Guía de viaje a VERSALLES

En esta guía de viaje a Versalles de www.elmundosevebien.com vamos a visitar una de las ciudades más turísticas de las afueras de París, con su grandioso palacio hará las delicias de cualquier viajero. ¡Versalles se ve bien!

Viajar a Versalles es viajar de lleno al corazón de la historia de Francia. para los amantes del arte y de la historia no hay mejor lugar para contemplar el esplendor la una época dorada (nunca mejor dicho) en la que la magnificencia no tenía límites.

En esta guia de viaje a Versalles vamos a trasladarnos hasta quizás el lugar más dorado de toda Francia.  Esta excursión además es una visita perfecta si uno quiere viajar desde París.

Guía de viaje a Versalles

Guía de viaje a Versalles

VIAJAR A VERSALLES

Versalles es una pequeña ciudad imperial situada a 23 kilómetros al suroeste de París. Con apenas 85.000 habitantes es una de las ciudades más visitadas de Francia en relación a u población, ya que es sede de uno de los castillos (palacios) más famosos de todo Francia.

De hecho Versalles ejerció de capital política del reino y corte de Francia desde 1682 hasta 1789 (año en el que los revolucionarios asesinaron a los guardias y arrastraron a Luis XVI y María Antonieta hasta París para cortarles la cabeza.

Aunque la ciudad de Versalles es muy acogedora, los más de tres millones visitantes al año ponen su objetivos en el Palacio, por tanto hace falta madrugar para intentar evitar las interminables colas que se forman.

CÓMO LLEGAR A VERSALLES

Lo más frecuente es que uno vaya a Versalles desde París. La opción más frecuente para muchos es ir en coche. El problema suele ser aparcar en Versalles, ya que casi toda la ciudad hay que pagar para aparcar y hay limitación horaria. Por otra parte dejarlo en le parking del Palacio es la opción más cómoda aunque también más cara.

Sin duda la opción más económica es ir en autobús. El 171 de la RATP apenas cuesta unos 2 € y va desde Pont Sèvres 15e de parís hasta La Place de armes. salen cada 10 minutos y tarda nos 35 minutos en función del tráfico.

También es posible ir en tren. La línea c5 del RER va desde París (orilla derecha), hasta Versailles-Rive Gauche a 700 metros del Palacio. Desde París debe tomarse cualquier tren con un código de cuatro letras que empiece por «V». Circulan unos 70 al día y cuenta poco más de 2,5 €

La línea C8 del RER va desde la orilla izquierda de París hasta Versailles- Chantiers, a 1,3 kilómetros del Palacio. en este caso hay que tomar los trenes de código «S»

También hay trenes SNCF desde la Gare de Montparnasse,  la Gare St- Lazare de París y la Défense con servicios diarios hasta París.

Para desplazarse dentro de Versalles y debido a que las distancias de los jardines externos (en concreto Los Trianons) son enormes. Puede ser una buena opción alquilar una bici para recorrer todo los jardines exteriores en poco tiempo. A pie es posible pero se necesitan varias horas para ver todos los puntos de interés.

Versalles se ve bien

Versalles se ve bien

HISTORIA DE VERSALLES

Al poco tiempo de comenzar su gran reinado Luis XIV decidió ampliar la casa de caza que su padre había mandado construir en Versalles. Con esta expansión lo convirtió en uno de los Palacios más grandes de la época, y con al idea de albergara a unas 6000 personas.

Luis XIV contrató a cuatro de los mejores hombres, los arquitectos Louis LeVau y Jules Hardouin-Mansart que emplazó a Le Vau a mediados de la década del 1670. también contrató al pintor e interiorirsta Charles Le Brun y el paisajista André Le Nôtre, el cual mandó allanar las colinas, secar los pantanos y reubicar los bosques para diseñar los jardines del Palacio.

Le Brun y sus cientos de artesanos decoraron cada moldura, cornisa y techo del Palacio con los materiales más lujosos de la época. Mármol, paños de oro, tallas de madera con mitos y símbolos de la mitología grecorromana.

El Castillo ha experimentado pocas modificaciones desde su construcción. Por desgracia casi todo el mobiliario desapareció durante la Revolución, aunque muchas de las habitaciones fueron reconstruidas por Luis Felipe entre 1830 y 1848.

Historia de Versalles

Historia de Versalles

MÁS INFORMACIÓN SOBRE VERSALLES

Como viajeros expertos lo más recomendable nada más llegar a Versalles es dirigirnos a la oficina de turismo. Se encuentra al noroeste de la estación de trenes de Versailles-Rive Gauche y al este del castillo. Organizan visitas guiadas a la ciudad y al palacio.

También podemos visitar su página web: www.versailles-tourisme.com

En cuanto a la info del Castillo, lo mejor es entrar en www.chateauversailles.fr. Allí podemos ver todos los precios y horarios (ojo que el Castillo cierra los lunes).

Nuestra recomendación es que compréis las entradas on line y con antelación una vez que tengáis claro el momento de vuestra visita. Versalles es un lugar realmente visitado y es posible que no haya entradas si vais el mismo día.

El oro de Versalles

El oro de Versalles

QUÉ VER EN VERSALLES

Pero vayamos a lo importante de esta guía de viaje a Versalles, cuales son los lugares de interés, y que puntos son los imprescindibles de ver en nuestra visita. Es posible que nos dejemos algo en el tintero pero esta guía está pensada para una visita de un día, teniendo en cuenta que hay que ver muchas cosas.

CIUDAD DE VERSALLES

Sobre todo si llegáis en tren o autobús, no hay que dejar pasar la oportunidad de conocer la ciudad de Versalles. Se trata de una ciudad de la región Isla de Francia, ubicada en los suburbios occidentales de París. Está a unos 20 km al oeste del centro de París.

Es la capital (o como prefectura como dicen los franceses) del departamento de Yvelines. Como como hemos comentado ay en esta guía de viaje a Versalles, fue la capital del reino de Francia, desde finales del siglo XVII y durante casi todo el siglo XVIII.

Actualmente es un elegante barrio ejecutivo y residencial de París, con  un importante centro administrativo y judicial. Su población actual es de unos 86.000 habitantes, lejos de su máximo de 94.000, alcanzados en 1975.

Actualmente Versalles es mundialmente famosa por el Palacio de Versalles, desde cuya explanada ha crecido toda la ciudad. Es posible dar un paseo por la ciudad para admirar los edificios, iglesias y algunos parques que hacen de esta localidad una de las mejor conservadas de la zona.

Ciudad de Versalles

Ciudad de Versalles

REJA REAL DE VERSALLES

Y de pronto nos encontramos con la entrada al complejo de Versalles. La puerta, en concreto al Reja Real es uno de los elementos más característicos del ostentoso encanto de Versalles.

Desgraciadamente la Puerta y la reja que ahora podemos contemplar no es la originaria de 1680, la cual fue construida  bajo la dirección del arquitecto Hardouin-Mansart. Esta fue destruida durante la Revolución.

Pero desde 2008 el Palacio de Versailles ha recuperado por fin el fabuloso enrejado de la Puerta Real, que dividía el patio de armas y el patio de mármol (también llamado patio real). La inauguración de esta nueva reja tuvo lugar el 30 de junio de 2008 y responde a un proyecto que persigue devolver paulatinamente al palacio su aspecto original antes de 1790.

Reja Real de Versalles

Reja Real de Versalles

PALACIO DE VERSALLES (CASTILLO VIEJO)

Y dejando a la derecha la gran puerta de ella que acabamos de hablar en esta guía de viaje a Versalles pasaremos al Palacio de Versalles, o Castillo viejo, como también se suele llamar.

El palacio se construyó en el siglo XVII durante el reinado de Luis XIV, el Rey Sol. La principal intención fue la de proyectar el poder absoluto del país de cara al extranjero. Se construyó con ansia y lujo desmedido e hicieron falta unos 30.000 obreros y el coste fue tal que casi vació las arcas del reino.

En este Castillo y durante su esplendor, llegaron a vivir en él hasta 20.000 personas. Su cronología de construcción fue la siguiente:

  • De 1661 a 1668: Fue un palacete de caza al que se añadieron dos alas laterales que, al cerrarse, conformaron la plaza de armas. Son fachadas de ladrillo y unifica la cubierta usando también la pizarra y las mansardas.
  • De 1668 a 1678: Luis XIV considera trasladar definitivamente la corte a Versalles. Se añaden las dos alas laterales para dar prioridad visual al jardín, realizado por André Le Nôtre.
  • De 1678 a 1692: En esta ampliación, realizada por Mansart, se construyó la capilla real en el Ala Norte del Palacio. Es de doble altura y tiene acceso directo desde el exterior, aunque la Tribuna Real situada en el piso principal, desde donde el rey y su familia atendían a la misa.

Ver el Palacio es el plato principal de la visita a Versalles. Arquitectónicamente, la fachada que da al jardín está construida siguiendo el modelo italiano, un primer piso de sillares almohadillados y un segundo piso noble de doble altura con crujías retranqueadas, jugando con entrantes y salientes y alternando columnas y pilastras.

El tercer piso es el ático, rematado por una serie de figuras escultóricas (trofeos y jarrones) que casi no dejan ver la caída de la cubierta, la cual no es muy inclinada. En la siguiente foto vemos con más detalle esta descripción que hemos visto.

Castillo de Versalles

Castillo de Versalles

En su interior, el Palacio de Versalles cuenta con 700 estancias, 2.513 ventanas, 352 chimeneas (1.252 durante el Antiguo Régimen), 67 escaleras, 483 espejos (repartidos en la Gran Galería, Salón de la Guerra y Salón de la Paz), y 13 ha de chimeneas. La superficie total es de 67.121 m² de los cuales 50.000 están abiertos al público.

En su exterior, el complejo del castillo consta de tres partes bien diferenciadas.

  1. El edifico del Palacio, con una estructura de 580m de largo  y con innumerables alas, vestíbulos y dormitorios. Muchas de estas salas no están abiertas al público.
  2. Los jardines, canales y estanques al oeste del Palacio, de los que hablaremos más adelante.
  3. El Grand Trianon y el Petit Trianon, que se trata de unos palacios más pequeños y menos visitados.

En esta guía de viaje a Versalles, explicaremos más adelante estas partes tratando de dar datos prácticos al futuro viajero.

De la visita por el interior del Castillo destaca el Grand Appartament du Roi (pabellón del Rey) y las habitaciones dedicadas a Venus, Hércules, Venus, Diana y Mercurio.

El lujo y la opulencia alcanzan su máximo en la Galería des Glaces (galería de los espejos) un sala de baile de 75m de largo con 17 enormes espejos de un lado a otro.

Palacio de Versalles

Palacio de Versalles

MUSEO DE VERSALLES

Otra de los lugares de interés para el viajero que visite Versalles y que contamos en guía de viaje a Versalles, es su Museo. El Museo del Palacio de Versalles fue creado en 1837 por Camille Bachasson, conde de Montalivet, por orden de Luis Felipe y actualmente es conocido como «Museo de la historia de Francia».

Constituye, con sus 18.000 m² el museo más grande de la historia del mundo. Contiene una colección de cuadros reunidos o encargados por Luis Felipe y están organizados por series históricas. Para su exposición, algunos departamentos fueron transformados en salas de museo.

Actualmente, el museo de la historia de Francia está situado en las alas. La parte central (a excepción del piso bajo) lo constituyen los Grandes Departamentos, y  las estancias privadas. Los departamentos de la familia real han sido restaurados y pueden verse tal como eran cuando estaban ocupados por los reyes.

Conservar Versalles y seguir con su restauración supone un desembolso económico tremendo y básicamente se puede hacer por la ayuda estatal y en una pequeña parte por mecenas que de forma altruista colaboran económicamente para su restauración.

Viajar a Versalles

Viajar a Versalles

CAPILLA REAL DE VERSALLES

La capilla de Versalles es uno de los puntos más importantes de la visita al Palacio. Allí el Rey y otros miembros de la familia real escuchaban misa desde sus aposentos. Actualmente la que podemos ver es la quinta desde la construcción del Palacio.

Dedicado a Saint Louis, santo patrón de los Borbones, la capilla fue consagrada en 1710. El estilo palatino es totalmente tradicional, pero la columnata corintia del nivel de la tribuna es de un estilo clásico que anticipa el neo-clasicismo que evoluciona durante el siglo XVIII.

El acceso al nivel de la tribuna es por un vestíbulo, conocido como el salón de la capilla, que fue construido al mismo tiempo que la capilla y se diseño con el fin de la comodidad de los monarcas.

La capilla fue desconsagrada en el siglo XIX y desde entonces a servido como un lugar para el estado y eventos privados. Algunos conciertos musicales se han hecho en la capilla de Versailles.

 

Capilla Real de Versalles

Capilla Real de Versalles

JARDINES DE VERSALLES

Independientemente que el interior del Palacio sea interesante, lo realmente impresionante de Versalles son los jardines. Además abren todos los días y la entrada es gratuita.

Los jardines se expanden en unas 800 hectáreas (originalmente eran unas 8 000 hectáreas), con 20 km de caminos, 200.000 árboles y 35 km de canalizaciones. Una oda a la naturaleza artificial.

El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Todas las esculturas, decoraciones y fuentes ensalzan la monarquía como no podía ser. Las esculturas se señalan unas a otras enfrentadas. Algunas de ellas se tapan durante el invierno para su protección.

El jardín en las partes más cercanas al Palacio está muy ordenado, podado y cuidado. Después se va asilvestrando, y se hace más caótico y silvestre a medida que nos alejamos del Palacio.

 

Jardines de Versalles

Jardines de Versalles

ESTANQUES Y FUENTES DE VERSALLES

Y dentro de estos jardines destaca la cerámica y sobre todo los estanques y fuentes. Quizás la obra paisajística más refinada en siglos hecha por el ser humano. Esta zona fue creada entre 1661 y 1700 en estilo formal francés, alineados geométricamente.

Entre los 55 estanques que hay en los alrededores de Versalles, los más grandes son el Gran Canal, (de 24 hectáreas), y el estanque de los Suizos (de 180.000 m²).

Hay 600 surtidores y 35 km² de canalización con estatuas impresionantes en ellos. En 2003 se presentó un programa de renovación, para el Gran Canal de Versalles», y  tardará en realizarse unos 17 años. Actualmente se pueden ver continuas obras tanto en el Palacio con en el Parque.

El Grand Canal es el más importante y conocido. tiene 1,6km de longitud y 62 m de anchura. Está orientado de tal forma que refleja al atardecer. De mayo a octubre es posible alquilar barcas y remar por este canal.

Lo atraviesa el Petit Canal es más pequeño pero bien 1 km de longitud creando un surtidor en forma de cruz  con un perímetro de más de 5 kilómetros. Luis XIV también solía celebrar aquí eventos en barcas de remos.

Las mayores fuentes del parque son el Bassin de Neptune, a 300 metros al norte del palacio y el Bassin d´Apollon en el extremo este del Grand Canal y que se muestra en la siguiente foto.

Historia de Versalles

Historia de Versalles

LOS TRIANONS

Y más al noroeste del los jardines y del Gran Canal, nos encontraremos de lleno en el Parque de Versalles. En esta vasta extensión de terreno encontramos unos palacios bastante interesantes.

El Grand Trianon se construyó en 1687 para Luis XIV y su familia para poder evadirse de la rigidez de la corte. Luego Napoleón I lo reconstruyó al estilo del imperio. El Gran Trianón es de estilo clásico francés mezclado con italianismos y tiene unas impresionantes columnas rosas.

El Petit Trianon es de color ocre y es mucho más pequeño. se construyó en 1760 y fue redecorado en 1867 por la emperatriz Eugenia, consorte de Napoleón III que añadió muebles del estilo XVI. Luis XV hizo construir un zoológico, un jardín, una escuela botánica y un invernadero

Más al norte queda el Hameau de la Reine. Este edificio fue construido entre 1775 y 1784 imitando a un pueblo con chozas de paja y curiosamente fue construido por María Antonieta para jugar a ser lechera.

Dominio de María Antonieta

El Gran Trianon

VERSALLES SE VE BIEN

Visitar Versalles es como viajar al pasado. Viajar a la época dorada de Francia, donde el lujo era casi una obligación. Donde la monarquía tensó tanto la cuerda del pueblo, que al final el pueblo tomó esa cuerda y la utilizó para poner fin a esa situación insostenible.

Y es que pasear por Versalles te hace sentir que está caminando por siglos de historia. Todo cuidado al detalle, con sus cientos de adornos que individualmente podrían ser parte de su propio museo. Es como un parque temático dedicado al atardecer, donde hasta la disposición del Palacio y sobre todo la de su Gran Canal enseña al sol su camino a casa.

La historia siempre es la mejor aliada del viajero, ya que conocerla nos hace disfrutar aún más de nuestro viaje, y donde no llegue el conocimiento que llegue la imaginación. Una imaginación que es muy difícil controlar cuando uno pasea por las 800 hectáreas del parque.

Visitar sus salas al igual que sus palacios anexos, los famosos Trianons hace que a uno se le empiece a volar la imaginación a una época casi surrealista, donde la nobleza y la monarquía vivían una vida diametralmente opuesta al resto de la población. Vamos, como ahora pero sin bailes de época en la sala de los espejos.

En esta guía de viaje a Versalles hemos tratado de dar toda la información que conocemos y que pensamos que puede interesar al futuro viajero que planee conocer este maravilloso lugar.

Y recomendamos especialmente ver el atardecer en Versalles, ya que uno se da cuenta entonces que todo el complejo, desde el Palacio, hasta el Gran Canal, pasando por cada orientación de las estatuas está hecho para que el sol potencie aún más la belleza de este entorno.

Todo ello hará que Versalles sea un viaje inolvidable para nuestra mochila viajera. Una mochila que no llenamos de oro ni de mármol pulida, la llenamos de recuerdos e instantes que tienen mucho de valor pero poco de precio. Y eso es lo que nos quedamos de Versalles.

Un simple paseo con una compañía inmejorable, que en el fondo es lo mismo que  que nos hacía los reyes que dominaban el mundo durante una época de la humanidad. Los mismos que se refugiaban de la pose y el adorno superfluo en trianones a las afueras del Palacio.

Sin oro ni joyas y sin adornos en el comportamiento. Solo la compañía de la gente a la que quieres y un tejado que resguarde de la lluvia. Entender eso en Versalles nos hizo conocerlo mejor y amarlo más. Y también eso nos hizo conocernos y amarnos más entre nosotros. Por eso podemos decir que, Versalles se ve bien. 

Estatua de Versalles

Estatua de Versalles

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos

Musico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.