Visita al CASTILLO DE CHENONCEAU

En esta guía vamos a contar nuestra visita al Castillo de Chenonceau, un los de los Castillos mejor conservados y más espectaculares del Valle del Loira. ¡Chenonceau se ve bien!

Dentro de cualquier ruta viajera por el Loira, es complicado (por no decir imposible) ver todos los Castillos que pueden ser visitados. En primer lugar es complicado por el tiempo y porque muchos se encuentran a muchos kilómetros de distancia y al menos se necesitan un par de horas para verlos bien.

Lo segundo porque cada entrada al castillo (por muy poco que sea) supone un desembolso acumulado para el viaje, eso en 3 Castillo no es importante, pero en 30 sí.

Y lo tercero porque a no ser que uno sea un verdadero fanático de los Castillo y de la historia francesa, puede llegar a aburrir, ya que al fin y al cabo todos por dentro son muy parecidos.

Por eso es conveniente elegir cierto castillos que más nos llamen la atención, o que estén muy bien conservados, y sin duda el de Chenonceau es uno de ellos.

El castillo de Chenonceau también se conoce como el castillo de las damas, y es un castillo de estilo residencial del siglo XVI situado en la comuna francesa de Chenonceaux, en el departamento de Indre-et-Loire.

Curiosamente es de dominio privado, y es el monumento privado más visitado de Francia. En esta guía resumiremos nuestra visita al Castillo de Chenonceau, siempre desde nuestra opinión personal, para que sirva esta información a futuros viajeros. On y vá!

Castillo de Chenonceau

Castillo de Chenonceau

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA

A continuación y antes de entrar a desarrollar la visita, vamos a dar una serie de datos prácticos que nos pueden ayudar a la hora de plantearnos la vista:

  • Para llegar es bastante sencillo, ya que está muy bien señalizado. Es posible ir en TGV o en coche. La dirección concreta es: Château de Chenonceau  – 37150 Chenonceaux.
  • El precio es de 13,00 € para adultos, y que incluye  la visita al Castillo de Chenonceau, los jardines, Galería de las Cúpulas y Galería de las Carrozas. La audioguía cuesta 5
  • Los horarios varía en función de la época del año:                                                                                                                                – 1 de enero al 21 de febrero de 9:30 a 17:00- 22 de febrero al 25 de marzo de 9:30 a 17:30- 26 de marzo al 31 de mayo de 9:00 a 19:00- 1 de junio al 30 de junio de 9:00 a 19:30- 1 de julio al 31 de agosto de 9:00 à 20:00- 1 al 30 de septiembre de 9:00 a 19:30- 1 de octubre al 1 de noviembre de 9:00 a 18:30- 2 de noviembre al 13 de noviembre de 9:00 a 18:00- 14 de noviembre al 31 de diciembre de 9:30 a 17:00- 1 de mayo (30 de abrile y 1 de mayo), 8 de mayo/Ascensión (5, 6, 7, 8 de mayo), Pentecostés (14, 15 y 16 de mayo): de 9h00 a 19h30
  • La visita puede llegara durar unas 2 o 3 horas ya que hay bastante que ver, incluyendo los jardines que también hay que pasearlos tranquilamente.
  • Es conveniente leer toda la info oficial de su web oficial http://www.chenonceau.com/index.php/es
Cama de las 5 Reinas

Cama de las 5 Reinas

VISITA AL CASTILLO DE CHENONCEAU

Lo primero que tenemos que hacer es un pequeño repaso por la historia del castillo de Chenonceau un Castillo que ha quedado marcado por las mujeres que lo habitarosn, tanto las que lo construyeron como las que en él residieron o fueron sus propietarias.

Entre ellas destaca Luisa de Lorena-Vaudémont, la esposa del rey Enrique III de Francia cuya habitación, en el segundo piso del castillo, sigue manteniendo el duelo por su marido, asesinado en el año 1589. Una habitación está dedicada a las hijas y nueras de Catalina de Médicis, La chambre des cinq Reines (La habitación de las cinco reinas: María Estuardo, Margarita de Valois, Luisa de Lorena-Vaudémont, Isabel de Austria e Isabel de Valois).

Sin embargo, acabados los fastos correspondientes a las fiestas regias del Renacimiento, el castillo retornó a manos privadas, al albur de diversas herencias y compraventas.

Destaca también por su arquitectura, el castillo esté edificado totalmente sobre el río, y presenta una planta cuadrada, con un vestíbulo central al que se abren cuatro habitaciones, una por cada lado. La decoración floral de los jardines, que se renueva cada primavera y verano, requiere el aporte de 130.000 plantas, que se cultivan en el propio dominio de la finca, en el huerto.

En la planta baja hay una capilla, junto con la habitación de Diana de Poitiers y el gabinete de trabajo de Catalina de Médicis. Desde el final del vestíbulo se accede a la galería que se encuentra sobre el río Cher. La galería existente en la planta baja cuenta con un enlosado clásico en plan hipodámico, en forma de tablero de ajedrez en colores blanco y negro, siendo la parte del edificio que durante la Primera Guerra Mundial albergó un hospital militar.

En la planta baja se encuentran igualmente la habitación de Francisco I y el salón Luis XIV, pero todas las partes de la visita las desarrollaremos más adelante.

EXPLANADA Y TORRE DE LOS MARQUES

Es sin duda el edificio más representativo del Castillo. Cuando se construyó el Castillo sobre el río Cher en el siglo XVI Tomás Bohier y su mujer Katherine Briçonnet, mandaron derribar la fortaleza y el molino fortificado de la familia Marques, conservando solo la torre del Homenaje.

La explanada reproduce el plano de la primitiva fortaleza medieval, circunscrita por los fosos. Junto a la torre también perdura el pozo con la quimera y el águila del blasón del Marques.

Destaca la puerta de entrada. Es de la época de Francisco I, de madera esculpida y pintada con los blasones de Tomás Bohier y Katherine Biçonnet.

SALA DE LA GUARDIA

Entrando en el Catillo, lo que primero nos encontramos es con la sala de la Guardia. Esta era la sala de los hombres de armas encargados de la protección real. Encima de la chimenea podemos ver el escudo de armas de Tomás Bohier. La puerta de entrada es de roble y de estilo renacentista.

En las paredes veremos una serie de tapices de Flandes del siglo XVI, que representan las escenas de la vida en el castillo, una petición de mano y una cacería.

El techo e bastante impresionante  con las vigas vistas y entrelazadas. En el suelo hay restos del suelo de mayólica original del siglo XVI.

Chenonceau

Chenonceau

CAPILLA

Otro de los sitios realmente impresionantes del Castillo. Las vidrieras son del siglo XX (1954), ya que las originales fueron destruídas durante el bombardeo de 1944, son del maestro Max Ingrand.

Domina la nave la tribuna real desde la que las reinas asistía a la misa. La fachada es de 1521. A la derecha del altar, la credendi de piedra de sillería labrada está adornada con la divisa de los Bohier.

Durante la revolución la capilla se salvó gracias a que la propietaria d ella época Madame Dupin la convirtió en una reserva de madera camuflando su interior.

APOSENTO DE DIANA DE POITIERS

Llegamos al que fue el aposento favorito de la favorita del Rey Enrique II, Diana de Poitiers. Tras su muerte su viuda Catalina de Médicis, hizo que Diana devolviera este Castillo a cambio del Castillo de Chaumont sur Loire.

Destaca también el techo artesonado con las iniciales en el techo de Enrique II y Catalina de Médicis. La cama con baldaquín, los sillones de enrique II forrados con cuero de Córdoba y la fantástica mesa de marquetería destacan de la decoración de la sala.

Encima de la chimenea veremos un retrato de Catalina de Médicis de Sauvage. Destacan también de esta sala los tapices de Flandes del siglo XVI, el triunfo de la fuerza y el triunfo de la caridad.

A la izquierda de la ventana veremos el cuadro “Cristo despojado de sus ropas” de Ribalta, el maestro de Ribera. A la derecha de la chimenea un Murillo original, “Virgen con el niño” y debajo de este cuadro la biblioteca con los archivos de Chenonceau.

Cama de Diana de Poitiers

Cama de Diana de Poitiers

GABINETE VERDE

Este gabinete era el espacio de trabajo e Catalina de Médicis, convertida en regente del reino tras la muerte de Enrique II. Aquí se gobernó Francia. Destaca el tapiz de Bruselas del siglo XV, conocido como “A la aristolochia” que es gótico y renacentista.

