Guía de TRENTEMOULT

En esta Guía de Trentemoult contaremos nuestra excursión a esta pequeña localidad pequeña pero encantadora cercana a Nantes. ¡Trentemoult se ve bien!

Para los viajeros de Nantes, que quieran salir unas horas de la ajetreada y dinámica ciudad de Nantes, hay una escapada perfecta que además nos hará dar un pequeño crucero por el Loira. En esta mini guía vamos a contar nuestro paso por Trentemoult, un pequeño barrio que se ha convertido en un lugar muy especial.

Guía de Trentemoult

Guía de Trentemoult

CÓMO LLEGAR A TRENTEMOULT

Para llegar a Trentemoult lo más normal es hacerlo desde Nantes. Es posible ir en coche ya que al comienzo del pueblo hay un parking donde podemos dejar el coche para ver la ciudad andando.

Pero nuestra recomendación es que vayáis desde Nantes en barco y así disfrutas de un paseo por el Loira. Este servicio de Barco-bus se toma desde el Quai Ernest Renaud de Nantes y nos lleva en apenas 10 minutos a Trentemoult.

Los precios varían, es posible comprar un bono de 10 viajes que vale también para el autobús de Nantes. Puedes todos los viajes y transbordos que quieras durante una hora (tiempo algo justo para ver Trentemoult).

El río Loira

El río Loira

QUÉ VER EN TRENTEMOULT 

Trentemoult en realidad es una pequeña población que actualmente se considera un barrio de Nantes. Años atrás esta olvidada población e comenzó a llenar de jóvenes que huían del bullicio de Nantes, y que buscaban en sus casas antiguas una forma barata y tranquila de vivir.

Y con eso se fue llenando poco a poco de un ambiente bohemio y artístico pero de clase media alta que tenía en Trentemoult su segunda residencia (la primera en Nnates. La gente reformaba las casas para hacer pequeños hogares y estudios. Colorearon sus fachadas haciendo de este lugar de trabajo para sus proyectos.

Actualmente es un barrio de moda y como suele pasar los precios de las casas han subido desde que es un barrio tan bohemio. la especulación que el artista no puede hacer con su obra, la tiene con su residencia, lo que en algunos casos le obliga hasta a mudarse.

Pero volviendo a trentemoult, sus calles peatonales pueden ser recorridas por el viajero, en busca de la esquina con más encanto. No es difícil encontrar a pintores y artistas trabajando en sus obras. Un ambiente ideal para dejarse llevar por un paseo en un lugar diferente.

También destaca de Trentemoult los comercios tradicionales. No son muchos y poco a poco se van perdiendo

Otra de los puntos ganadores de Trentemoult, son sus fachadas pintadas. Todas las casas están pintadas con intensos colores, que le dan un toque precioso. No es que se traten de construcciones de casas impresionantes, pero solo el colorea hace de este lugar algo único para el viajero.

Nota: Es un sitio genial para hacer fotos y selfies con fondos de colores diferentes y luego hacer una serie combinada.

Calle de Trentemoult

Calle de Trentemoult

TRENTEMOULT SE VE BIEN

Durante nuestra visita a Nantes viajamos a Trentemoult dos veces. La primera vinimos de camino y paramos en coche para dar un paseo antes de llegar a Nantes. Hacía un día muy malo y sinceramente salimos un poco defraudados porque nos habían hablado muy bien de este lugar.

A veces suele pasar que si conoces una ciudad lloviendo no alcanza su verdadero potencial, y te defrauda. Siempre me acuerdo de unos amigos que cuentan que fueron a Berlín en invierno y que les cayó un temporal de frío y nieve que casi no se podía andar. Volvieron diciendo que no les gustó Berlín. Normal.

La luz es a las ciudades, como lo es a la fotografía. Todo.

La segunda vez, volvimos después de ver Nantes. Decidimos entre los amigos cruzar un rato allí. Hizo solo y Trentemoult se veía diferente. Las fachadas brillaban más con sus colores saturados ideales para hacerles fotos sin parar. Luego una cerveza en una terraza del puerto.

Con esto, nos quedó la enseñanza que las ciudades cambian, y al igual que nosotros, no siempre tienen un buen día. Tampoco nosotros somos los mismos. Por eso el éxito del viajero está a veces en saber encontrar el momento adecuado de las ciudades.

Nosotros lo conseguimos a la segunda con Trentemoult, y conseguimos encontrar la delicada belleza de una ciudad (barrio) que tiene el encanto artístico del paso ajeno Loira que observa enamorado los colores de las casa de Trentemoult. Unos colores que llenan de vida al viajero. Los mismo colores que te hacen decir que ¡Trentemoult se ve bien!    

Boucherie

Boucherie

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos

Musico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.