RECLAMANDO VUELOS

En esta entrada queremos contar nuestra reciente experiencia reclamando vuelos que teníamos pendiente de uno de nuestros viajes del año pasado. Después de mucho pelear hemos conseguido una justa indemnización. ¡El mundo se ve bien!

No queremos dar nombres, pero todo empezó con un retraso de más de 4 horas de una conocida compañía aérea, por el cual perdimos nuestro vuelo de conexión y por tanto llegamos a nuestro destino casi un día y medio después. Con el follón que supuso de anulación y cambios de reservas que teníamos ya pagados. Un gran fastidio la verdad.

Y eso que nosotros no somos los típicos viajeros que saltan a la mínima y solemos tolerar bastante bien los cambios y retrasos lógicos de las compañías. La coordinación de un aeropuerto siempre nos ha parecido un caos imposible de gestionar.

A esto ayuda que nosotros viajamos por placer (al menos de momento) hasta que este blog nos pueda pagar las facturas de la luz y el gas. Lo digo porque ir de vacaciones te hace tener algo más de paciencia que si viajas por trabajo.

Pero la verdad es que este caso nos llegó a molestar bastante. Fue un retraso muy largo, de casi 4 horas de espera sin tener noticia ninguna de la compañía (que además no era low cost). Llegó un punto que dejaron de dar información, hasta justo media hora antes de embarque.

Tuvimos que cancelar el hotel, la reserva del coche y unas entradas que teníamos para la primera noche en nuestro viaje a Sudáfrica. Además tuvimos que cambiar nuestro plan de viaje. Un verdadero fastidio.

Lo que nos enfadó más, es que si nos hubieran avisado en su momento del retraso, podíamos haber modificado con tiempo las reservas. Pero no pudimos porque no nos dieron nada de información.

En medio del cabreo, consultamos en la web de AENA y vimos que sí teníamos derecho a una compensación por ese retraso. Merece echar un ojo a esta página si se tiene la duda:

Así que cuando volvimos a casa decidimos que teníamos que reclamar nuestro retraso en los vuelos. No había sido un vuelo barato y creo que no merecíamos ese trato.

 

Silencio en el aeropuerto

Esperando en el aeropuerto

 

Y fue ahí cuando un amigo nos habló de Flightright una empresa que recurre por ti todos los problemas con las compañías aéreas.

Nosotros por nuestros trabajos y aficiones no tenemos tiempo para poner reclamaciones pero sí nos gusta defender nuestros derechos, de hecho hace años tuvimos otro problema y consultamos bastante sobre el tema de los derechos de los viajeros en Comunidad Europea.

Lo malo que en otras ocasiones que nos ha pasado, sabemos que al final consiguen desesperarte con el eterno papeleo y terminas por desistir y olvidarte del tema. Y se valen de eso para seguir haciéndolo.

Así que nos pusimos en contacto con esta empresa y reclamamos nuestra indemnización por el retraso de los vuelos.

Lo mejor es que la web tiene una calculadora donde puedes hacer una preconsulta de si nuestro vuelo teníamos derecho a cobrar algo. Después solo tuvimos que aportar la documentación que nos pidieron y nos olvidamos por completo del tema.

Poco tiempo después nos mandaron un mail diciéndonos que habían ganado la reclamación y nos ingresaron el dinero.

Vamos, que todo fue de lujo la verdad, y por eso nos apetece contar a todo el mundo lo que nos pasó y que si a alguien le pasa lo mismo no duden en contactar con esta empresa. Además si pierden la reclamación no te cobran nada. Solo cobran un pequeño porcentaje de la indemnización.

Lo que fue un verdadero fastidio en su día, al final oye, pues nos ha servido para hacernos un viaje por Plasencia que nos gustó bastante.

Así que no dudéis en reclamar estas cosas, que tampoco es justo que por pereza o falta de tiempo perdamos nuestros derechos viajeros.

 

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.