Guía de MIRANDA DE EBRO

En esta guía de Miranda de Ebro de www.elmundosevebien.com vamos a dar un repaso por lo que el viajero se puede encontrar en esta localidad burgalesa. ¡Miranda de Ebro se ve bien!

Miranda de Ebro es una acogedora localidad que merece la pena conocer. En cualquier viaje al norte desde la península es una opción tanto de paso como de parada. Allí podremos comer fantásticamente y dar un buen paseo a orillas del Ebro.

En esta breve guía, nos acercaremos a esta población en la que siempre dan ganas de quedarse más tiempo del esperado.

Guía de Miranda de Ebro

Guía de Miranda de Ebro

DE RUTA POR MIRANDA DE EBRO

Como hemos dicho es un excelente lugar para hacer una parada en nuestro viaje y disfrutar de la hospitalidad burgalesa. Conoceremos mucho sobre historia y a los que nos gusta el buen comer, disfrutaremos de uno d los paraísos gastronómicos.

HISTORIA DE MIRANDA DE EBRO

El origen del nombre de Miranda de Ebro, no está muy claro. Algunas fuentes dicen que viene de las raíces celtas y otros que vienen del latín.

En todo caso a pesar de la existencia de asentamientos en la zona desde la Edad del Hierro, la primera mención de Miranda de Ebro en la Historia se produjo en el año 757. Alfonso VI concedió a la villa un importante fuero en 1099 y dos siglos después, el comercio mirandés tomó fuerza tras la concesión de las ferias.

La llegada del ferrocarril a la villa en 1862 marcó un punto de inflexión en la economía de la zona y a partir de ese momento y durante todo el siglo XX la ciudad se industrializó. El ferrocarril fue un cambio que cambio por completo a Miranda, transformándolo en un enclave esencialmente industrial y muy potente económicamente.

MÚSICA EN MIRANDA DE EBRO

A pesar de lo que podría pensarse, y como ya sabéis que nuestra pasión es la música, en esta guía de Miranda de Ebro queremos destacar los festivales tan interesantes de música que se celebran aquí.

Destaca el Ebrovisión, que siempre tiene un cartel impresionante, pero también están otros festivales organizados por asociaciones culturales como el de la Canción del Blusa (o de Ochotes), festival el Chantre y el Petróleo rock.

La cultura musical de Miranda es envidiable, por eso no es difícil ver actuaciones en directo cualquier fin de semana.

DÓNDE COMER EN MIRANDA DE EBRO

Muy conocida por sus fiestas, no hay mejor ocasión que disfrutar de sus tapas en cualquier bar de la ciudad. En cualquier local comeremos muy bien y a un precio razonable. No hay que olvidar que estamos entre País Vasco, Navarra y Castilla León, en el epicentro de uno de los paraísos gastronómicos de España.

Destacan los pinchos, hasta tal punto que en primavera y otoño se celebra la feria del pincho, en la que todos los bares compiten por conseguir el premio de la mejor tapa. Dos fines de semana al año indispensables para visitar Miranda.

De entre las tapas y como estamos en Burgos destacamos la morcilla como plato típico de la ciudad y en especial una variedad llamada «delgadilla», pero no podemos olvidar la «caza con hongos». El pescado aunque no lo parezca también está muy bien valorado y lo cocinan estupendamente.

Y para los más golosos, el postre más típico de la ciudad es la goshúa. Se trata de un postre elaborado a base de nata, crema y caramelo. Solo apto para paladares dulces.

Nuestra especial recomendación es La Higuera, un restaurante de gente de bien Está en la Calle de la Independencia, s/n al borde derecho del río. Nos trataron muy bien y comimos mejor, por eso lo recomendamos.

Huevos Rotos con pimientos

Huevos Rotos con pimientos

QUÉ VER EN MIRANDA DE EBRO

No hay pocas cosas que ver en Miranda de Ebro. Parte de la ciudad ademas esté llena de casa muy interesantes llenas de historia. Intentaremos hacer un breve resumen por algunas de los lugares más interesantes que merece la pena visitar.

DEÓBRIGA

Arqueológicamente hablando Miranda está en una de las primeras zonas de asentamiento d ella península Ibérica. Deóbriga es un yacimiento arqueológico de Arce-Mirapérez, situado en Miranda de Ebro.

Se localiza junto a un antiguo vado en el cauce del río Ebro que permitía cruzarlo y los restos arqueológicos ocupan una superficie de más de 26 hectáreas. El conjunto arqueológico alberga los restos de época autrigona correspondientes a la citada ciudad de Deóbriga así como su posterior transformación en una ciudad romana.

Durante los siglos I y II, fue una de las principales ciudades de la calzada Ab Asturica Burdigalam. En la otra orilla del río, en frente de éstos restos, se encuentran los restos de Revenga, posible emplazamiento visigodo.

NECRÓPOLIS TARDORROMANA DE CABRIANA

Es un yacimiento arqueológico situado en el paraje de Cambriana. Se trata de una necrópolis del Bajo Imperio Romano, asociada a una villa agrícola.

En la necrópolis se observan practicas de inhumación de los cuerpos, en cuyas tumbas se hallaron objetos de terra sigillata, vidrios o un tesorillo de época de Magnencio (350 – 353 d.C.), que en gran parte se encuentran expuestos en el Museo de Burgos de la capital provincial.

PUENTE DE CARLOS III

No se sabe con certeza pero el 23 de julio de 1155, Sancho III, con permiso de su padre el emperador Alfonso VIII, daba licencia a la iglesia de Santa María de Calahorra para construir un puente en Miranda de Ebro y beneficiarse del impuesto del pontazgo.

En 1177 el puente ya estaba acabado, pero incluso en 1194 Alfonso VIII seguía donando propiedades al obispo de Calahorra para la obra del puente.

El puente tenía siete arcos, tenía un perfil curvo y su calzada era estrecha. Desde 1463 poseía una torre para el cobro del pontazgo y como elemento defensivo. En 1581 se construyó una torre en el primer arco desde Aquende en la que se ubicó el ayuntamiento, la casa de justicia y una carnicería.

El puente original de Miranda fue destruido por una fortísima riada en 1775. Era un punto estratégico en el norte del país siendo un paso obligado del Ebro bajo peaje.

La última reforma llevada a cabo en 2006, y fue especialmente polémica por la incorporación de unas nuevas barandillas de acero junto con unos faldones del mismo material. En esta reforma se aprovechó para semipeatonalizar el puente.

Punte de Carlos III

Punte de Carlos III

CASAS SOLARIEGAS

En toda la ciudad hay casa realmente interesantes. Muchas de ellas pertenece a la historia vida de Miranda de Ebro, como la de los Condes de Berberana del siglo XVI. En ella se hospedó Napoleón Bonaparte y el rey Fernando VII de España, que en 1828 colocó unas cadenas como recuerdo de su estancia.

Otra casa notable es la Casa de los Urbina, también del siglo XVI, en el que destacan sus cubos defensivos. En ella se hospedó el rey Felipe IV de España, en su camino a Francia, y Margarita de Saboya, virreina de Portugal donde además falleció en 1655.

La Casa consistorial se encuentra en la Plaza de España desde 1788. El edificio es obra de Francisco Alejo de Aranguren y está revisado por Ventura Rodríguez. Se trata de un edificio de estilo neoclásico, construido en sillería.

PLAZA DE ESPAÑA

Donde actualmente se ubica el ayuntamiento una de las zonas de más ambiente a la hora de tapear o tomar algo por la noche es la Plaza de España.

Allí además encontraremos dos de las cosas de las que un Mirandes se encuentra más orgulloso. La sede de su equipo de fútbol, el Mirandes, (que pronto será un equipo de primera), y su kiosco de música que se erige en el centro de la plaza.

Quiosco de la Plaza de España

Quiosco de la Plaza de España

CASTILLO DE MIRANDA DE EBRO

Actualmente solo se conserva las murallas. Desde 2009 se encuentra en proceso de recuperación. Fue construido en el siglo XIV por el Conde Don Tello. Se mantuvo operativo hasta el siglo XIX durante las Guerras Carlistas.

A comienzos del siglo XX se desmanteló y rellenó de tierra, y muchas de sus piedras sirvieron para construir la ya desaparecida plaza de toros.

TEATRO APOLO

Personalmente una de las joyas de Miranda de Ebro. Nada indica al ver la fachada del edificio, lo que uno se va a encontrar dentro. Como músico, en pocos lugares mejores se podría ver uno tocando.

Fue construido en 1921, por el arquitecto riojano Fermín Álamo. Destaca su decoración historicista como demuestran los bustos erigidos en las ventanas y la ornamentación vegetal.

IGLESIAS DE MIRANDA DE EBRO

Y por último y para terminar esta guía de Miranda de Ebro, no es posible evitar de la arquitectura religiosa de Miranda una de la poblaciones con mayores joyas por metro cuadrado.

La Iglesia del Espíritu Santo o antes conocida par San Nicolás. Se trata de un templo románico cuya portada y su ábside son del siglo XIII y su reducida nave gótica del siglo XVI.

La Iglesia de San Nicolás fue construida en 1945. Su proyecto quedó segundo en el Certamen Nacional de Arquitectura de ese año. Consta de tres naves de aspecto basilical, ábside y un gran rosetón en su portada. En su interior destacan los grandes lienzos adheridos a la pared del ábside pintados por Manuel Navarro y su hermano.

La Iglesia de Santa María. Construida en el siglo XVI, con estilo entre renacentista y gótico tardío. En su interior descansa el cuerpo momificado de Pascual Martínez El Chantre.

La Iglesia de los Sagrados Corazones. Fue construida en el siglo XVI. Destaca su espadaña de estilo barroco construida en 1693. Allí también se encuentra la (Hospedería) Convento fundado en 1334 por los Franciscanos que durante siglos fue un centro dedicado al culto, al noviciado y al estudio.

Desde el Siglo XVII se convirtió en Hospedería donde es posible alojarse. Es un lugar muy bonito y tranquilo, donde hacer noche para conocer mejor Miranda de Ebro.

Iglesia de los Sagrados Corazones

Iglesia de los Sagrados Corazones

 MIRANDA DE EBRO SE VE BIEN

En esta guía de Miranda de Ebro, hemos tratado de dar un breve repaso por todo lo que esta acogedora ciudad es capaz de mostrar al viajero. Somos conscientes que nos dejamos muchas cosas en el tintero, pero sentimos que durante nuestro breve viaje fuimos capaces de conocer un poco esta maravillosa ciudad.

A las orillas de río Ebro encontramos una paz, que iba a ser el primer punto de partida de nuestro gran viaje por el norte, y nuca olvidaremos ese paseo por la noche por Miranda, donde la ciudad estaba solo para nosotros.

Tampoco olvidaremos la cena en La Higuera y el concierto del Bar de la calle San Juan, descubrimos una cara de Miranda que nos nos esperábamos.

Y de eso van los viajes, que algunos lugares que ni siquiera antes de tu llegada sabrías situar correctamente en el mapa, se vuelvan tras tu visita en parte de ti. Y es que hay un punto de hospitalidad en Miranda de Ebro que hace que el viajero siempre quiera quedarse más tiempo.

Volveremos a Miranda, la próxima vez por más días para conocerla mejor. No seremos los primeros que pasan por Miranda y se quedan a vivir. Y es que ¡Miranda de Ebro se ve bien!

 

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos

Musico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.