Destacan en las paredes una colección de pinturas de Tintoretto, Ribera, Van Dyck y Poussin entre otros.

BIBLIOTECA 

En esta pequeña habitación Catalina de Médicis disfrutaba del placer de leer con una magnífica vista sobre el Cher, y la isla de Diana. Destacan los cuadros de Andrea del Sarto (La sagrada familia) y escenas de la vida de San Benito de Bassano, entre otros.

El techo es de 1525 y es un artesonado de roble de estilo italiano, y es uno de los primeros techos artesonados conocidos en Francia. Tiene las iniciales de los constructores del castillo (TBK) Tomás Bohier y Katherine Brioçonnet.

GALERÍA

En 1576 y según los planos de Philibert de l´Orme, Catalina de Médicis mandón construir a Jean Bullan una galería sobre el puente de Diana d Poitiers.

Esta Galería tiene 60 metros de largo y 6 de ancho, y tienen 18 ventanas. Su suelo es ajedrezado y el techo de vigas vistas transversales. Se utilizaba como salón de baile y se inauguró en 1577 en una fiesta en honor a Enrique II.

Al final de la galería hay una puerta que conduce al margen izquierdo del río Cher. Durante la primera guerra mundial sirvió de hospital y durante la II Guerra mundial la puerta de esta galería significaba el limite de la región ocupada por la resistencia y al otro lado por las baterías alemanas.

 

Galería de Chenonceau

Galería de Chenonceau

COCINAS

Llegamos a las cocinas, un lugar que guarda muchos afiches de la época y que disponía de carnicería propia, principalmente destinado a procesar las piezas de la caza.

Actualmente la verdad es que está muy bien decorada con útiles de cocina de bronce, modernos pero vistosos. Desde la cocina había un acceso al embarcadero del río desde donde descargaban los víveres.

SALÓN FRANCISCO I

En esta sala esta una de las más bellas chimeneas del Renacimiento. El mobiliario se compone de 3 aparadores franceses del siglo XV y de un armario italiano del siglo XVI, con incrustaciones de nácar y marfil.

En la pared hay un retrato de Diana d poitiers pinto en 1556 por Le Privatice. A cada lado hay retratos de Van Dyck, Zurbarán y de Miervelt.

SALÓN LUIS XIV

Como recuerdo a su visita al Catillo de Chenonceau, el 14 de julio de 1650, Luis XVI regaló a su tío el duque de Vendôme, su retrato por Rigau, enmarcado a juego con una consola del ebanista Boulle.

Sobre la chimenea del renacimiento, la salamandra y el armiño evocan el recuerdo de francisco I y la Reina Claudia de Francia. El techo es de vigas vistas. Encima d ella consola esta la obra de Rubens “El niño Jesús y San Juan Bautista”

VESTÍBULO Y ESCALERA

El vestíbulo está cubierto por una serie de bóvedas de ojiva cuyas claves delineadas, forman una línea quebrada. Las mensuras están adornadas con follajes, rosas, y cabezas de ángeles, quimeras y cuernos de la abundancia. Realizado en 1515 es uno de los más bellos ejemplos de escultura decorativa del primer Renacimiento francés.

Los os nichos de la entrada, encima de las puertas, abrigan las estatuas de San juan Bautista(el patrón de Chenonceau) y una virgen italiana  dele estilo de Luca Della Robbia. La consola de mármol italiano es renacentista. Encima de la puerta hay una vidriera moderna de Max Ingrand, que representa la leyenda de San Humberto.

Las hojas de la escalera que conduce al primer piso es remarcaba por ser una de las primeras escaleras rectas (rampa sobre rampa) construidas en Francia según el modelo italiano. está recubierta por una bóveda incorporada con nervadura, entrecortándose en ángulos rectos.

La escalera de doble rampa está cortada por un descansillo formando un mirador  desde donde se ve el Cher. Un medallón antiguo adorna el comienzo de la 2ª parte que representa el busto de una mujer.

VESTIBULO DE KATHERINE BRIÇONNET

Este vestíbulo del primer piso,e está revertido con baldosines de terracota grabados con una flor de lis atravesada por una daga. El techo es de vigas vistas y encima de las puertas hay medallones de mármol traídos de Italia por Catalina de Médicis y que representan emperadores romanos.

También destacan una serie de 6 tapices de Audenarde deis siglo XVII, que representan escenas de caza. El vestíbulo abre sobre el balcón desde el que se puede ver la torre del Marques y la explanada de la fortaleza.

APOSENTO DE LAS 5 REINAS

Esta estancia se llama así en recuerdo de las 2 hijas y las 3 nueras de Catalina de Médicis. Sus hijas: La Reina Margot (casada con EnriqueIV) Elisabeth de Francia (casada con Felipe II), Sus nueras María Estuardo (casada con Francisco II), Elisabeth de Austria (casada con Carlos IX) y Luisa de Lorena (casada con Enrique III).

El techo de artesonado del siglo XVI proveniente de los apartamentos de Luisa Lorena, enarbola los blasones de las 5 reinas. Las paredes están tendidas con una serie de tapices de Flandes del siglo XVI.

A la izquierda de la chimenea, un fragmento de tapiz del siglo XVI evoca un episodio de la vida de Sansón. De esta estancia destaca el mobiliario y los Rubens y Mignard de la pared.

 

Techos de Chenonceau

Techos de Chenonceau

APOSENTO DE CATALINA DE MÉDICIS

Digamos que este es el gran aposento real. Donde dormía Catalina de Médicis. Con un techo artesonado pintado y decorado con sus iniciales. Destaca el rico mobiliario esculpido y el conjunto único de tapices de Flandes dl siglo XVI. Los tapices tienen la temática bíblica de Sansón.

Destacan también los bordes con proverbios  y en el centro de aposento la cama con baldaquín característica del renacimiento, adornada con frisos, pilastras, retratos de perfil inspirados en medallones antiguos.

GABINETE Y GALERÍA MÉDICIS

Se trata de dos estancias que conforman el gabinete de las estampas. En estas habitaciones se puede ver el Cher. EL techo y la chimenea son típicas del renacimiento.

En el gabinete se conserva una colección completa y variada de dibujos, grabados y estampas representando el Castillo en sus diferentes épocas, desde el Siglo XVI a los proyectos de elaboración de los jardines.

Situada en la primera planta del Castillo se encuentra por otra parte la nueva Galería Médicis que desvela una colección inédita de pinturas, tapicerías, muebles y objetos de arte.

APOSENTO DE CÉSAR DE VENDÔME

Este es otro de los aposentos destacados de la visita al Castillo de Chenonceau. Evoca al recuerdo de César Duque de vendòme, hijo de Enrique IV y Gabriela de Estrées, tío de Luis XIV.

Destaca el techo de vigas vistas con una cornisa de tres autos y la ventana enmarcada de madera. Las paredes están revestidas con tres tapices del siglo XVII.

APOSENTO DE GABRIELA DE ESTRÉÉS

Este aposento evoca el recuerdo de Gabriela de Estrées, favorita y gran amor del rey Enrique IV. El techo de vigas vista, el suelo de la chimenea y los muebles son renacentistas. Cerca de la camada baldaquín, el tapiz de Flandes del siglo XVI y de Bruselas.

Los cartones de estos aposentos son de Lucas de leude, amigo de Düren. Encima del mueble un cuadro de santa Cecilia, y encima de la puerta un Ribalta llamado el niño cordero.

APOSENTO DE LUISA LORENA

Es una de las últimas salas que se pueden visitar. Tras el asesinato de su marido el Rey Enrique II Luisa Lorena se retira a Chenonceau para el recogimiento y la oración. De esta sala destaca el techo adornado con detalles de duelo, plumas, lágrimas d plata, coronas de espinas y cordones de viuda. Destaca también la cama y el mobiliario.

JARDÍN DE DIANA DE POITIERS

Uno de los principales atractivos del Castillo de Chenonceau son sus dos jardines principales: el jardín de Diana de Poitiers y el jardín de Catalina de Médicis, situado cada uno de ellos a un lado de la Tour des Marques, único vestigio de la primitiva fortaleza desaparecida con la construcción del castillo actual.

El jardín más conocido es el de Diana de Poitiers, tiene su propio embarcadero, adornado por una viña, un acceso indispensable para todo paseo sobre el río Cher. En su centro se encuentra un surtidor de agua. Bastante moderno para la época, el chorro de agua brota de una gruesa piedra tallada en consecuencia y recae «en gavilla» hacia un receptáculo pentagonal de piedrablanca.

El jardín de Diana de Poitiers se encuentra protegido de las posibles crecidas del río Cher por medio de unas terrazas elevadas sobre el mismo, desde las cuales se puede admirar una espléndida vista sobre los jardines. La decoración de los jardines se sigue un diseño de 8 triángulos de césped, con unas volutas floridas de 3.000 m de longitud.

 

Jardín Diana de Médicis

Jardín Diana de Médicis

JARDÍN DE CATALINA DE MÉDICIS

Por el contrario, el jardín de Catalina de Médicis, se encuentra al lado oeste del castillo, y es de una concepción más intimista. Se encuentra construido en torno de un estanque central. Está rodeado por un foso que se alimenta con las aguas del río Cher y que delimita su perímetro por el este.

Un muro de yedra marca el límite del jardín por su zona norte, quedando el conjunto del jardín formado por cinco paneles de césped agrupados alrededor del estanque central, estando el césped adornado por bandas de lavanda. La estructura de este jardín no ha cambiado desde su creación

JARDÍN VERDE Y LABERINTO

El laberinto fue diseñado por Lord Seymour en 1825 para la condesa de Villeneuve. Tiene forma circular y ocupa una superficie de más de 1 hectárea, y está formado por unos 2.000 tejos recortados en forma de seto a 1,30 m de altura. En el centro del laberinto existe una glorieta sobreelevada, que permite la vista del conjunto del laberinto. y que está confeccionada en mimbre, junto a una estatua de Venus.

Es un lugar ideal para que los niños se desfoguen buscando la salida al laberinto.

GALERÍA DE CARRUAJES

Otro lugar que merece la pena visitar es la Galería de Carruajes. Está pasada la cafetería y es un antiguo establo del siglo XVI donde se encuentran aparcados una serie de carros típicamente franceses como el break o el tonneau o de origen inglés como el tilbury, bastante bien conservados.

GRANJA DEL SIGLO XVI

Junto al castillo se encuentra una granja, residencia rural, restaurada en los últimos años del siglo XX, aunque data del siglo XVI. Su amplio patio es actualmente destinado a parque infantil de juego y con gran cantidad de personas al día. Actualmente aquí se realiza los trabajos florales del Castillo.

Granja de Chenonceau

Granja de Chenonceau

EL CASTILLO DE CHENONCEAU SE VE BIEN

Elegimos visitar el Castillo de Chenonceau sin saber muy bien si habíamos acertado. Es cierto que en cualquier ruta por el Loira es difícil poder ver todos los Castillos, y a veces hay que elegir en función de fotos o las recomendaciones de otros viajeros.

Chenonceau es si duda uno de los Castillos que deben tenerse en cuenta. De hecho es uno de los más visitados, y eso que es un castillo de propiedad privada (no pertenece al estado).

Lo mejor de Chenonceau sin duda es la ubicación. Yo creo que es el único Castillo que he visto construido sobre un río, y eso lo hace único. Además los jardines son impresionantes y hacen que el entorno el Castillo sea ideal para las fotos.

A todo esto se une que por dentro está bastante bien conservado con mobiliario original y otro moderno pero muy bien seleccionado. No hay que olvidar tampoco la riqueza en lienzo de Rubens, Van Dyck o Ribera, entre otros muchos.

Hicimos muchas fotos y disfrutamos mucho recorriendo todas las estancias del Castillo de Chenonceau. Nos imaginamos la vida de la nobleza de esa época en un entorno tan privilegiado, y aprendimos algo más de la historia viva de Francia.

No debe ser muy difícil imaginar porque la realeza eligió Chenonceau como lugar de retiro, por su entorno, por su belleza y por sus instalaciones, dignas del mismo rey de Francia.

Recomendamos incluir la visita al Castillod e Chenonceau en vuestras rutas por el Valle del Loria, será toda una experiencia viajera. Por todo ello podemos decir que el castillo de ¡Chenonceau se ve bien!  

Chenonceau se ve bien

Chenonceau se ve bien

About Marcos

Musico, viajero y entusiasta
Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *