Visita al CASTILLO DE CLOS LUCÉ

En esta guía de la visita al Castillo de Clos Lucé, vamos a contar algunas impresiones de nuestro paso por este castillo que es también un parque destinado a la memoria de Leonardo Da Vinci, que llegó a vivir aquí en sus últimos años. ¡Clos Lucé se ve bien!

Poca gente sabe que el gran Leonardo Da Vinci vivió en Amboise sus tres últimos años de su vida, dedicados íntegramente a crear pintar y descansar de su merecido ciclo vital. Y lo hizo en el Castillo de Clos Lucé.

En esta guía de viaje vamos a hablar de nuestra visita a uno de los Castillos de la zona de Loira que más nos atraía, no tanto por el Castillo en sí (que todo hay que decir no es imprescindible) pero si por contactarnos un poco más a una de las figuras históricas que siempre más nos ha enamorado, el maestro Leonardo Da Vinci.

La visita dura un par de horas donde podremos descubrir muchas curiosidades de este genio renacentista que con sus inventos cambió el mundo. Comencemos el viaje.

 

Maqueta de Leonardo Da Vinci

Maqueta de Leonardo Da Vinci

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA

Lo primero de todo vamos a recopilar una serie de datos prácticos para todo el viajero que desee conocer el castillo de Clos Lucé. Advertimos que esta información es solo orientativa y puede que se modifique, así que lo mejor es consultar la información oficial.

  • El Castillo de Clos Lucé esta en la localidad de Amboise. Más concretamente en la calle 2 Rue du Clos Lucé, 37400. se puede ir andando desde el centro de la ciudad.
  • El horario de visita es de 9:00 am a 19:00 pm todos los días de la semana una hora menos en primavera y otoño y dos horas menos (cierra a las 17:00) de noviembre a diciembre (en enero abre a las 10:00 am.
  • El precio es de 15 € para adultos y 10€ para niños. Sin querer entrar en polémicas, personalmente pensamos que es algo desproporcionado para lo que se ve. Eso sí, uno se consuela que ese dinero sirve para su mantenimiento y que se ven muchas uriosidades de Leonardo Da Vinci, pero no deja de parecernos caro en comparación a otros castillos del Loira.
  • La visita se divide en al parte del palacio, donde conoceremos las dos plantas (la habitación de Leonardo y sus lugares de trabajo), y luego los jardines que rodean al Castillo.
  • Para más información oficial y siempre actualizada no dejéis de entrar en:

 http://castillosdelloira.es/es/castillos/clos-luce/acceso-e-informacion-util

 

Amboise

Amboise

VISITA AL CASTILLO DE CLOS LUCÉ

Lo primero que hay que contar de este Castillo es que se edificó en 1471 sobre vestigios galorromanos durante el reinado de Luis XI y se convirtió en propiedad de un favorito del rey, Etienne le Loup, antiguo marmitón.

Después de los años fue terminado en 1490 por Carlos VIII, se añadió una capilla acoplada al ala oeste, convirtiéndose en el oratorio de la joven esposa del rey, Ana de Bretaña.

La vivienda está dispuesta en torno a una torre esquinera octogonal, que alberga una escalera de caracol y está constituida por dos edificios de dos plantas.

La elegante fachada de ladrillos rosas y de piedra de toba, lleva el sello arquitectónico del siglo XVI. El castillo fue adquirido por Carlos VIII el 2 de julio de 1490 y se convirtió en una residencia ralea de los reyes de Francia.

La visita tiene como atractivo fundamental conocer el lugar donde Leonardo Da Vinci pasó sus últimos años, invitado por el Rey Francisco I, por ello antes de entrar en los pormenores de la visita vamos a conocer un poco más la figura de este gran artista.

LEONARDO DA VINCI

Leonardo nación en Vinci, el 15 de abril de 1452  y murió aquí en este Castillo de Amboise, el 2 de mayo de 1519. A lo largo de su vida fue el polímata (maestro de muchas artes) más conocido del Renacimiento italiano. Fue pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. Tras pasar su infancia en su ciudad natal, Leonardo estudió con el célebre pintor florentino Andrea de Verrocchio. Sus primeros trabajos de importancia fueron creados en Milán al servicio del duque Ludovico Sforza. Trabajó a continuación en Roma, Bolonia y Venecia.

Frecuentemente descrito como un arquetipo y símbolo del hombre del Renacimiento, genio universal, además de filósofo humanista cuya curiosidad infinita solo puede ser equiparable a su capacidad inventiva, Leonardo da Vinci es considerado como uno de los más grandes pintores de todos los tiempos y, probablemente, es la persona con el mayor número de talentos en múltiples disciplinas que jamás ha existido. Como ingeniero e inventor, Leonardo desarrolló ideas muy adelantadas a su tiempo, tales como el helicóptero, el carro de combate, el submarino y el automóvil. Aunque muchos de estos proyectos no pudieron realizarse en su época.

Leonardo da Vinci llega al Manoir du Cloux (actual Castillo del Clos Lucé) en 1516 tras haber cruzado los Alpes. Trae consigo tres de sus obras más importantes expuestas hoy en el Louvre: la “Gioconda”, la “Santa Ana” y el “San Juan Bautista”, así como todos sus cuadernos y manuscritos reunidos en unos códices.

Tras años de una vida itinerante, Leonardo da Vinci se instala en el Castillo del Clos Lucé, su primera y última residencia personal. Francisco I le acoge en este lugar con estas palabras: “serás libre para pensar, solar y trabajar”.

Ahí vive los tres últimos años de su vida pintando y trabajando hasta el 2 de mayo de 1519, fecha en la que fallece en su habitación.

Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci

PRIMERA PLANTA DEL CASTILLO DE CLOS LUCÉ

La visita al castillo se compone de varias partes que intentaremos explicar detalladamente, más o menos en el mismo orden que marca el recorrido oficial.

LA GALERÍA

La visita empieza subiendo a la atalaya, desde donde llegamos a una terraza larga desde la que se puede ver todo el patio. En la torre hay una estatua de San Sebastián, patrono de los arqueros. Debajo del escudo de Francia y sostenido por dos ángeles está rematado por un yelmo la corona real.

LA HABITACIÓN DE LEONARDO DA VINCI

Un lugar curioso desde donde se podía ver todo el palacio y sus jardines. En esta habitación vivió Leonardo y donde redacto su famoso testamento en 1519 en el que dejaba sus manuscritos y dibujos a su amigo y discípulo Francisco Melzi. Allí el 2 de mayo de 1519 murió a la edad de 67 años.

Destaca la cama renacentista con baldaquines, esculpida con quimeras, angelotes y animales marinos. Casi siempre suele estar custodiada por un gato, al menos cuando nosotros lo visitamos.

También hay un tapiz de Aubusson que narra una escena de la vida de Ester. En la vitrina hay un retrato de Santa Catalina de Alejandría pintado por Bernardino Luini.

LA CÁMARA DE MARGARITA DE NAVARRA

Margarita de Navarra (1492-15499 hermana mayor de Francisco I, también vivió en Clos Lucé. Fue una persona muy implicada en el mundo del conocimiento científico, literario y religioso.

En esta sala podremos ver una habitación de piedra  y ladrillo con un ensamblaje ” asoma y tizón”. Destacan también las vidrieras en grisalla de palta y que ilustran el amor, los celos, y una cabeza alada.

También veremos un tapiz histórico de Audenarde de lana y seda del siglo XVI, y un tapiz de Flandes de finales del siglo XV.

PLANTA BAJA DEL CASTILLO

Después bajamos las escaleras para llegar a la planta baja del Castillo.

EL ORATORIO DE ANA DE BRETAÑA

Esta Capilla fue encargada por el Rey Carlos VIII a finales del siglo XV para su esposa Ana de Bretaña. La reina perdió a sus hijos a temprana edad.

En esta sala podemos ver una bóveda románica nevada pintada de azul celeste y congelada de estrellas. También veremos cuatro frescos de los artistas del taller de Leonardo Da Vinci, entre ellosFrancisco Melzi y una estatua de madera policromada que representa a San Juan, y una piedad del siglo XVI.

LOS SALONES DEL SIGLO XVIII

Siguiendo con la visita llegamos a la parte de los salones. En el siglo XVIII el Castillo de Clos Lucé pertenecía a la familia de Amboise, durante la revolución Henri- michel dÄmboise salvó su casa del pillaje de la destrucción apelando a los Derechos humanos.

En estas estancias al ser tan luminosas es donde Leonardo terminó su San Juan Bautista.También merece la pena observar el bello conjunto de muebles de madera doradaque procedía de Chanteloup.

En el saloncito encontraremos una espléndida cómoda del siglo XVIII de marquetería adornada con estandartes de nácar y marfil que perteneció a Luis XVI.

LA GRAN SALA RENACENTISTA

Esta sala se trata del salón de recepción donde Leonardo Da Vinci recibía al Rey Francisco I y a los embajadores que visitaban al artista. Actualmente podemos ver la decoracióndel siglo XV. La cátedra, los baúles y tapices son originarios de esta casa. A la derecha de esta sala está la chimenea y un fragmento de uno d los primeros tapices de Tournai. del siglo XV.

LA COCINA DE LEONARDO

Una curiosidad que aprendimos en esta visita es que Leonardo era vegetariano. Tenía una cocinera llamada Mathurine, a la cual en su testamento deja una abrigo de paño negro adornado con cuero. Una frase que decía Leonardo y con la que acabamos esta parte de la vista es:

“Si quieres estar sano, sigue este régimen, no comas nada sin hambre”.

La cama de Leonardo

La cama de Leonardo

EL SÓTANO DE CLOS LUCÉ

Y pasamos a la planta baja de la visita al Castillo donde encontramos una de las partes más divertidas e interesantes de la visita, donde esta la sala de las maquetas de Leonardo

LA SALA DE LAS MAQUETAS

Es la guarida del Leonardo ingeniero, aquí encontramos 4 salas donde se exponen maquetas de sus creaciones y algunos vídeos dónde podemos ver el uso práctico de las mismas.

De entre todos sus inventos (muchos de los cuales no pudieron ver la luz práctica) encontraremos maquetas de tanques (el primer carro de asalto, puente giratorio, paracaídas helicóptero, barco de paletas y las norias para elevar el agua de los canales del Loira.

A nosotros personalmente es la parte de la vista que más nos gustó, nos hizo conocer más la increíble mente del genio de Leonardo.

PARQUE LEONARDO DA VINCI

Y ya fuera en el exterior del Castillo, tenemos la zona de los jardines, que bien merece un paseo. Muchas de las maquetas que se muestran en el sótano están representadas a gran escala en el jardín, incluso se puede interactuar con ellas. Es un buen lugar para  los más pequeños ya que da mucho juego.

Como Leonardo era paisajista, el parque también lleva su huella. Como Leonardo era también ingeniero civil y militar, le encantaba la idea de las máquinas interactivas a tamaño real. Estas figuras que podemos ver ahora fueron realizadas por Tachona o Francesco di Giorgio.

Lamentablemente uno se da cuenta que algunas de las ideas de Leonardo eran materialmente imposibles de que funcionaran, pero es bastante divertido probarlas.

En el jardín también podréis cruzaros con pavos reales, que hacen más agradable el paseo. Destacan las esculturas de la belleza del cuerpo, la luz de los rostros y la mecánica de la vida, que son dibujos de Leonardo a tamaño grande que están repartida por el jardín.

También podremos conocer los edificios del molino con engranajes leonardinos, y el palomar (donde se criaban palomas para huevos y para usar su abono).

Finalmente nos encontramos con la Alhóndiga museográfica, con exposiciones permanentes y temporales. En concreto nosotros visitamos la expo “Leonardo da Vinci y Francia” donde nos narran la relación de Leonardo con Francia, especialmente durante sus últimos años.

Castillo de Clos Lucé

Castillo de Clos Lucé

CONCLUSIÓN VIAJERA

El Castillo Clos Lucé es una buena opción para visitar en Amboise. Esta especialmente recomendado para los amantes de la figura de Leonardo da Vinci, ya que allí fue donde pasó sus últimos tres años de vida, y aprenderemos muchas curiosidades suyas.

Es cierto que la entrada es algo cara, y que el Castillo nada tiene que ver con los Castillos más tradicionales del Loira, pero también les cierto que en una de las visitas más interesantes que se pueden hacer en Amboise.

A nosotros nos gustó especialmente la sala de maquetas, no conocíamos algunos de los prototipos de Leonardo y resultaron muy curiosos. Como por ejemplo el diseño del primer helicóptero que aunque no tuvo aplicación práctica, se ha convertido en uno d los iconos más conocidos de Leonardo.

También es una visita encomendada si vamos con los más pequeños. El Castillo en sí no tiene mucho interés, pero seguro que pasarán un buen rato en la sala de maquetas o en el parque jugando con las esculturas de las máquinas de Leonardo.

Entrar aunque sea de puntillas en la mente de este genio renacentista es algo realmente inspirador, un personaje irrepetible llevo de ideas más o menos idílicas pero todas llenas de vida y de compromiso. Un compromiso vital con el arte que Leonardo persiguió toda su vida, polifacético pero perfeccionista en cada cosa que hacia.

Personalmente siente fascinación por la figura, y por eso guardamos muy buen recuerdo de esta visita, por unas horas pidimos entrar en su mundo y nos dejamos fascinar por un hombre que sin duda estaba a otro nivel que el resto. Por todo ello podemos decir que el Clos Lucé se ve bien. 

 

 

 

 

About Marcos

Musico, viajero y entusiasta
Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *