era una rara mezcla entre los paisajes de castillos nevados de las pelis de vampiros de los 60 y las breves conversaciones con conocidos rumanos residentes en España, o sea prácticamente nada.

Por eso quizás nos atrajo este viaje, para romper prejuicios, conocer un poco de su historia y para buscar algo de aventura, a parte que además Rumanía es todavía un país muy barato para viajar.

Por tanto después de esta breve explicación vamos a intentar organizar el post de una forma fácil para que alguien que esté interesado en hacer este mismo viaje le pueda ser de ayuda. Para ello y visto que los post de viajes son sin duda alguna los más visitados del blog, utilizaremos la misma estructura de siempre.

Guía de Rumanía en una semana

Guía de Rumanía en una semana

GUÍA DE RUMANÍA (en una semana) GRATIS EN PDF

Nos encanta viajar, compartir y recordar nuestras experiencias y encima poder ayudar a los futuros viajeros. Este fue el origen del blog y así intentaremos seguir. Por eso y con el fin de compartir libremente experiencias viajeras, aquí os dejamos un link para descargaros la guía de Rumanía de www.elmundosevebien.com en PDF, totalmente gratis.

Es cierto que nos encantaría hacer este blog sostenible y poder generando más y mejores contenidos, pero  lo único que os pedimos es que nos acompañéis en las redes sociales (Facebook, Instagram o Youtube) y que nos ayudéis a dar a conocer el blog, entre vuestros amigos y familia. ¡Con vosotros el mundo se verá mejor!

Aunque por supuesto, sí alguien quiere colaborar, aunque sea con un aporte testimonial, puede hacerlo a través de nuestro paypal info@elmundosevebien.com. Os estaremos muy agradecidos y haréis que este pequeño proyecto viajero siga creciendo.

DESCARGAR GRATIS LA GUÍA DE RUMANÍA EN PDF EL MUNDO SE VE BIEN


Todas las guías y fotos de este blog son para usos personales y nunca podrán ser utilizadas para empresas o publicaciones ajenas. Tanto las fotos como el texto están sujetos a licencias de autor.

PARTE 1.- PLANIFICACIÓN DE LA RUTA

Planificar la ruta de este viaje nos llevó bastante tiempo. Es cierto que en una semana queríamos ver todo el país y eso es imposible. Además aunque suene a excusa, las carreteras allí hacen que las distancias se multipliquen por cinco. Había varias opciones de vuelos aunque al final nos decantamos por volar a Bucarest que es el epicentro más lógico de cualquier ruta, ya sea la clásica de Transilvania o la que hicimos nosotros que incluía tambien el norte.

Si os parece primero vamos a empezar por explicar cual fue el itinerario que nosotros hicimos y después daremos una opinión personal del mismo y alternativas para otros viajes posibles en función del tipo de viaje que se quiera hacer.

DÍA 1.- Llegada a Rumanía (Bucarest). Cena y a dormir.

DÍA 2.- Visita breve por la ciudad. Parlamento y alrededores. Salida de Bucarest. Lago Snagov. Pioesti. Castillo de Peles. Paseo y cena en Brasov.

DÍA 3.- Paseo por Brasov (plaza, torres blanca y negra). Castillo de Bran. Fortaleza de Rasnov. Cueva de Rasnov. Carretera hasta Bacau.

DÍA 4.- Salida de Bacau. Piatra Neamt. Acantilado de Bicaz. Monasterio de Neamt. Monasterio de Dragomina. Noche en Suceava. Nevadón.

DÍA 5.- Encontrar entre la nieve el coche en el parking. Quitar la tonelada de nieve del coche. Iglesias pintadas de Voronet. Atravesar los Cárpatos. Ser rescatados del Pietrosul. Iglesias de madera Barsana. Val d´Izei. Noche en Baia Mare.

DÍA 6.- Más iglesias de madera y fortificadas de Maramures. Cluj.

DÍA 7.- Desayuno en Cluj. Targu Mures. Ciudadela de Sighisoara. Atardecern en Sibiu. Caches y cena.

DÍA 8.- Amago de atravesar la Transfagarasa (solo abierta en verano), Teleférico de Balea Lac. Hotel de hielo. Volver a Sibiu. Curtea de Arges. Ruinas de Poienari. Cena de despedida y noche en Bucarest.

DÍA 9.- Vuelta a casa.

La verdad es que leído así yo ya estoy cansado solo de recordar la paliza de kilómetros que hicimos y sitios que vimos. Realmente y a toro pasado en una semana este viaje (la ruta que nosotros hicimos) fue bastante exigente más que nada por el estado de las carreteras (casi todas estaban nevadas).

Además es cierto que las carreteras de Rumanía (y Rumanía en general) no está preparadas para este tipo de viajes turísticos ya sea por los baches criminales, por la mala señalización o por que las carreteras nacionales atraviesan muchos poblados, hacer más de 300km en un día resulta casi excesivo. Sin embargo la paciencia y dejarse llevar por la aventura fue también la recompensa.

Más o menos está fue la ruta inicial que teníamos, los circulitos negros son sitios destacados que visitaríamos y las marcas verdes dónde haríamos noche.

Ruta viaje por Rumanía 2013

Ruta viaje por Rumanía 2013

Visto este plan ahora hay cosas que no pudimos completar de la ruta inicial porque cuando estuvimos nosotros (Semana Santa 2013) coincidió con algunos días de ola de frío y nieve que venía desde Ucrania lo que nos dificultó mucho sobre todo en el norte de la ruta. Bistrita, el cementerio de Sapanta  o Targoviste, por ejemplo, lo tuvimos que dejar para el siguiente viaje.

Como recomendación para los futuros viajeros, si es cierto que en las primeras visitas a Rumanía y en épocas de frío y/o nevadas una opción más real y razonable (opinión personal por nuestra experiencia) es hacer la ruta solo por el sur (zona de Transilvania), de esa forma veremos lo más típico y turístico de Rumanía y ahorraremos mucho tiempo de desplazamientos, kilómetros y gasolina aunque también nos perderemos Maramures y Bucovina y con ello las únicas iglesias de madera, fortificadas y pintadas, así como la Rumanía más rural que también tiene mucho encanto. Por eso solo son consejos, la decisión final la dejamos en vuestras manos.

PARTE 2.- CONSEJOS PARA VIAJAR A RUMANÍA

TRÁMITES

Desde el 1 de enero de 2007 Bulgaria y Rumanía son países de la UE, aunque de momento están fuera de la zona Euro y mantienen su  moneda. Por tanto si eres ciudadano de la UE viajar a Rumanía no te supondrá ningún trámite o visado especial. La OMS recomienda algunas vacunas pero a nivel práctico es posible viajar a Rumanía sin preparación previa.

MONEDA E IDIOMA

La moneda rumana es el RON o también llamado “Leu Rumano”, ambos términos se utilizan indistintamente. No confundir con la bebida alcohólica, allí son más de Vodka y licor de ciruela. En 2016 el cambio con respecto al €uro era de:

1 RON = 0,22 €UROS

1€URO = 4,5 RONES

Como ya hemos comprobado en otros viajes. El mejor cambio se obtiene al pagar directamente con la tarjeta de crédito. Ya que realizan el cambio sobre las tasas de conversión oficiales y actualizadas.

Después otra opción es sacar dinero de un cajero justo al llegar al aeropuerto (solo cobran unos 2 € de comisión) y por último lo que siempre sale peor es cambiar de Euros a Rones ya sea en los aeropuertos como en las ciudades de destino, ya que la comisión aplicada es bastante alta y muy variable.

En cuanto al idioma, en inglés es perfectamente posible moverse a través del país incluso en sus pueblos más recónditos. Otra demostración clara que España aunque poco a poco está mejorando seguimos a la cola en estos temas. Sin embargo como buenos viajeros siempre es conveniente a la par que práctico conocer un breve vocabulario que nos ayude a relacionarnos mejor con el entorno y sus habitantes. Veremos un selección de algunas palabras muy utilizadas:

Soy español = Sunt spaniol

No hablo Rumano = Nu vorbesc romaneste

Buenos días = Buna ziua


Buenas tardes = Buna seara


Adios = La revedere

Cómo esta Vd? = Ce mai faceti ?


