VISITAR LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

En esta entrada de www.elmundosevebien.com vamos a contar una de las actividades imprescindibles que hay que hacer si viajas a Nueva York, visitar la estatua de la libertad. Un monumento lleno de historia, que es uno de los símbolos más representativos del país. ¡La estatua de la libertad se ve bien!

La estatua de la libertad es uno de los iconos de la ciudad, del país y hasta del mundo, que además representa los principios universales de libertad y emancipación.  Era además, lo que primero veían todos los que llegaban a Nueva York desde el  viejo continente, por lo que más que un monumento, es toda una declaración de principios.

En este post contaremos recomendaciones y curiosidades muy útiles, para cualquier turista que quiera ver la estatua de la libertad durante su viaje por Nueva york. También vamos a contar una buena manera de verla, y que además encima es la que menos dinero cuesta. Let´s fly!

Eso sí, antes de nada nos gustaría citar todos los artículos que hemos hecho de la ciudad de Nueva York. Muchos son complementarios a esta guía con lo que será interesante leerlos para no perder nada de información. también recomendamos ver los vídeos que hemos hecho de algunas actividades.

Gaviota sobre Battery park

Gaviota sobre Battery Park

HISTORIA DE LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

La Estatua de la Libertad como tal, fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para celebrar el centenario de la Declaración de Independencia. Por esas fechas, Estados Unidos, acababa de salir de su guerra de la independencia y todo el país estaba en proceso de reconstrucción. Fue inaugurada el 28 de octubre de 1886 por el presidente Grover Cleveland.

La estatua es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi y la estructura interna fue diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel, el mismo que construyó la torre Eiffel de París.

Estados Unidos se encargó de construir la base de cemento y hormigón, mientras que Francia hizo las piezas de la estatua en cobre (de ahí su color verde azulado). También se encargó de su transporte a Nueva York y su posterior ensamblaje.

 

Vistas desde el ferry

Vistas desde el ferry

Para obtener los fondos, ambos países organizaron recolectas para poner en común las donaciones. Aunque no fueron suficientes y el estado francés tuvo que cubrir el total. En total la estatua costó un millón de francos de la época.

En los primeros años desde su apertura funcionó como faro. Pero a lo largo de muchos años ha sufrido innumerables cierres ya sea por amenazas de atentados, como por obras de reforma. Uno de los principales problemas es que por la humedad producida por la condensación las planchas de cobre y por la cercanía del mar, la piezas se atacan con mucha facilidad.

También entre estas obras de mejora se hizo una remodelación de la antorcha, la instalación de un ascensor y de calefacción para mejorar la comodidad de los visitantes. Actualmente, es un símbolo del país y representa los valores más fundamentales del pueblo americano.

El emplazamiento actual se encuantra en Liberty Island y no la isla de Ellis como mucha gente cree. La isla Ellis está solo a unos kilómetros y es donde llegaban todos los inmigrantes de la época y tramitaban sus papeles. En los recorridos turísticos se visitan las dos islas y por supuesto la Estatua.

Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

ENTRADAS PARA ESTATUA DE LA LIBERTAD

Actualmente y después de continuos periodos de intermitencia, en los cuales la estatua estado cerrada a los turistas, es posible visitar tanto la isla Elis como la Liberty, así como el interior de la estatua (pedestal y corona).

Eso sí, hay un cupo diario de personas, muy reducido que pueden visitar el interior de la estatua, con lo que no resultará sencillo entrar. Además las múltiples colas y los controles de acceso de seguridad al interior de la estatua se hacen eternos. Hay que tomárselo con paciencia.

Una visita normal nos ocupará toda la mañana, contando que hayamos madrugado. Hay tres opciones de visita:

  1. Acceso y transporte en ferry a las dos islas (Ellis y Liberty). Cuesta unos 18$.
  2. Acceso al pedestal de la estatua, llamado Fort Wood (18$).
  3. Acceso a la corona. Hay que subir los 354 escalones (21$).

Las entradas se pueden comprar aquí. Es muy recomendable hacerlo con varios días de antelación y elegir un horario de visita a la estatua concreto. Hay salidas desde Nueva Jersey (Liberty State Park y desde Nueva York (Battery Park).

Solo hay una compañia de ferrys que gestionan estos trayectos, aquí podréis encontrar más información de sus horarios, pero prácticamente salen cada 20 minutos:

http://www.statuecruises.com/

El Ferry a Liberty Island también nos llevará a la Isla Ellis, con lo que la excursión nos llevará gran parte del día.

En la Isla Ellis podremos ver también el Museo de Inmigración, donde se nos cuenta la función de esta isla como de puerta de entrada al país entre 1892 y 1954. Durante esta época sirvió de paso a más de 12 millones de personas (un 40% de la población americana actual descienden de estos inmigrantes).

A pesar de que tratamos de ser rigurosos en esta información, lo mejor es confirmarla en la web oficial, ya que de vez en cuando suspenden las visitas por amenzas o sospechas terroristas. Recomendamos consultar horarios oficiales en:

http://www.nps.gov/stli/index.htm

 

Muelle del South Cove

Muelle del South Cove

VER LA ESTATUA DE LA LIBERTAD GRATIS

Pero como en este blog no andamos sobrados de dinero, vamos a contar una alternativa para ver más o menos de cerca la Estatua de la Libertad y encima llevarnos uno de los atardeceres más espectaculares de Nueva York. Y todo por el módico precio de 0$.

Lo que hay que hacer, es ir a la estación de ferry de Whitehall South (en Battery Park) y buscar el ferry a Staten Island que sale cada 20 minutos. La gente espera el embarque del ferry en el hall de la estación.

Como decimos, es un ferry que es totalmente gratis y en su recorrido pasa a pocos metros de la estatua. Realmente lo utilizan a diario miles de neoyorquinos para ir a trabajar a Manhattan, así que no será raro ver la mezcla entre turistas que van a ver la estatua y gente que va o vuelve de trabajar.

Evidentemente no es lo mismo que verla desde la isla de Liberty, pero puede ser una opción si no vamos bien de presupuesto y aparte ¿a quién no le gusta dar un paseo en barco gratis al atardecer?

Ferry de Staten island

Ferry de Staten island

Y lo que es cierto, es que una de las sensaciones que más recuerdo la primera vez que vi la Estatua de la la Libertad en directo desde la misma isla, es que era mucho más pequeña de lo que me imaginaba. Esto suele pasar con mucho monumentos como el Manekken Pis de Bruselas o la Mona Lisa del Louvre, que llevamos toda la vida imaginándonoslos y que luego los vemos en directo y son algo diferentes.

Con esto no quiero decir que la estatua no sea espectacular (que lo es), pero digo que es más pequeña de lo que uno piensa. Además si la vemos desde el Ferry, puede que nos parezca aun más pequeña.

Eso sí, lo bueno de verla desde el ferry, es que puedes hacer fotos además al skyline de la ciudad desde Baterry Park, y que con un buen objetivo podremos hacer unas fotos espectaculares de la estatua y la Bahía de Hudson. Nuestra recomendación es reservar una tarde para hacerlo y así difrutar del atardecer espectacular.

Además también nos llevará menos tiempo, ya que el trayecto (ida y vuelta si no queremos ni parar en Staten Island) serán unos 45 minutos.

Y para remate hay un Nathan´s justo en la estación donde podremos probar uno de los mejores perritos de Nueva York, como ya contamos en este post y sin duda el más antiguo de todos.

Cielo de Nueva York

Cielo de Nueva York

CONCLUSIÓN VIAJERA

Puede que no sea el momumento más espectacular del mundo. Puede también que resulte tremendamente pesada la visita y que uno llegue a desesperarse por las múltiples colas y controles de acceso. Pero lo que nadie puede negar es que la Estatua de la Libertad es más que un monumento, es un símbolo de Estados Unidos y del mundo.

Lo que nació como un hermanamiento entre Nuevo y Viejo Continente, sirvió después de bienvenida a más de 12 millones de personas que encontraron en Estados Unidos un lugar perfecto para empezar de cero.

Un lugar ideal para que a base de trabajo y esfuerzo pudieran soñar con una vida mejor, dentro de unos valores de libertad y convivencia en los que todos seamos respetados

Y con ese lema claro de emancipación y libertad, Miss Liberty ha custodiado una sociedad a la que ha visto nacer y crecer hasta convertirse en la gran potencia mundial. Una sociedad que nació de la huída por un futuro mejor y que ha hecho en el trabajo y el esfuerzo su moneda más valiosa.

Aunando dos mundos, al igual que une el cielo y el mar, esta bella dama seguirá custodiando tanto a turistas como a residentes, recordando que todos somos ciudadanos de un mundo y que tenemos derecho a vivir nuevas oportunidades en libertad, respetándonos unos a los otros.

Suena a libro de Coelho, pero nunca está de más recordarlo. El atardecer desde el ferry con el skyline de Nueva York de fondo, además nos recordó como a veces los sitios más impresionantes de los viajes no se pueden pagar con dinero.

Ese es quizás uno de los lujos de viajar, que a veces sin pensarlo encuentras lugares mágicos e irrepetibles. ¡Gracias Miss Liberty, esperamos volver a verte pronto!

 

Estatua de la libertad al atardecer

Estatua de la libertad al atardecer

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Marcos Del Valle

Músico, viajero y entusiasta

2 Respuestas a VISITAR LA ESTATUA DE LA LIBERTAD

  1. Pingback: Guía de NUEVA YORK (en una semana) - EL MUNDO SE VE BIEN

  2. Pingback: IR A UN PARTIDO DE LA NBA - www.elmundosevebien.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.