Hasta mañana = Pe maine


Por favor = Va rog

La oficina de recepción = Receptia


El bar = Barul


La habitación = Camera


La cama = Patul


Dónde está el baño? = Unde este baia ?


La calle = Strada


La plaza = Piata


La Iglesia = Biserica


El restaurante = Restaurantul


La tienda = Magazinul


Cuánto le debo? = Cat costa o cat va datorez ?


Por favor la cuenta = Nota va rog


Muchas gracias = Multumesc mult

TRANSPORTE

En cuanto a los vuelos, dado que Rumanía está a muchos kilómetros de distancia (casi 4 horas de vuelo) el vuelo no resulta muy económico aunque es muy posible encontrar buenas ofertas en compañías de bajo coste. Otra desventaja es que algunos vuelos salen o llegan a horas un poco extrañas (2:00am) y dificulta un poco la organización del viaje. De todas formas hay vuelos regulares a Cluj y Bucarest, hay que saber buscar y reservar con tiempo.

Nosotros volamos con Tarom en vuelo directo a Bucarest y sin ningún problema, había vuelos más baratos pero elegimos esta compañía por comodidad y por cuadrar mejor los horarios.

mapa rumanía

Mapa Rumanía

Por carretera sin duda el transporte en Rumanía es un acto de fe. Este tipo de viajes de muchos kilómetros sería casi imposible hacerlos en transporte público, pero casi también lo es hacerlo en turismo. El nivel de las carreteras deja mucho que desear y aunque la entrada en la UE les ha servido para incluso hacer autovías en algunos trozos, el resto prácticamente en España son pistas comarcales con unos baches que caben hasta coches enteros. Por no hablar de los carros de caballos tan presentes en las carreteras como los propios coches, y los perros callejeros que cruzan autovías. Lo dicho conducir en Rumanía sin duda es toda una aventura.

Nosotros alquilamos un coche en el mismo aeropuerto con el que hicimos toda la ruta. El coche respondió muy bien aunque no vamos a recomendar la empresa con la que lo hicimos ya que tuvimos un pequeño problema en la entrega del vehículo. Al recogerlo, nos dijeron un parking donde debíamos devolverlo y al llegar allí, no nos dejaban pasar al mismo parking aunque les enseñamos todos los papeles.

Tuvimos que llamar para que lo vinieran a recogerlo en medio de la calle. Un detalle que sí que representa algo la idiosincrasia rumana amable y servicial pero caótica a veces.

Por lo demás como hemos dicho antes conducir por Rumanía no es algo relajante por mucho que el paisaje lo merezca, siempre hay que estar muy atentos ya que la conducción en Rumanía es bastante agresiva y a veces imprudente, así que cuidadín.

El nuevo modelo de Dacia Logan ecológico (Foto R)

El nuevo modelo de Dacia Logan ecológico (Foto R)

AVISOS Y MULTAS

Rumanía en contra de lo que los esterotipos es un país seguro, nosotros no tuvimos ningún problema de ese tipo. La gente es muy servicial y amable aunque a veces parezca algo seca en el trato. En varias ocasiones descubrimos la hospitalidad rumana incluso en poblados perdidos en los que a veces terminamos atrapados intentando buscar alguna iglesia perdida. En ningún momento tuvimos la sensación de peligro aunque también nosotros somos cautos y por desgracia lo más valioso de nuestras maletas son las mismas maletas y son del todo a cien.

Sin embargo es cierto que Rumanía para un turista de momento es un país aun por adecentar. Las indicaciones de los sitios turísticos, oficinas de turismo, así como mapas y desviaciones son prácticamente invisibles. La sensación que tuvimos nosotros es que el turismo es algo que no se terminan de creer, y aunque tengan bastantes cosas que merecen ser enseñadas, todavía no se creen que el turismo pueda ser una potencial fuente de ingresos para el país.

A día de hoy por ejemplo encontraremos muchísimos perros callejeros abandonados por las ciudades, inofensivos pero que intentarán presionaros con sus carillas de pena y hambre para que compartáis el bocata. Da pena verles abandonados la verdad.

Otro capítulo que vivimos en propias carnes y que merece la pena contar para advertir a futuros viajeros, fue un recuerdo que nos ofreció un policía local en forma de multa. En Rumanía los pueblos tienen una disposición diferente a España y se expanden a lo largo de la carretera aprovechando las líneas eléctricas paralelas a la carretera. Al atravesar estos poblados y aunque sean carreteras nacionales tienen la limitación es de 50 km/h, velocidad que NADIE respeta e incluso además ellos utilizan para adelantar.

Pues bien en estos puntos estratégicos así como al bajar de carreteras de montaña con curvas cerradas es muy probable encontrarse a policías esperando que alguien caiga en la trampa, mayormente si eres turista y lo decimos por observación y conocimiento de causa.

Bueno pues el caso es que a nosotros nos pusieron una multa por ir a 65km/h en una carretera nacional irrealmente limitada a 50km/h de unos 30€ (15o Leu). Todas las multas son injustas pero esta sin duda lo fue porque ni hubo foto ni nada, solo la aguda vista de un policía. Era una zona en la que es materialmente imposible ir a 50km/h, aunque es cierto que íbamos a sesenta y algo, pero al igual que TODOS los demás coches. Sin duda el amable y simpático policía (lo cortés no quita lo valiente) quiso sacarse para una cena con su primo. Mi primera multa de velocidad después de más de 15 años de carnet.

A partir de ese día y durante el resto de la ruta respetamos al máximo las limitaciones y no os quiero ni contar las pitadas, ráfagas de luces e insultos que recibimos por ir tan lentos. No quiero que suene a despecho pero aunque económicamente no fue más que una anécdota con el tiempo graciosa, creo que este tipo de cosas muestran la realidad de un país que en vez de centrar sus recursos en arreglar carreteras realmente añejas y peligrosas, dedican a tratar de hacer caja con limitaciones irreales y también peligrosas por los adelantamientos (de camiones a turismo en poblado por ejemplo) que hacen provocar.

Por ello hay que estar muy atentos a las carreteras ya que los conductores cuando ven a policías en estas zonas te avisan con ráfagas de luces, sin duda este tipo de multas deben ser muy comunes y forman parte del día a día de las carreteras rumanas.

Recuerdo en forma de multa rumana

Recuerdo en forma de multa rumana

HORARIOS

Al estar tan al este de europa es muy importante conocer las horas de luz en la época en la que viajemos, esto nos ayudará a planear nuestras jornadas ya que puede anochecer y amaneces muy pronto. Por tanto el horario de comidas y cenas sigue el patrón europeo. Almuerzo a  las 13:00 y cena entre 7:00 y 22:00 como muy tarde.  Por supuesto fast food y tiendas pequeñas suelen estar abiertas más allá del horario estrictamente comercial.

ALOJAMIENTO

Nosotros llevábamos todos los hoteles reservados desde aquí en función de la ruta que planeamos. Nuestra experiencia en ese tema es realmente fantástica. Por el precio de un hostal de España allí dormimos en habitaciones realmente geniales y lujosas. En ese aspecto el nivel de los hoteles de Rumanía bajo nuestra experiencia es muy bueno en relación calidad/precio.

Como nos da igual hacer publicidad la verdad es que para esto recomendamos www.booking.com más que nada porque puedes anular la reserva antes de las 24h y la verdad es que nos fiamos mucho de los comentarios de la gente. De los 8 hoteles que reservamos solo el de Bacau no nos convenció pero no porque estuviera sucio o incómodo, sino por que necesitaba una nueva decoración.

COMIDAS Y BEBIDAS

Otro punto a favor que nos sorprendió de Rumanía fue la comida, sin duda la cocina rumana tiene platos muy recomendables y en general comer o cenar bien es bastante económico. nuestra recomendación es que probéis todo lo que os ofrezcan.

A destacar la bollería es realmente deliciosa. En el primer desayuno en Bucarest ya nos volvimos adictos a unas napolitanas de chocolate realmente espectaculares y eso que yo tengo el listón muy alto en esas cosas.

En Brasov descubrimos los Kurtos Kalacs que son una especie de bollo hueco húngaro originario de Transilvania. Su nombre viene de “chimenea” por su forma cilíndrica. Nosotros lo probamos de azúcar y de chocolate y la verdad es que por 10 Leus engancha más que la heroína. Por desgracia no tenemos ninguna foto y eso es buena señal porque en cuanto lo probamos no pudimos parar hasta que lo terminamos.

Luego entre los platos tradicionales que probamos destacamos la “Ciorba” de legumbres que es como una especie de sopa con judías que la sirven en un cuenco de pan muy rico y con fundamento para los largos inviernos. El de la foto la tomamos en Brasov en Bella Música un restaurante muy recomendable en Brasov del que ya hablaremos.

Ciorba de Legumbres o la fabada en pan rumana

Ciorba de Legumbres o la fabada en pan rumana

También es típico el “Mamaliga” (maramures o de otra zona) que se hace con polenta que es una especie de sémola que mezclan con huevo y queso, otro plato contundente pero sabroso y que podéis encontrar en cualquier restaurante tradicional rumano. Recuerda ligeramente a las gachas aunque depende como se prepare el resultado será distinto aunque siempre sabroso.

De todas formas para nosotros una de las maravillas de viajar es descubrir sabores y texturas diferentes, sin duda en eso Rumanía nos sorprendió gratamente así como los vinos y cervezas de la zona que sin duda tenían un buen precio y un mejor sabor y no faltaron en nuestras mesas.

El mamaliga Maramures se ve bien

El mamaliga Maramures se ve bien

PARTE 3. EL VIAJE

Para no repetirnos y hacer más lógica la consulta de este post, una vez que ya hemos visto el plan de uta que nosotros tuvimos, a continuación vamos a destacar las ciudades o visitas más importantes de nuestro viaje en orden cronológico. Nuestro viaje por así decirlo fue una ruta circular al contrario de las agujas del reloj, partiendo y finalizando en la capital Bucarest, que era adonde volamos.

BUCAREST Y ALREDEDORES

Siempre hay que fiarse lo justo de los foros de viajeros. Visitar una ciudad depende mucho del estado de ánimo, condiciones climatológicas, anímicas, etc. Lo que si que suelen coincidir todos los foros y guías de Rumanía es que Bucarest merece solo el tiempo justo. Sí que es verdad que es la ciudad más grande y mejor comunicada, y para los que venimos desde España probablemente será nuestra puerta a Rumanía. Pero sinceramente no merece más que el tiempo justo.

Nosotros de Bucarest vimos solo el Parlamento que es el segundo edificio más grande del mundo después del Pentágono. El Parlamento ofrece vistas guiadas por su interior, la verdad es que ya solo dar la vuelta a la manzana nos llevará casi una hora andando, para que os hagáis una idea de las dimensiones.

Personalemente y por lo que pudimos ver desde el coche es el mayor atractivo de la ciudad, más que nada por el parque que se encuentra a sus puertas, un sitio ideal para pasear contemplando las vistas de este descomunal edificio. Sentimos ser tan parcos de fotos y de comentarios pero solo dedicamos a Bucarest el tiempo justo y en cuanto pudimos nos dirijimos al norte hacia Brasov, había mucho que ver.

Nuestra primera parada fue Snagov un pequeño lago bastante turístico donde se supone que descansan los restos de Vlad Tepes. El lago en sí es bonito pero no es posible bañarse aunque por el color de las aguas tampoco apetece mucho. Snagov es el típico destino para pasar los fines de semana ya que se encuentra solo a 30 km de Bucarest. Nosotros lo tomamos como parada técnica para fotos y estirar las piernas antes de continuar la ruta.

Después hicimos el amago de parar en Pioiesti pero nos pareció una ciudad a medio camino entre una ciudad funcional y moderna. Vimos algunas iglesias muy bonitas pero nuestras ganas por llegar al Castillo de Peles, nos hizo seguir nuestro camino sin distracciones.

EL PALACIO DE PELES

Este Palacio sin duda es uno de los referentes turísticos de Rumanía y es de obligada visita. Se encuentra en Sinaia una encantadora ciudad turística con varias pistas para esquiar y bastante vitalidad. Encontrar el Palacio nos tomó más de la cuenta, en Rumanía hay que estar muy atentos a las pocas indicaciones hacia los sitios. Si vais en coche hay que dejar el coche en un parking de una restaurante que cobran como unos 10 Leus, y de allí subir una pista adoquinada hasta el Palacio.

La primera vista del Palacio de Peles

La primera vista del Palacio de Peles

Parte del encanto que tiene este Palacio (que no Castillo) es que al subir por el camino los árboles van dando paso a las primeras vistas del Palacio y los edificios de alrededor. La entrada cuesta unos 15 Rones, más un suplemento por poder hacer fotos al que hay que acostumbrarse en Rumanía ya que es bastante típico aunque también algo extraño bajo mi parecer.

El Palacio la verdad es que está muy bien decorado aunque todo es bastante moderno para lo que uno esperaría. Todas las visitas son guiadas y te obligan a llevar una especie de zapatillas que supongo que será para proteger el suelo y las alfombras.

Patio interior del Palacio de Peles

Patio interior del Palacio de Peles

Los interiores están forrados de madera, bastante trabajada y aunque se nota que están restauradas muchas son originales. No es nuestra intención hacer una disertación histórica del Palacio pero para dar algunos datos curiosos, la construcción fue encargada por el Príncipe Charles de Hohenzollern-Sigmaringen (que en 1.881 se convertirá en Carlos I de Rumania), y se emprende en 1873 cerca de Sinaia, en el valle de la Peles, en la falda de los montes Bucegi.

Como dato muy curioso es el primer Palacio con calefacción central y con electricidad ya que también se construye una central eléctrica sobre la rivera del río Peles, para abastecer al Palacio. Como ejemplo qué mejor que una lámpara para demostrarlo.

Una lámpara del Palacio de Peles

Una lámpara del Palacio de Peles

Este dato (lo de la calefacción y y la electricidad) es bastante curioso e indica la importancia de este Palacio. Posteriormente fue utilizado por Ceausescu para la recepción oficial de jefes de estado aunque posteriormente en 1989 fue abierto para la visitas turísticas.

A unos metros se encuentra el Palacio de Pelisor que queda empequeñecido comparado con el de Peles, que sin duda es uno de los platos fuertes de la visita a la zona del Valle de Prahova.

Vidriera del Palacio de Peles

Vidriera del Palacio de Peles

BRASOV

Esta ciudad fue sin duda la primera sorpresa positiva del viaje. Acostumbrados a la semipenumbra de Bucarest y Pioiesti, Brasov es una ciudad muy acogedora y que gana puntos al tener un centro peatonal que desemboca en una plaza muy bonita de encanto centroeuropeo.

Brasov por decirlo así es el epicentro de la región de Transilvania y siempre ofrece al visitante todo loq ue se puede esperar de una ciudad turística: buenos restaurantes, naturaleza, tiendas, hoteles y en definitiva cosas que ver.

Plaza de Brasov

Plaza de Brasov

Además allí probamos nuestro primer Kurto Kalac en un puesto de la calle principal lo que hizo el paseo mucho más dulce si cabe. Oímos a muchos extranjeros, y erasmus, sin duda es una ciudad muy adecuada para este tipo de estancias ya que guarda una vitalidad especial a parte de estar muy cerca de la región más turística de Rumanía.

Muy recomendado por casi todas las guías, Lonely, Tripadvisor, etc. y muy cerca de la plaza está el restaurante “Bella Múzica” el cual también dispone de hotel: las dos fotos de la zona de comidas del capítulo anterior fueron hechas allí, y aunque no tuvimos suerte para cenar en la parte de abajo, el servicio fue bueno y nos salió por menos de 10€ por persona al cambio con vino y entrantes.

http://bellamuzica.ro

Por lo demás y al día siguiente decidimos seguir disfrutando de esta entrañable ciudad, e hicimos una ruta por un parque hasta las Torres Blanca y Negra desde donde se ven unas vistas espectaculares de la ciudad. Algo muy curioso es que en lo alto del monte que hay en frente a la ciudad han colocado las letras a lo Hollywood con el nombre de BRASOV. algo bastante hortera pero a lo que se acostumbra uno.

La primera foto del posts es del camino hacia la Torre Blanca y a mí personalmente me gustó bastante, por el paseo, por las vistas y por la compañía. Por lo demás el paseo por entre estas torres termina en unas escaleras que vuelven a dar a la ciudad, sin duda merece la pena hacerlo.

La Torre Blanca de Brasov

La Torre Blanca de Brasov

RASNOV

Como un juego de palabras Rasnov es la ciudad vecina de Brasov con bastantes puntos de interés para el turista. Como tal la ciudad no tiene gran interés pero sí lo tiene (y mucho) en sus alrededores.

La ciudadela de Rasnov por ejemplo está situada en un marco incomparable como dirían los eruditos, en lo alto de una montaña y desde la que se divisa toda la ciudad y sus alrededores. Para llegar hay que atravesar la ciudad y bordear la citada colina. Desde allí hay un parking lleno de tiendas de recuerdos y allí hay dos opciones o subir andando por un camino (se tardan como unos 10  minutillos) o esperar a que la vagancia nos pueda y nos suba una tractor con remolque. Por supuesto nosotros pagamos la turistada y subimos en el remolque (creo recordad que eran 4 Leus) pero sin duda hubiéramos tardado lo mismo andando.

Al llegar allí sacamos la entrada para la fortaleza (son como unos 10 Rones) y se recorre en unos minutos en un paseo agradable. hay muchas tiendas de recuerdos donde los propietarios está vestidos con atuendos medievales. Sinceramente es bonita aunque si la comparas con ciudadelas como Carcassonne o Narbonne, pues quedan muy atrás pero por ejemplo las vistas son espectaculares.

Fortaleza de Rasnov

Fortaleza de Rasnov

CUEVA DE RASNOV

Otra de las atracciones interesantes de la zona es la cueva de Rasnov muy cercana a la Fortaleza de Rasnov. Igualmente no se trata de las cuevas más grandes de Europa ni las mejor cuidadas, pero son muy agradables de visitar. Las visitas son guiadas y la entrada cuesta como unos 10 Rones  y para nosotros uno de los pluses fue recorrer el camino hacia la cueva desde el parking totalmente nevado, era la primera vez que nos encontrábamos con la nieve y la naturaleza rumana y sin duda fue una visita muy divertida.

El interior de la cueva como os digo no resulta más espectacular que las cuevas del Águila por ejemplo y ni mucho menos como las del Soplao en Cantabria pero por o menos para mí visitar cuevas siempre es muy divertido intentando descubrir formas y rendirse a la naturaleza y los años que ha sido necesarios para que veamos eso, por tanto sí que es recomendable.

Cueva de Rasnov

Cueva de Rasnov

CASTILLO DE BRAN

Pero sin duda algo realmente imprescindible de esta zona de Rasnov y quizás de todo Rumanía es el Castillo de Bran, una curiosa mezcla descabalada y surrealista de la figura de Vlad Peles el empalador y el personaje de ficción creado por Bram Stoker “Drácula”. Todo vale en esta visita que sin duda quiere nadar guardando la ropa, mostrado curiosidades de la película de ficción de Coppola junto con dec0raciones semiantiguas de Vlad.

Hay que destacar primero que Vlad Tepes el Rey “empalador” es un personaje histórico rumano y sí existió, mientras que la figura del Conde Drácula es totalmente de ficción, escrito por el escritor irlandés Bram (no confundir con Bran) Stoker, que sin saberlo creo una imaginería que con el tiempo ha conseguido hasta mezclarse con la historia real. Vlad Tepes no chupaba sangre, quizás alguna amputación o empalamiento, pero se reflejaba en los espejos y le gustaba el sol como todo hijo de vecino.

Castillo de Bran

Castillo de Bran

Como decimos, este castillo es famoso por la creencia de que había sido el hogar del Vlad Draculea (Vlad el Empalador) en el siglo XV. Sin embargo, no hay evidencias de que el Vlad viviera allí en persona y, según la mayoría de versiones, el Empalador pasó sólo dos días en el castillo, encerrado en una mazmorra, cuando la región estaba ocupada por el Imperio otomano. Luego de terminada la Primera Guerra Mundial, en 1920, se firmó el Tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al Reino de Rumania, y con esto, el castillo de Bran pasó a pertenecer a la administración rumana.

Es escritor Bram Stoker sí se inspiró en este castillo para forjar la leyenda que ahora lastra y da de comer a partes iguales a Rumanía. El que escribe es un fanático a más no poder tanto de la novela como de la película de Coppola. Por tanto y aunque al discurrir por ese camino intermedio todos los forofos de Mina y de Drácula se queden con las ganas de más, es cuanto menos curioso descubrir los pequeños detalles que los propietarios del Castillo han diseminado a lo largo de la visita, como pósteres explicativos, abalorios originales de la película y más parafernalia hollywoodiense.

Pero tampoco queremos engañar a nadie, ni es un Castillo temático de Drácula ni tampoco se aferra a la historia, se queda ahí entre medias de ningún sitio. Sin embargo sí que es muy curiosa la distribución del Castillo lleno de escaleras surrealistas a veces y salas muy curiosas que hacen de la visita bastante entretenida peor no inolvidable para los fans del Señor de las Tinieblas.

Escritorio del castillo de Bran

Escritorio del castillo de Bran

BICAZ Y ALREDEDORES

De Bacau casi no podemos ni citarlo porque solo estuvimos de paso ya que estratégicamente era una ciudad intermedia donde hicimos parada para al día siguiente visitar la zona de Bicaz. Después de ver las cuevas de Rasnov fuimos para allí y empezamos a descubrir que las distancias en Rumanía se hacen más largas de lo deseado, primero por las carreteras y segundo por las condiciones climatológicas.

Llegamos cansados al hotel en Bacau (no fue nada del otro mundo por eso no lo recomendamos) pero muy contentos del día tan intenso. En las noticias lo poco que podíamos entender ya empezaban los rumores de la entrada de una ola de nieve que visitaría el país en unos días. Con esa mezcla de nervios y emoción decidimos descansar, mañana sería un largo día.

Desde Bacau hicimos la primera parada en Piatra Neamt, nada especial pero sí un sitio adecuado para comprar víveres o echar gasolina, de ahí comienza la carretera a la garganta de Bicaz, la encontraréis porque comienza después de pasar una gran fábrica de amianto ya fuera de servicio pero igual de impresionante y comenzar a adentrarse entre las dos montañas por las que prosigue la carretera.

Bicaz es una garganta natural por la que transcurre una carretera de montaña muy sinuosa y espectacular. En el camino se encuentran numerosos comercios de recuerdos para turistas y algunos restaurantes. También se puede visitar por ferrocarril, en el trayecto que discurre entre Bicaz y Gheorgheni. Otro atractivo turístico de la zona es el Lago Rojo (Lacu Roșu), paraje de gran belleza pero que cuando nosotros lo visitamos dicho lago estaba sepultado por la nieve. El clima de la zona es bastante fresco y lluvioso, incluso en los meses de verano así que se recomienda precaución y disfrutar del paisaje.

Además a nosotros nos respetó la nieve y fueron las últimas horas de sol antes de dar su relevo a la nieve, sin duda un lugar muy bonito donde merece la pena dejarse llevar por el paisaje. De los puntos a favor de viajar por Rumanía es que los sitios por muy turísticos que sean casi nunca están masificados, eso hace ganar puntos de belleza en sitios como estos por ejemplo.

Garganta de Bicaz, que no es un cantante de opera

Garganta de Bicaz, que no es un cantante de opera

SUCEAVA Y MONASTERIOS PINTADOS DE BUCOVINA

Desde Bicaz fuimos viendo como el tiempo comenzaba a cambiar, las nubes que antes eran intermitentes se volvían más densas y oscuras. Nosotros que somos más de pueblo que las amapolas, nos dimos cuenta que eso no escondía nada bueno y que de la ola de frío siberiano que veíamos por la tele no era de coña.

Pero llegados a este punto uno no se va a dar la vuelta, así que decidimos llegar a Suceava y rezar todo lo que supiéramos preferiblemente en unos de las decenas de iglesias y monasterios tan impresionantes de la zona.

Tuvimos buen ojo y decidimos que era mejor intentar ver esa tarde lo más que pudiéramos ya que el día siguiente tenía peor pinta que Mordor un día de tormenta, así que vistamos el Monasterio de Neamt que pillaba de camino aunque tuvimos que dejar de ver varios ya que a no ser que vayamos con tiempo de sobra es imposible verlos todos.

Iglesia del Monasterio de Neamt - Foto R.R.

Iglesia del Monasterio de Neamt – Foto R.R.

En este aspecto tampoco hay que obsesionarse con verlos todos a no ser que se vaya con esa intención, es mejor la visita relajada a varios de ellos y disfrutar de la calma y los legados de las pinturas de sus fachadas.

También visitamos después de muchas vueltas para encontrarlo y con la nieve acechando El monasterio de Dragomina muy cerca de Suceava. Al igual que el de Neamt impresiona la serenidad y la paz de este convento de monjas. Con esa paz espiritual volvimos a Suceava la noche se había cerrado por completo y el hambre espiritual dio paso al otro tipo de hambre más terrenal.

En Suceava y también muy recomendado cenamos en B+B en la calle St Mihail Eminescu 188. se trata de un pub donde sirve comidas tradicionales y también carnes a la brasa y en general un poco de todo. Por 15 € cenamos los dos con un vino espumoso mezclado con sprite que nos hizo olvidar lo que estaba empezando a caer fuera.

Como suelen decir el típico lugar de parroquianos donde se disfruta de un ambiente ideal propio de donde se viaja, nosotros mientras los copos de nieve crecía de tamaño decidimos darnos a la bebida para atajar ese miedo creciente por las condiciones climatológicas y lo que nos iba a influir para la ruta de mañana.

También recomendamos para alojarse en Suceava el Hotel Villa Alice. Un hotel tremendamente bonito muy cuidado y con un personal muy amable. Sin duda volveríamos.

http://www.villaalice.ro

Al día siguiente los temores se habían hecho realidad y caían copos de nieve como puños e incluso dudamos primero de cual era nuestro coche del parking porque todos estaban cubiertos de nieve, y  segundo que pudiéramos seguir con la ruta. Por suerte consultamos las carreteras y nos dijeron que estaban abiertas, bueno es un decir, porque abiertas del todo no, como luego pudimos comprobar, Romania way of life.

Sin embargo y a pesar de la que estaba cayendo decidimos elegir unos últimos monasterios para visitar ya que pillaban muy de camino y nuestra curiosidad pudo más que nuestro miedo. Conducir por nieve con un coche alquilado tenía su morbo para qué negarlo.

Iglesia de Humor

Iglesia de Humor

El primero saliendo de Suceava y con las carreteras totalmente cubiertas de nieve fue el de Humor, realmente cuesta ver la diferencia entre ellos viendo las fotos la verdad, a día de hoy no podría decir cual es que más me impresionó, creo que todos mantienen el mismo aire misterioso sobre todo si uno se imagina cuando fueron realizadas las pinturas y en que condiciones se han conservado. Las guías y los foros seguro que no coincidirán.

Muy cerca del de Humor está el de Voronet aunque es una de los más pequeños, quizás el más espectacular aunque por sus pinturas en toda la fachada con imágenes Bíblicas. Las entradas a los monasterios cuesta dinero aunque en algunos las puertas estaban abiertas fuera de la temporada de verano y en concreto nadie controlaba el paso por lo que en algunos entramos gratis.

Iglesia pintada de Voronet

Iglesia pintada de Voronet

ATRAVESANDO LOS CÁRPATOS

Cuando se dice que viajar es una forma de acumular aventuras seguro que se refieren a este tipo de aventuras. Desde Suceava a Baia Mare que era nuestro destino del día había dos opciones, la corta y fea y la larga y bonita. Ya sé que al estar todo nevando y con la amenaza de la tormenta polar siberiana durante todo el día, igual la opción buena hubiera sido ir por la ruta corta y fea, pero claro creo que todo el mundo estará de acuerdo en que quien no arriesga no gana.

El caso es que decidimos probar suerte y atravesar los Cárpatos por el Pietrosul de 2035m. La verdad es que aunque la carretera estaba toda nevada, el coche respondió muy bien, al ser nieve polvo y no haber hielo el coche agarraba y nunca sentimos peligro al volante. Eso sí según íbamos subiendo había más cantidad de nieve en concreto en los últimos kilómetros de carretera cuando en la cuneta veíamos cada vez más coches atascados por la nieve.

El caso es que nosotros conseguimos llegar a la cima con algún que otro amago de bloqueo del coche en la nieve. El problema fue que justo en la cima y ya en la bajada nos cruzamos con el quitanieves y claro solo cabía uno de los dos y como el tamaño a veces importa, nosotros no íbamos a ser, así que al tener que frenar nos quedamos totalmente bloqueados. Menos mal que el operario rumano del quitanieves que seguro que no era la primera vez que le pasaba eso, cogió el coche en volandas se lo echó a sus espaldas y literalmente nos rescató de pasar el resto de la mañana en los Cárpatos.

Para nosotros fue nuestro héroe anónimo, nunca supimos su nombre, así que le llamamos Koukol como el personaje de la peli de “El baile de los Vampiros” de Roman Polanski que a parte de ser una de mis cutre-pelis favoritas de mi infancia, siempre ha servido para imaginarme cómo era Rumanía ya fuera a través de algunos fotogramas como por su banda sonora de Krystof Komeda, por supuesto nada parecido a la realidad por otra parte.

Desde aquí nuestro recuerdo de aprecio a Koukol donde quiera que esté, nuestro amigo salvador que con su fuerza sobrehumana levantó en coche en volandas con nosotros dentro hasta que conseguimos salir de la trampa de nieve.

Mi gran cutre peli de la infancia

Mi gran cutre peli de la infancia

MARAMURES

Por lo demás el resto del viaje a Baia Mare atravesando la zona  de Maramures fue un bálsamo comparado con ese paso. Hay muchas iglesias de camino que resultan interesantes que ver. Nosotros nos perdimos intentando buscar alguna ya que no están todo lo bien indicadas que deberían. Algunas iglesias pertenecen al pueblo y no están abiertas al turismo.

Quizás una de las mejor señalizadas y mejor conservadas es Barsana casi llegando a Vadu Izei. En Maramures son muy populares las iglesias de madera Patrimonio de la Unesco y las puertas talladas de las casas también de madera, aunque algunas son modernas tradicionalmente se construían de madera y se tallaban para alejara los malos espíritus.

Por lo demás Maramures es sin duda la Rumanía más rural donde las tradiciones y los cultos se mantienen mejor preservados de todo Rumanía. Sin duda es la típica zona donde parece que se viaja en el tiempo.

Iglesia de Madera de Barsana

Iglesia de Madera de Barsana

CLUJ

Tal vez sea por su orientación más cercana a Centroeuropa pero Cluj es sin duda una de las ciudades más vivas y modernas que nos cruzamos, mezcla a partes iguales la tradición con un centro vivo y moderno. Según todas las guías es la típica ciudad de estudiantes y eso sin duda se nota mucho en sus calles. Como era etapa fue corta desde Baia Mare pudimos disfrutar de un buen paseo por la ciudad, a pesar que a mtiad de la tarde el cielo se cubrió y comenzó a nevar otra vez.

Los Canales de Cluj

Los Canales de Cluj

En concreto nos sorprendió que Cluj está literalmente dividida por el río Somesul Mic de hecho uno de sus atractivos es cruzar la ciudad por sus numerosos puentes. Un dato curioso es que Cluj fue la capital de Transilvania de 1791 a 1848, y tras la anexión de la zona a Hungría en 1867.

Es muy importante destacar de esta ciudad que tiene vuelos directos con España con compañías de bajo coste, por tanto es una opción real tomarla como punto de partida de nuestras rutas.

Para dormir en Cluj nosotros sí que recomendaríamos el Hotel donde estuvimos. Las habitaciones eran tan nuevas que olían a madera de los muebles, descansamos muy bien y además no estaba muy lejos del centro. Sin duda volveríamos.

Hotel Confort. Cluj, Calea Turzii48

http://www.hotelconfort.ro

Puente de Cluj

Puente de Cluj

TARGU MURES

Poco que decir de esta ciudad de paso de la zona de Transilvania. No destaca por nada en concreto, y en las distancias cortas pierde con el cara a cara de sus vecinas. En sí la zona del centro de la ciudad es una plaza alargada y un poco más arriba un amuralla fortificada en pleno proceso de restauración. Como decimos no es la ciudad más bella de Rumanía pero es ideal para parar compara comida o incluso dormir si así la ruta lo precisa.

SIGHISOARA

Principalmente Sighisoara es conocida por la ciudad donde nació Vlad Tepes, pero como dicen todas las guías no es solo eso. Su ciudadela es realmente una delicia para el turista. Sí es cierto que es la típica ciudadela donde las tiendas roban un poco el encanto que podría tener pero por otra parte hay zonas de la misma donde es posible pasear simplemente disfrutando de sus coloridas calles.

Calles de Sighisoara, con el contraste a tope.

Calles de Sighisoara, con el contraste a tope.

Para llegar a la ciudadela hay varias opciones. La más sencilla a la par que cara de todas es coger el coche y pagar el parking de acceso a la ciudadela, Cuesta unos 30 Leus unos 10 € más o menos y para los precios de allí es una gran clavada, pero sin duda es lo más rápido aunque la verdad es que cuando uno se dedica a pasear no entiende como dejan que los coches lleguen hasta allí, y eso que fue la opción elegida por nosotros.

También es posible dejar el coche abajo en la ciudad y subir dando un paseo, que cada uno elija su opción en función a sus necesidades y tiempos. Lo que sí está claro que Sighisoara bien merece una tarde de paseo, no olvidemos que es patrimonio de la UNESCO.

Al llegar a la ciudadela con lo que primero nos encontraremos será con la Piatra Cetati donde antiguamente tenían lugar los mercados, ferias de artesanos y ejecuciones públicas, empalamientos, procesos por bujería y todo lo que venía siendo el opio del pueblo de la época hasta que se inventó el fútbol y la prima de riesgo. Al oro extremo encontramos la Torre del Reloj que data de 1280.

Plaza de la ciudadela de Sighisoara

Plaza de la ciudadela de Sighisoara

Un lugar muy típico de Sighisoara es la escalera de madera que sube hasta la parte más alta de la ciudadela, uno se imagina retroceder en el tiempo y sentir lo que sentían al subir esas escaleras en la antigüedad. El lo alto de la ciudadela se encuentra la Iglesia de la Colina y el cementerio alemán.

Sin duda esta ciudadela tiene un encanto muy especial, también si uno quiere dejarse llevar puede incluso comer en la casa donde dicen que nació Vlad Tepes o Drácula que aquí se mezclan para el turista en un cóctel cuanto menos extravagante.

Escalera Cubierta de Sighisoara

Escalera Cubierta de Sighisoara

SIBIU

Sin duda la gran tapada del viaje. No esperábamos encontrar una ciudad tan “europea” a esas alturas del viaje, cuando casi habíamos perdido la esperanza de encontrar una ciudad con el centro peatonal con tiendas y todas esas chorradas que cuando uno es turista espera en las ciudades que visita, esencia de ciudad pero corazón de pueblo.

Sibiu sin duda es así, su plaza conformada a su vez por tres plazas ensambladas como fichas del Tetris es una delicia en todos los sentidos. La Piatra mare, la Piatra Mica y la Piatra Huet son un complejo caótico pero encantador, ideal para dejarse llevar mientras atardece.

Piatra Mare Sibiu

Piatra Mare Sibiu

Según cuentan Sibiu tiene un antes y un después de 2007 cuando fue declarada capital Europea de la Cultura. Fue entonces cuando se remodelaron muchos de sus edificios y se peatonalizó su centro. Es cierto que no estamos hablando de Roma, pero sí que es una ciudad muy agradable de visitar y además tiene una oferta hostelera y hotelera muy adecuada para el turista.

Nosotros dormimos en un Ibis, que cumplió con lo que queríamos, un sitio cercano a la ciudad con parking y camas baratas. También cenamos en un restaurante llamado Max, bastante típico y aunque cenamos bastante bien era bastante caro si lo comparamos a nuestras últimas cenas. Lo recomendamos porque sin duda cenamos bien, aunque es cierto que la oferta ya sea de camas como de comida en Sibiu es bastante amplia y no descartamos mejores opciones.

Puente de Sibiu

Puente de Sibiu

CARRETERA TRANSFAGARASAN

Después de desayunar como si no hubiera mañana en el hotel de Sibiu y con el aliento en la nuca de nuestro último día en Rumanía nos decidimos a aventurar con una de las carreteras del mundo más espectaculares, la Transfagarasan.

La historia de esta carretera no tiene desperdicio vamos a copiar un poco de la Wikipedia para entender la locura de esta carretera:

La carretera fue construida entre 1970 y 1974, durante el mandato de Nicolae Ceauşescu. Fue la respuesta a la invasión de Checoslovaquia de 1968 por parte de la Unión Sovietica. Ceausescu quiso asegurar el rapido acceso militar a través de las montañas en caso de que la Unión Soviética intentase repetir el movimiento. Consecuentemente, la carretera fue construida principalmente por las fuerzas armadas, con un alto coste financiero y humano, pues se usaron cerca de 6.000 toneladas de dinamita solo en la cara norte, y, según informes oficiales, 40 soldados perdieron la vida durante la construcción.

La carretera alcanza los 2034 metros de altitud. La Transfăgărăşan es una carretera atractiva y un desafío para todo tipo de conductores. Debido a la topografía, la velocidad media está en torno a los 40 km/h. La carretera da acceso al Lago Bâlea y al Balneario de Bâlea.

Nosotros la abordamos de norte a sur, como somos bastante ilusos y aunque en todas las guías aparecía que esta carretera siempre está cerrada excepto entre Julio y septiembre y después del subidón de los Cárpatos y de ser salvados por nuestro amigo Koukol, decidimos atravesarla.

Por desgracia la ilusión nos duró poco ya que según empezó la carretera a elevarse la nieve se multiplicaba como una fiesta de Pocholo hasta que llegamos al teleférico de Balea Lac. Desde allí la carretera estaba cortada y aunque allí hacía sol no nos imaginábamos lo que había por delante.

Teleférico de Balea Lac

Teleférico de Balea Lac

Así que a pesar de la cola y que el tiempo estaba tan desapacible que no se podía contemplar el paisaje como nos hubiera gustado, decidimos subir en el teleférico hasta la cima más que nada porque nos apetecía ver el hotel de hielo de Balea Lac.

Las vistas según se sube son realmente impresionantes, por mucho que uno intente imaginarse, esta es la carretera de montaña más extrema que he visto. Por supuesto según subíamos entendimos porque solamente está abierta 2 meses al año. Ni Koukol nos hubiera librado de quedarnos en la nieve con el coche.

El precio del viaje es de 15 RON y sin duda merece la pena ya que en invierno, primavera y otoño es la única forma de ascender a la cumbre a no ser que seas el Yeti o el Calleja.

Cima Balea Lac

Cima Balea Lac

Una vez subimos la climatología cambió radicalmente. La ventisca no dejaba ver más que unos metros por delante y eso que íbamos bastante abrigados. Con nosotros en el teleférico subían muchos esquiadores que sinceramente no sé que hacían allí ya que en principio no vimos ninguna pista abierta. También vimos turistas orientales con tacones y maletas, que pintaban menos todavía. Todo rozaba el surrealismo.

Allí arriba por tanto poco podíamos hacer más que visitar el hotel de hielo. Yo nunca había estado en uno y la verdad es que me pareció curioso. las paredes así como todo el mobiliario, mesas, camas etc. estaban talladas en hielo. También había estatuas y muchos adornos. La visita no obstante fue corta, y con el tiempo que hacía lo mejor que podíamos hacer era volver al coche ya que tendríamos que volver hasta Sibiu para bajar hacia el sur, e intentar llegar a Poienari que aunque solo estaba a unos 40km de Balea Lac al estar cerrada la carretera debíamos desviarnos como unos 150 kilómetros. Es lo que tiene la naturaleza.

Hotel de Hielo de Balea Lac

Hotel de Hielo de Balea Lac

CURTEA DE ARGES Y LAS RUINAS DE POIENARI

Sería nuestra última visita antes de bajar a Bucarest. Como os contaba si vais en verano se puede atravesar la Transfagarasa hasta Poienari, sin embargo el resto del año para llegar allí hay que rodear todos los Alpes.

Curtea como tal no nos pareció nada del otro mundo, también es verdad que no le dedicamos el tiempo suficiente tal vez, ya íbamos muy pillados de tiempo y de fuerzas. Sin duda eso sí puede ser un sitio adecuado para hacer noche por la zona si se viene de Sibiu por el norte de la Transfagarasa. Por el resto una ciudad corriente.

Poienari sin duda y eso que no subimos arriba del todo sí que tiene su encanto. Está enclavada entre dos montañas y parece un lugar casi de cuento. Realmente son unas ruinas con lo que no hay castillo, solo son piedras pero encierran bastante historia rumana ya que allí se encuentra el verdadero Castillo de Drácula, mejor dicho Vlad Tepes construido en 1459 por prisionero Turcos a cambio de la libertad.

La ruinas cierran a las 17:00 en invierno y aun que ya solo sea por el entorno ofrecen una de las atracciones turísticas de la zona.

Ruinas de Poienari

Ruinas de Poienari

Con tristeza despedimos a Rumanía. Hacíamos noche en Bucarest pero ya muy cerca de aeropuerto así que aprovechamos que desde Pitesti a Bucarest hay autovía (casi los únicos kilómetros de todo el viaje) para acercarnos lo más posible al aeropuerto ya que nuestro vuelo salía a las 9:00a.m. y teníamos que devolver el coche antes. Como ya hemos comentado aunque hay vuelos con compañías de bajo coste a veces los horarios son algo extraños, por lo que igual este hotel a 10 minutos de aeropuerto en coche, os puede solucionar los planes.

El Hotel además dispone de restaurante de comida tradicional donde cenamos la verdad que muy bien y bastante barato. Fue un fianl de viaje que nos dejó muy buen sabor de boca nunca mejor dicho.

Hotel Denisia Bucarest Otopeni

http://www.hoteldenisa.ro

RUMANÍA SE VE BIEN

Es cierto que Rumanía no es un destino turístico de esos que llenan las listas de “Países que visitar antes de morir”, es cierto también que se trata de un país con una herencia de la decadente Europa del Este antaño tan poderosa pero que ahora simplemente está despertando de su letargo. También es cierto que como país tiene muchas carencias en cuanto al turismo, no son cosas graves pero sí que dan una cierta sensación de que el turismo simplemente no se comprende o no interesa, porque tal vez piensen que nada de lo que tienen no puede competir con otros países europeos.

Pero todo eso tampoco es del todo cierto, Rumanía tiene bastante que ofrecer, aunque solo sea la hospitalidad de sus gentes y la autenticidad de sus zonas más rurales y más modernas, donde un simple carro de caballos se cruza con un todoterreno de lujo, y esa contradicción no solo nos puede hacer viajar hacia el pasado si no también al futuro.

Además Rumanía también ofrece esa curiosa mezcla entre agua y aceite de la historia real y este toque de historia inventada del universo vampírico, que aunque no lo queramos ya es parte de nuestra cultura popular, a pesar que a día de hoy siga sin estar suficientemente rentabilizada.

Rumanía además tiene naturaleza, pero esa salvaje, poderosa, que nos acerca a un estado de empatía antropológica con el entorno más extremo y que nos hace comprender como a pesar de lo poderosos que puedan parecer los imperios, a pesar de todas las batallas y reyes empaladores que arrasaban países, la naturaleza siempre vencerá, y para ejemplo una carretera que solo puede estar abierta dos meses al año por mucho que un dictador pensara que sería capaz de dominarla abriendo una brecha entre los Alpes.

La encrucijada Rumana entre pasado y futuro

La encrucijada Rumana entre pasado y futuro

También y a pesar de esa encrucijada Rumana que existe entre pasado y futuro, Rumanía tiene mucho que ofrecer, porque ofrece autenticidad y ese toque de aventura que está lejos del turismo amancebado y plano del resto de países europeos. Porque Rumanía ofrece también aunque suene soberbio decirlo, un viaje al pasado de nuestra propia sociedad, donde por ejemplo la austeridad y el sacrificio eran los pilares de una vida, por mucho que eso casi se nos haya olvidado.

Aunque quien sabe si este viaje también lo es al futuro y detrás de estos tiempos de resaca especulativa, debamos aprender que no estamos tan lejos de esa vida sacrificada que hizo a nuestros padres tener que construir un país moderno gracias al sacrificio austero de su abnegado trabajo, emigrando para encontrar fuera lo que no podían encontrar dentro, ya que por desgracia a día de hoy nuestros jóvenes hacen exactamente lo mismo. Como siempre la historia se repite.

Porque al igual que fracasó su sistema comunista, nuestro consumismo capitalista tampoco ha demostrado que sea un sistema justo, sostenible y definitivo, y por eso Rumanía es un ejemplo de superación y sacrificio, y tal vez nos toque recorrer el mismo camino, reinventarnos.

Por todo eso el que vaya Rumanía que no espere encontrar un viaje típico o épico. Que no espere grandes monumentos ni ciudades inolvidables llenas de turistas asalvajados. El que vaya a Rumanía debe dejarse llevar por su historia y por su tiempo, y sentirse seducir por esa calidez humana de un pueblo que aunque esté poco acostumbrado al turismo, no nos será difícil empatizar.

Ojalá que además la historia de Rumanía haga entender al viajero los pilares básicos de la sociedad por mucho que el capitalismo nos haya contagiado sus reglas, y darse cuenta que conseguir relacionarse con la naturaleza con trabajo, sacrificio y respeto es más que una opción de trabajo, es una opción de vida.

En el fondo al contrario de lo que pudiera parecer no nos separan tantos años de distancia, en el fondo todo se resume en tratar de sobrevivir en un mundo lleno de crisis, tormentas de nieve y Reyes empaladores que se dejan llevar por el poder megalómano que el mismo pueblo inocentemente depositó en ellos.

Ojalá que aprender la historia al menos no nos haga cometer los mismo errores que antaño y aprendamos que por mucho que nos creamos poderosos y eternos, los mismos árboles y las mismas pinturas de un mural de una iglesia de Bucovina serán testigos de como los Reyes pasan, los Dioses cambian, los castillos se vuelven piedras y las piedras carreteras, pero ellos siempre seguirán estando allí, observando curiosos nuestros sueños arrogantes de creernos superiores.

 

La historia pintada de Rumanía

La historia pintada de Rumanía

 

GUÍA DE RUMANÍA (en una semana) GRATIS EN PDF

Nos encanta viajar, compartir y recordar nuestras experiencias y encima poder ayudar a los futuros viajeros. Este fue el origen del blog y así intentaremos seguir. Por eso y con el fin de compartir libremente experiencias viajeras, aquí os dejamos un link para descargaros la guía de Rumanía de www.elmundosevebien.com en PDF, totalmente gratis.

Es cierto que nos encantaría hacer este blog sostenible y poder generando más y mejores contenidos, pero  lo único que os pedimos es que nos acompañéis en las redes sociales (FacebookInstagram o Youtube) y que nos ayudéis a dar a conocer el blog, entre vuestros amigos y familia. ¡Con vosotros el mundo se verá mejor!

Aunque por supuesto, sí alguien quiere colaborar, aunque sea con un aporte testimonial, puede hacerlo a través de nuestro paypal info@elmundosevebien.com. Os estaremos muy agradecidos y haréis que este pequeño proyecto viajero siga creciendo.

DESCARGAR GRATIS LA GUÍA DE RUMANÍA EN PDF EL MUNDO SE VE BIEN

Todas las guías y fotos de este blog son para usos personales y nunca podrán ser utilizadas para empresas o publicaciones ajenas. Tanto las fotos como el texto están sujetos a licencias de autor.

About Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

33 Responses to Guía de RUMANÍA

  1. Carlos says:

    Me ha encantado el post! Vamos a Rumania en Febrero y me gusta tu itinerario! Pero vamos siete dias! Que crees que se podria quitar? Lo de los Carpatos me da miedito con el coche!! Espero tu opinion!

    • Marcos says:

      Hola Carlos!
      Muchas gracais por tus palabras!!
      Si lo de los cárpatos seguro que por esas fechas está complicado, si habría que quitar algo más que nada por contar que las carreteras puede que estén nevadas y al ser una ruta circular no es fácuil acortar sobre la marcha.
      Lo que la gente suele hacer es hacer una ruta pero solo por transilvania no llegando tan al norte, es una pena pero los inviernos son realmente duros.

  2. Elena says:

    Hola Marcos,
    el mes próximo vamos a Rumanía y te agradezco mucho tu generosidad al compartir con los demás tu experiencia. Tu post es muchísimo mejor que las guías que nos hemos comprado.
    Gracias de verdad. Abrazote.

  3. Fran says:

    Muchas gracias por compartir tu experiencia con los demás. Me ha servido mucho para planificar mi próximo viaje a Rumanía. Lo dicho muchas gracias.

  4. jORGE LUIS CARDOSO says:

    Estimado Marcos: he leído tu post, realmente muy bueno, viajaremos desde nuestra Argentina para mayo o junio. Muchas gracias por tus consejos. Un fuerte abrazo.

    • Marcos says:

      Muchas gracias!
      Nos cuesta mucho esfuerzo la verdad pero palabras como las tuyas nos ayudan a seguir con este proyecto!
      Un saludo a nuestros hermanos argentinos!

  5. Pingback: GUÍA DE SUDÁFRICA | EL MUNDO SE VE BIEN

  6. Chencho says:

    Muchas gracias por el artículo!!
    Nos vamos unos días en abril un grupo de amigos y nos esta sirviendo de mucho para planificar un poco el viaje.
    Una pregunta: el tema de los enchufes, voltaje y demás cómo va?
    Muchas gracias de nuevo!
    Saludos!

    • Marcos says:

      Hola Chencho!
      Gracias a ti por escribirnos!
      En el caso de Rumanía, el voltaje que existe es de 230 V y la frecuencia es de 50 Hz, el enchufe de dos patillas, exactamente igual que en España.
      Un abrazo!

  7. nikita says:

    gracias Marcos….este es mi país …yo soy rumana…voy a ir con mi hija en mayo 7 días. ..si es que no conocemos a nuestro país. ..vamos hacer el recorrido este por transilvania en 5 días en tren ….porque vamos a ver tb. a mi madre 2 dias que vive en galati …tu como lo vez?

  8. Esperanza says:

    me ha encantado tu post, y especialmente los comentarios finales que has hecho, por la vision que has dado del pais.
    porque si, es importante, ver cosas bonitas, grandiosas, que las hay en cualquier parte del mundo, pero tambien es tan importante hacer referencia aa sus gentes, sus costumbres, su forma de ver la vida etc…..
    muchas gracias por tu post

  9. Esperanza says:

    seguramente este verano viaje a Rumania, ya te ire preguntando, segun organicemos el itinerario.

  10. Rumania es un pais muy bueno y este blog es interesante que tiene mucha informacion para hacer viajes.

  11. Juana says:

    Muchas gracias por tu guía, próximamente viajaremos a Rumania y tendremos en cuenta todas tus recomendaciones.

  12. Ryal Jam says:

    Grande, este es el artículo muy interesante que incluye sorprendentes fotografías, me gusta mucho.

    vivaindia.es

  13. Lavinia says:

    Hola! Me ha encantado el post y ver que personas como tu (turistas) aprecien tanto mi país y su historia. Soy rumana y voy a viajar 1 semana a principios de Diciembre , con mi novio que es Colombiano ; estoy muy contenta de que conozca mi país. Y bueno la verdad que no se que tiempo nos hará ni nada. Una cosita te queria preguntar ; cuando alquilasteis el coche os cobraron 40€ de mas por un seguro en caso de robo o colision? Porque nosotros lo alquilaremos por internet y no sabemos si pagar esos 40€ de mas..
    Buen post!

    • Marcos says:

      Hola Lavinia!
      Muchas gracias por tus palabras!
      Pues los alquileres de coches siempre suelen ofrecer coberturas extras en caso de accidente, robo y colisión, a veces merece la pena cogerlo y otras no, depende de cada uno, y también d ela ruta que vayáis a hacer…

  14. Angeles says:

    Me encanta tu diario, visitamos Rumania en Junio y tengo pensado hacer tu ruta lo mas parecida posible, tenemos 10 dias que se convertiran en 9 por los vuelos, alguna recomendacion para ampliar tu ruta? o ampliar estancia en algun sitio? como lo ves?

    • Marcos says:

      Hola Ángeles!!
      Yo haría la misma ruta, pero pararía más en la zona norte, para disfrutar mejor de las iglesias, monasterios y d ella montaña que por esa época habrá muchas rutas abiertas. También está la opción e visitar el delta del Danubio que nosotros no pudimos ver y dicen que es espectacular también. Aunque todo es muy personal.
      Un saludo grande!

  15. Guido Alberto says:

    Gracias por compartir, Angeles, me sirve mucho tu blog para planear un viaje desde Peru en junio. Por favor, tengo una consulta: Si tuvieras que optar, escogerias un dia en Sighisoara o en Bucovina? Gracias por tu respuesta. Saludos,

    • Marcos says:

      Los Monasterios de Bucovina son quizás los monumentos más clásicos de Rumania, para nosotros su estampa entre la nieve fue uno de los mejores recuerdos del viaje. Aunque por otra parte la ciudadela de Sighisoara también nos encantó. Mira las fotos y lo que más te motive. Al fin y al cabo cada viajero es un mundo, nunca mejor dicho 😉

  16. Pingback: Guía de BÉLGICA (en una semana)

  17. JOSEFINA ALICIA says:

    Hola Marcos, me pareció genial toda tu guia, muy clara y explicativa. Tengo intención de hacer un viaje por la peninsula balcánica en setiembre, iniciando el viaje en Grecia, y me mata la fantasía que tengo con Rumania, no por el cuento de Dracula, sino por los paisajes que vi en diferentes películas. También quiero conocer Croacia,y no se, busco sugerencias, ya que mi destino final es Paris, para ver a mi hijo que vive alli. Recorreria la zona por 30 días, y te voy a agradecer cuanta recomendación tengas para hacerme. Ah, olvidaba preguntarte, que otra opción hay de no poder alquilar un auto para hacer algun ciercuito?. Muchas gracias por tus apreciaciones!!!!

    • Marcos says:

      Hola Josefina!!
      Sinceramente no conozco mucho los balcanes ni Grecia, aunque es uno de los destinos al que más ganas tengo. Rumanía y Paris si puedes encontrar mucha info en el blog. Rumanía a pesar de lo que piensa mucha gente, tiene lugares increíbles, llenos de magia.

      En cuanto a lo de alquilar coche para viajar entre países el mayor problema es el precio, ya que sube mucho el presupuesto… Prueba con compañías internacionales como AVIS pero ya te aviso que será muy caro!

  18. Aura says:

    Qué buenos recuerdos me ha traído leeros. Coincidimos en parte de la ruta, lo único que nosotros hicimos el viaje en trasporte público, casi siempre tren. Es un país que me sorprendió mucho y me quedé con ganas de seguir conociendo, de hecho nos saltamos Bucarest y lugares a los que sin coche es muy complicado llegar. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *